SB 3.6

SB 3.6.1 El ṛṣi Maitreya dijo: El Señor oyó así cómo las progresivas funciones creativas del universo se encontraban suspendidas a causa de la no combinación de Sus potencias, tales como el mahat-tattva.
SB 3.6.2 El Supremo y Poderoso Señor entró entonces simultáneamente en los veintitrés elementos, con la diosa Kālī, Su energía externa, que es la única que amalgama todos los diferentes elementos.
SB 3.6.3 Así pues, cuando la Personalidad de Dios entró en los elementos mediante Su energía, todas las entidades vivientes fueron animadas para la ejecución de diferentes actividades, de la misma manera en que uno se dedica a su trabajo después de que se despierta.
SB 3.6.4 Cuando los veintitrés elementos principales fueron puestos en acción por la voluntad del Supremo, comenzó a existir la gigantesca forma universal, el cuerpo viśva-rūpa del Señor.
SB 3.6.5 A medida que el Señor, en Su porción plenaria, entró en los elementos de la creación universal, éstos se transformaron en la gigantesca forma en la que reposan todos los sistemas planetarios y todas las creaciones móviles e inmóviles.
SB 3.6.6 El gigantesco virāṭ-puruṣa, conocido como Hiraṇmaya, vivió por mil años celestiales sobre el agua del universo, y todas las entidades vivientes yacían con Él.
SB 3.6.7 El mahat-tattva, la energía total, en la forma del gigantesco virāṭ-rūpa, Se dividió por Sí solo, convirtiéndose en la conciencia de las entidades vivientes, en la vida de la actividad, y en la identificación del ser, las cuales se subdividen en uno, diez y tres, respectivamente.
SB 3.6.8 La gigantesca forma universal del Señor Supremo es la primera encarnación y porción plenaria de la Superalma. Es el Yo de un ilimitado número de entidades vivientes, y el lugar de reposo de la creación agregada, que en esa forma florece.
SB 3.6.9 La gigantesca forma universal está representada por tres, diez y uno, en el sentido de que es el cuerpo, la mente y los sentidos, es la fuerza dinámica de todos los movimientos realizados por diez clases de energía vital, y es el corazón único en el que la energía vital se genera.
SB 3.6.10 El Señor Supremo es la Superalma de todos los semidioses encargados de la tarea de construir la manifestación cósmica. Habiéndole orado [los semidioses] de esa manera, pensó para Sí, y manifestó entonces la gigantesca forma para que ellos entendieran.
SB 3.6.11 Maitreya dijo: Ahora puedes oír mi explicación de cómo el Señor Supremo Se dividió a Sí mismo después de la manifestación de la gigantesca forma universal, convirtiéndose en las diversas formas de los semidioses.
SB 3.6.12 Agni, el calor, se separó de Su boca, y todos los directores de los asuntos materiales entraron en ella en sus respectivas posiciones. Mediante esa energía, la entidad viviente se expresa con palabras.
SB 3.6.13 Cuando el paladar de la gigantesca forma se manifestó separadamente, Varuṇa, el director del aire en los sistemas planetarios, entró allí, y por eso la entidad viviente tiene la facilidad de saborear todo con su lengua.
SB 3.6.14 Cuando los dos orificios nasales del Señor se manifestaron separadamente, los gemelos Aśvinī-Kumāras entraron en sus posiciones apropiadas, y debido a eso las entidades vivientes pueden oler el aroma de todas las cosas.
SB 3.6.15 Después, los dos ojos de la gigantesca forma del Señor se manifestaron separadamente. El Sol, el director de la luz, entró en ellos con la representación parcial de la visión, y por eso las entidades vivientes pueden tener visión de las formas.
SB 3.6.16 Cuando apareció una manifestación de piel, separada de la forma gigantesca, Anila, la deidad que dirige el viento, entró con el tacto parcial, y por ello las entidades vivientes pueden adquirir conocimiento táctil.
SB 3.6.17 Cuando los oídos de la gigantesca forma se manifestaron, todas las deidades controladoras de las direcciones entraron en ellos con los principios de la audición, mediante los cuales todas las entidades vivientes oyen y sacan provecho del sonido.
SB 3.6.18 Cuando apareció una manifestación separada de piel, las deidades controladoras de las sensaciones y sus diferentes partes entraron en ella, y por ello las entidades vivientes sienten comezón y felicidad debido al tacto.
SB 3.6.19 Cuando el órgano genital de la gigantesca forma se manifestó separadamente, Prajāpati, la criatura viviente original, entró entonces en él con su semen parcial, y por ello las entidades vivientes pueden disfrutar del placer sexual.
SB 3.6.20 El canal evacuador se manifestó separadamente, y el director, llamado Mitra, entró en él con órganos parciales de evacuación. Por ello las entidades vivientes pueden evacuar y orinar.
SB 3.6.21 Después, cuando las manos de la gigantesca forma se manifestaron separadamente, Indra, el gobernador de los planetas celestiales, entró en ellas, y por ello la entidad viviente puede hacer negocios para su manutención.
