New version available here: vedabase.io

SB 3.25.27

asevayāyaṁ prakṛter guṇānāṁ
jñānena vairāgya-vijṛmbhitena
yogena mayy arpitayā ca bhaktyā
māṁ pratyag-ātmānam ihāvarundhe
Palabra por palabra: 
asevayā — al no ponerse al servicio; ayam — esa persona; prakṛteḥ guṇānām — de las modalidades de la naturaleza material; jñānena — por medio del conocimiento; vairāgya — con renunciación; vijṛmbhitena — cultivado; yogena — practicando yoga; mayi — a Mí; arpitayā — fijo; ca — y; bhaktyā — con devoción; mām — a Mí; pratyak-ātmānam — la Verdad Absoluta; iha — en esta misma vida; āvarundhe — alcanza.
Traducción: 
Aquellos que no se ponen al servicio de las modalidades de la naturaleza material, sino que cultivan su conciencia de Kṛṣṇa, es decir, conocimiento con renunciación, y que practican yoga, en el cual la mente está siempre fija en el servicio devocional a la Suprema Personalidad de Dios, obtienen Mi compañía en esta misma vida, pues Yo soy la Suprema Personalidad, la Verdad Absoluta.
Significado: 

Si nos ocupamos en los nueve procesos del bhakti-yoga enumerados en las Escrituras autoritativas, como oír (śravaṇam), cantar (kīrtanam), recordar, adorar, orar y ofrecer servicio personal - ya sea en uno de ellos, o en dos, tres o los nueve - , naturalmente no tenemos oportunidad de ocuparnos en el servicio de las tres modalidades de la naturaleza material. A menos que tengamos buenas ocupaciones espirituales, no podemos desapegarnos del servicio a la materia. Por eso los no devotos se interesan en obras supuestamente filantrópicas o humanitarias, como abrir hospitales o instituciones caritativas. No cabe duda de que son buenas obras, en el sentido de que son actividades piadosas, y puede que a quienes las realizan se les dé la oportunidad de gozar de la complacencia de los sentidos, ya sea en esta vida o en la siguiente. El servicio devocional, sin embargo, está más allá de los límites de la complacencia de los sentidos. Es una actividad completamente espiritual. De un modo natural, si nos ocupamos en las actividades espirituales del servicio devocional, no tenemos oportunidad de ocuparnos en actividades de complacencia de los sentidos. Las actividades conscientes de Kṛṣṇa no se ejecutan ciegamente, sino con un perfecto entendimiento del conocimiento y la renunciación. Esta clase de práctica de yoga, en la cual la mente está siempre fija en la Suprema Personalidad de Dios con devoción, da como resultado la liberación en esta misma vida. La persona que realiza esas actividades se pone en contacto con la Suprema Personalidad de Dios. Por esta razón, el Señor Caitanya aprobó el proceso de escuchar los pasatiempos del Señor de labios de devotos iluminados. No importa la categoría mundana a que pertenezca el auditorio. Aquel que escuche mansa y sumisamente las actividades del Señor de labios de un alma iluminada, podrá conquistar a la Suprema Personalidad de Dios, a quien no se puede conquistar por ningún otro medio. Escuchar a los devotos y relacionarse con ellos son las prácticas más importantes del proceso de autorrealización.