SB 4.25.45

saptopari kṛtā dvāraḥ
puras tasyās tu dve adhaḥ
pṛthag-viṣaya-gaty-arthaṁ
tasyāṁ yaḥ kaścaneśvaraḥ
Palabra por palabra: 
sapta — siete; upari — arriba; kṛtāḥ — hechas; dvāraḥ — puertas; puraḥ — de la ciudad; tasyāḥ — esa; tu — entonces; dve — dos; adhaḥ — abajo; pṛthak — diferentes; viṣaya — a lugares; gati-artham — para ir; tasyām — en aquella ciudad; yaḥ — el que; kaścana — quienquiera; īśvaraḥ — gobernador.
Traducción: 
Siete de las nueve puertas de la ciudad estaban en la superficie, y dos eran subterráneas. En total, se habían construido nueve puertas, y cada una que llevaba a un lugar distinto. El gobernador de la ciudad hacía uso de todas ellas.
Significado: 

Las siete puertas situadas en la parte superior del cuerpo son los dos ojos, las fosas nasales, los oídos y la boca. Las dos puertas subterráneas son el recto y los genitales. El rey o gobernador del cuerpo, que es la entidad viviente, emplea todas esas puertas para disfrutar de diversos placeres materiales. El sistema de construir varias puertas que abrían paso hacia diferentes destinos todavía puede verse hoy en las ciudades antiguas de la India. En el pasado, las capitales estaban rodeadas de murallas, y había distintas puertas para encaminarse hacia distintas ciudades y para salir en determinadas direcciones. En la parte vieja de Delhi quedan todavía restos de las murallas circundantes y de algunas de sus puertas, que llevan los nombres de Puerta de Cachemira, Puerta de Lahore, etc. De la misma manera, en Ahmadabad hay una Puerta de Delhi. Con esta comparación queremos decir que la entidad viviente desea disfrutar de distintos tipos de opulencias materiales, y que con este fin, la naturaleza ha provisto su cuerpo de varios orificios que puede utilizar para el disfrute de los sentidos.