SB 3.29.37

rūpa-bhedāspadaṁ divyaṁ
kāla ity abhidhīyate
bhūtānāṁ mahad-ādīnāṁ
yato bhinna-dṛśāṁ bhayam
Palabra por palabra: 
rūpa-bheda — de la transformación de las formas; āspadam — la causa; divyam — divina; kālaḥ — tiempo; iti — de este modo; abhidhīyate — conocido; bhūtānām — de entidades vivientes; mahat-ādīnām — comenzando por el Señor Brahmā; yataḥ — debido al cual; bhinna-dṛśām — con visión distinta; bhayam — temor.
Traducción: 
El factor tiempo, que provoca la transformación de las manifestaciones materiales, es otro aspecto de la Suprema Personalidad de Dios. Cualquiera que no sepa que el tiempo es la propia Personalidad Suprema, sentirá temor del factor tiempo.
Significado: 

Todo el mundo teme las actividades del tiempo, pero el devoto que sabe que el factor tiempo es otra representación o manifestación de la Suprema Personalidad de Dios no siente temor alguno de su influencia. La frase rūpa- bhedāspadam es muy significativa. Hay muchísimas formas que están cambiando por influencia del tiempo. Por ejemplo, la forma de un recién nacido es pequeña, pero con el paso del tiempo, cambia y se hace mayor, formando un cuerpo de niño, que, a su vez, da paso a un cuerpo de adolescente. De la misma manera, todo cambia y se transforma por influencia del factor tiempo, que constituye el control indirecto de la Suprema Personalidad de Dios. Por lo común, no vemos diferencia entre los cuerpos del bebé, del niño y del adolescente, porque sabemos que esos cambios se deben a la acción del factor tiempo. El temor de quien no sabe cómo actúa el tiempo está justificado.