SB 3.6.22 Después, las piernas de la gigantesca forma se manifestaron separadamente, y el semidiós llamado Viṣṇu [no la Personalidad de Dios] entró con movimiento parcial. Esto ayuda a que la entidad viviente se mueva hacia su destino.
SB 3.6.23 Cuando la inteligencia de la gigantesca forma se manifestó separadamente, Brahmā, el señor de los Vedas, entró en ella con la capacidad parcial de entendimiento, y por ello las entidades vivientes experimentan un objeto de entendimiento.
SB 3.6.24 Después de eso, el corazón de la gigantesca forma se manifestó separadamente, y el semidiós de la Luna entró en él con una actividad mental parcial. Por ello la entidad viviente puede dirigir sus especulaciones mentales.
SB 3.6.25 Después, el ego materialista de la gigantesca forma se manifestó separadamente, y en él entró Rudra, el controlador del ego falso, con sus propias actividades parciales, mediante las cuales la entidad viviente lleva a cabo sus acciones objetivas.
SB 3.6.26 Después, cuando Su conciencia se manifestó separadamente, la energía total, mahat-tattva, entró con Su parte consciente. Por ello la entidad viviente es capaz de concebir conocimiento específico.
SB 3.6.27 Después, de la cabeza de la gigantesca forma, se manifestaron los planetas celestiales, y de Sus piernas y de Su abdomen se manifestaron separadamente los planetas terrenales y el cielo, respectivamente. Dentro de ellos, los semidioses y otros seres también se manifestaron en términos de las modalidades de la naturaleza material.
SB 3.6.28 Los semidioses, capacitados con la supremamente excelente cualidad de la modalidad de la bondad, están situados en los planetas celestiales, mientras que los seres humanos, por su naturaleza comprendida en la modalidad de la pasión, viven en la Tierra en compañía de sus subordinados.
SB 3.6.29 Las entidades vivientes que acompañan a Rudra se desarrollan en la tercera modalidad de la naturaleza material, la ignorancia. Están situados en el cielo que está entre los planetas terrenales y los planetas celestiales.
SB 3.6.30 ¡Oh, tú, el principal de la dinastía Kuru! La sabiduría védica se manifestó de la boca del virāṭ, la forma gigantesca. Aquellos que tienen inclinación por ese conocimiento védico se denominan brāhmaṇas, y son los maestros espirituales y profesores naturales de todas las órdenes de la sociedad.
SB 3.6.31 Después, la capacidad de protección se generó de los brazos de la gigantesca forma virāṭ, y, en relación con esa capacidad, los kṣatriyas también comenzaron a existir mediante la prosecución del principio kṣatriya de proteger a la sociedad de la perturbación causada por ladrones y malvados.
SB 3.6.32 Los medios de manutención de todas las personas, es decir, la producción de granos y su distribución a los prajās, se generaron de los muslos de la gigantesca forma del Señor. Los comerciantes que se ocupan de la ejecución de eso se denominan vaiśyas.
SB 3.6.33 Después, el servicio se manifestó de las piernas de la Personalidad de Dios, para perfeccionar la función religiosa. Situados en las piernas están los śūdras, que satisfacen al Señor mediante el servicio.
SB 3.6.34 Todas estas diferentes divisiones sociales nacen de la Suprema Personalidad de Dios, juntamente con sus diferentes ocupaciones obligatorias y condiciones de vida. Así pues, para una vida no condicional y para la iluminación espiritual, uno tiene que adorar al Señor Supremo bajo la dirección del maestro espiritual.
SB 3.6.35 ¡Oh, Vidura! ¿Quién puede estimar o medir el tiempo, el trabajo y la potencia trascendental de la gigantesca forma manifestada por la potencia interna de la Suprema Personalidad de Dios?
SB 3.6.36 A pesar de mi incapacidad, todo lo que he podido oír [de labios de mi maestro espiritual], y todo lo que pude asimilar, lo estoy describiendo ahora para glorificación del Señor mediante el habla pura, pues de lo contrario, mi capacidad de hablar permanecería impúdica.
SB 3.6.37 El beneficio más elevado y perfecto que existe para la humanidad consiste en ocuparse en conversaciones acerca de las actividades y glorias del Actor Piadoso. Dichas actividades están tan hermosamente dispuestas en forma escrita por los grandes sabios eruditos, que el verdadero propósito del oído se cumple tan sólo con estar cerca de ellas.
SB 3.6.38 ¡Oh, hijo mío! El poeta original, Brahmā, después de una madura meditación durante mil años celestiales, únicamente pudo saber que las glorias del Alma Suprema son inconcebibles.
SB 3.6.39 La maravillosa potencia de la Suprema Personalidad de Dios es desconcertante incluso para los malabaristas. Ese poder potencial es desconocido incluso para el Señor, que goza de autosuficiencia, así que es indudablemente desconocido para los demás.
SB 3.6.40 Las palabras, la mente y el ego, con sus respectivos semidioses controladores, no han podido lograr el éxito en lo que se refiere a conocer a la Suprema Personalidad de Dios. Por lo tanto, nosotros simplemente tenemos que ofrecerle nuestras respetuosas reverencias, como una cuestión de cordura.