New version available here: vedabase.io

SB 4.28.52

brāhmaṇa uvāca
kā tvaṁ kasyāsi ko vāyaṁ
śayāno yasya śocasi
jānāsi kiṁ sakhāyaṁ māṁ
yenāgre vicacartha ha
Palabra por palabra: 
brāhmaṇaḥ uvāca — el erudito brāhmaṇa dijo; — quién; tvam — tú; kasya — de quién; asi — eres; kaḥ — quién; — o; ayam — este hombre; śayānaḥ — que yace; yasya — por quien; śocasi — te lamentas; jānāsi kim — ¿conoces?; sakhāyam — amigo; mām — a Mí; yena — con quien; agre — en el pasado; vicacartha — has consultado; ha — ciertamente.
Traducción: 
El brāhmaṇa le preguntó: ¿Quién eres?; ¿de quién eres esposa o hija?; ¿quién es el hombre que yace ahí? Parece que te lamentas por ese cadáver. ¿No Me reconoces? Soy tu amigo eterno. Tal vez recuerdes que en el pasado Me has consultado muchas veces.
Significado: 

Cuando un familiar muere, la renunciación se manifiesta de manera natural. Sólo el que está completamente libre de la contaminación del apego material puede consultar directamente con la Superalma que está en el corazón de todos. El que es sincero y puro tiene la oportunidad de consultar con la Suprema Personalidad de Dios en Su aspecto Paramātmā, que está en el corazón de todos. Paramātmā es siempre el caitya-guru, el maestro espiritual interior, y Se manifiesta externamente ante la persona en forma de maestro espiritual instructor e iniciador. El Señor puede residir en el corazón, y también puede salir y presentarse ante la persona para darle instrucciones. Por lo tanto, el maestro espiritual no es diferente de la Superalma que está en el corazón. Un alma o entidad viviente que esté libre de contaminación podrá tener la oportunidad de ver a la Superalma cara a cara. Y, de la misma manera que se tiene la posibilidad de consultar con Paramātmā en el corazón, también cabe la posibilidad de verle en persona. Entonces se pueden recibir instrucciones directamente de la Superalma. Ése es el deber del devoto puro: acudir al maestro espiritual genuino y consultar con la Superalma que está en el corazón.

Cuando el brāhmaṇa preguntó a la mujer quién era el hombre que yacía en el suelo, ella le contestó que era su maestro espiritual, y que, en su ausencia, no sabía qué debía hacer. En esas circunstancias la Superalma aparece inmediatamente, siempre y cuando el devoto haya purificado su corazón siguiendo las indicaciones del maestro espiritual. El devoto sincero que siga las instrucciones del maestro espiritual recibirá, sin duda alguna, instrucciones directas de la Superalma desde el corazón. De esa forma, el devoto sincero siempre cuenta con la ayuda, directa o indirecta, del maestro espiritual y de la Superalma. Esto se confirma en el Caitanya-caritāmṛta: guru-kṛṣṇa-prasāde pāya bhakti-latā-bīja. Si el devoto sirve al maestro espiritual con sinceridad, de manera natural Kṛṣṇa Se siente complacido. Yasya prasādād bhagavad-prasādaḥ: Quien satisface al maestro espiritual, satisface también a Kṛṣṇa. De este modo, ambos, el maestro espiritual y Kṛṣṇa, enriquecen espiritualmente al devoto. La Superalma es el amigo eterno de la entidad viviente, y siempre permanece con ella. La Superalma siempre ha estado dispuesta a ayudar a la entidad viviente, incluso antes de la creación del mundo material. Por esa razón, en este verso se afirma: yenāgre vicacartha. La palabra agre significa «antes de la creación». Por lo tanto, la Superalma ha estado acompañando a la entidad viviente desde antes de la creación.