SB 3.31.31

tad-arthaṁ kurute karma
yad-baddho yāti saṁsṛtim
yo 'nuyāti dadat kleśam
avidyā-karma-bandhanaḥ
Palabra por palabra: 
tat-artham — buscando el bien del cuerpo; kurute — ejecuta; karma — acciones; yat-baddhaḥ — atado por las cuales; yāti — va; saṁsṛtim — al ciclo de nacimientos y muertes; yaḥ — cuerpo que; anuyāti — sigue; dadat — dando; kleśam — miseria; avidyā — por ignorancia; karma — por actividades fruitivas; bandhanaḥ — la causa del cautiverio.
Traducción: 
Buscando el bien del cuerpo, que es para ella una fuente constante de problemas, y que la sigue a todas partes debido a que están atados por nudos de ignorancia y actividades fruitivas, realiza muchas acciones por las que tiene que someterse al ciclo de nacimientos y muertes.
Significado: 

En la Bhagavad-gītā se dice que debemos realizar actividades para satisfacer a Yajña, es decir, a Viṣṇu, pues cualquier actividad cuyo propósito no sea satisfacer a la Suprema Personalidad de Dios es causa de cautiverio. En el estado condicionado, la entidad viviente cree que es el cuerpo, olvidando su relación eterna con la Suprema Personalidad de Dios, y actúa movida por el interés del cuerpo. Considera que ella es el cuerpo, que las expansiones de su cuerpo son sus parientes y que la tierra en que ha nacido el cuerpo es adorable. Basándose en ese concepto erróneo, ejecuta toda clase de actividades que la conducen al cautiverio perpetuo en el ciclo de nacimientos y muertes en diversas especies.

Los supuestos líderes sociales, nacionales y gubernativos de la civilización moderna, basándose en el concepto corporal de la vida, descarrían a la gente cada vez más, con el resultado de que todos los líderes se van hundiendo en las condiciones infernales vida tras vida, llevándose consigo a sus seguidores. En el Śrīmad- Bhāgavatam se da un ejemplo: andhā yathāndair upanīyamānāḥ: Cuando un ciego guía a otros ciegos, el resultado es que todos se caen en la zanja. Eso es lo que está ocurriendo. Hay muchos líderes que dirigen al público ignorante, pero todos ellos están confundidos a causa del concepto de vida corporal, y por ello la sociedad humana carece de paz y prosperidad. A esa misma categoría de personas ignorantes pertenecen también los supuestos yogīs que ejecutan variedad de proezas físicas, pues el sistema de haṭha-yoga se recomienda especialmente para los que están profundamente absortos en el concepto corporal. La conclusión es que, mientras estemos fijos en el concepto corporal, tendremos que sufrir nacimientos y muertes.