SB 3.24.10

bhagavantaṁ paraṁ brahma
sattvenāṁśena śatru-han
tattva-sakhyāna-vijñaptyai
jātaṁ vidvān ajaḥ svarāṭ
Palabra por palabra: 
bhagavantam — el Señor; param — supremo; brahma — Brahman; sattvena — con existencia pura; aṁśena — por una porción plenaria; śatru-han — ¡oh, matador del enemigo, Vidura!; tattva-saṅkhyāna — la filosofía de los veinticuatro elementos materiales; vijñaptyai — para explicar; jātam — apareció; vidvān — conociendo; ajaḥ — el innaciente (el Señor Brahmā); sva-rāṭ — independiente.
Traducción: 
Maitreya continuó: ¡Oh, matador del enemigo!, el innaciente Señor Brahmā, que es casi independiente en la adquisición de conocimiento, pudo entender que una porción de la Suprema Personalidad de Dios, en Su calidad de existencia pura, había hecho Su aparición en el vientre de Devahūti para explicar el estado completo de conocimiento que se conoce con el nombre de sāṅkhya-yoga.
Significado: 

En el Capítulo Quince de la Bhagavad-gītā se afirma que el Señor en persona es el compilador y el conocedor perfecto del Vedānta-sūtra. Del mismo modo, la Suprema Personalidad de Dios es quien compiló la filosofía sāṅkhya en Su advenimiento como Kapila. Hay un Kapila de imitación que presentó un sistema filosófico sāṅkhya, pero Kapila, la encarnación de Dios, es diferente de ese Kapila. Kapila, el hijo de Kardama Muni, en Su sistema de filosofía sāṅkhya explicó con gran claridad no sólo el mundo material, sino también el mundo espiritual. Brahmā pudo entender esto porque es svarāṭ, casi independiente en cuanto a recibir conocimiento. Se dice que Brahmā es svarāṭ porque él no fue a ninguna escuela ni facultad para aprender, sino que lo aprendió todo desde su interior. Como es la primera criatura viviente del universo, no tuvo maestro; su maestro fue personalmente la Suprema Personalidad de Dios, que está en el corazón de toda criatura viviente. Brahmā adquirió conocimiento directamente del Señor Supremo que está dentro del corazón; por eso a veces recibe los nombres de svarāṭ y aja.

Aquí se toca otro punto importante: sattvenāṁśena: Cuando adviene, la Suprema Personalidad de Dios trae consigo todas Sus pertenencias de Vaikuṇṭha; por lo tanto, Su nombre, Su forma, Sus cualidades, Sus pertenencias y Su séquito corresponden todos al mundo trascendental. La verdadera bondad está en el mundo trascendental. Aquí, en el mundo material, la cualidad de la bondad no es pura. Puede existir bondad, pero tendrá indicios de pasión e ignorancia. En el mundo espiritual prevalece la cualidad de la bondad sin mezclas; la cualidad de la bondad recibe allí el nombre de śuddha-sattva, bondad pura. Otro nombre para śuddha-sattva es vāsudeva, porque Dios nace de Vasudeva. Otro significado es que, cuando alguien está puramente bajo la influencia de las cualidades de la bondad, puede entender la forma, el nombre, las cualidades, las pertenencias y el séquito de la Suprema Personalidad de Dios. La palabra aṁśena también indica que cuando la Suprema Personalidad de Dios, Kṛṣṇa, advino como Kapiladeva, lo hizo como la porción de Su porción. Dios Se expande, bien sea como kalā o como aṁśa. Aṁśa significa «expansión directa», y kalā significa «expansión de la expansión». Entre la expansión, la expansión de la expansión, y la Suprema Personalidad de Dios directamente, no hay diferencia, como tampoco la hay entre dos velas; pero, aun así, la vela que ha dado lumbre a las demás se dice que es la original. Por consiguiente, Kṛṣṇa recibe el nombre de Parabrahman, el Dios Supremo y causa de todas las causas.