SB 4.13.22

kiṁ vāṁho vena uddiśya
brahma-daṇḍam ayūyujan
daṇḍa-vrata-dhare rājñi
munayo dharma-kovidāḥ
Palabra por palabra: 
kim — por qué; — también; aṁhaḥ — actividades pecaminosas; vene — a Vena; uddiśya — ver; brahma-daṇḍam — la maldición de un brāhmaṇa; ayūyujan — desearon imponer; daṇḍa-vrata-dhare — que lleva la vara de castigo; rājñi — al rey; munayaḥ — los grandes sabios; dharma-kovidāḥ — completamente versados en los principios religiosos.
Traducción: 
Vidura preguntó también: ¿Cómo es posible que los grandes sabios, que están completamente versados en los principios religiosos, deseasen maldecir al rey Vena, que precisamente era el portador de la vara de castigo, hasta el punto de imponerle el mayor de los castigos [brahma-śāpa]?
Significado: 

Se considera que el rey tiene poder para castigar a todos, pero en este caso vemos que los grandes sabios le castigaron a él. El rey debía de haber cometido una falta muy grave, pues de lo contrario, ¿cómo es posible que los grandes sabios, que deberían ser los más nobles y tolerantes, le castigasen a pesar de la elevación religiosa de sus conciencias? Vemos también que el rey no era independiente de la cultura brahmínica. Por encima del rey estaba el control de los brāhmaṇas, y si era necesario, los brāhmaṇas le derrocaban o le mataban, no con la ayuda de armas, sino con el mantra de un brahma-śāpa. Los brāhmaṇas eran tan poderosos que sus maldiciones podían matar a cualquiera inmediatamente.