SB 3.17.14

grahān puṇyatamān anye
bhagaṇāṁś cāpi dīpitāḥ
aticerur vakra-gatyā
yuyudhuś ca parasparam
Palabra por palabra: 
grahān — planetas; puṇya-tamān — más auspiciosos; anye — otros (los planetas siniestros); bha-gaṇān — astros luminosos; ca — y; api — también; dīpitāḥ — iluminando; aticeruḥ — superponer; vakra-gatyā — siguiendo órbitas que retrocedían; yuyudhuḥ — entraron en conflicto; ca — y; paraḥ-param — unos con otros.
Traducción: 
Planetas siniestros como Marte y Saturno brillaban con más fulgor y superaban a los que son auspiciosos, como Mercurio, Júpiter y Venus, así como también a algunas casas lunares. Siguiendo órbitas que aparentemente retrocedían, los planetas entraron en conflicto unos con otros.
Significado: 

El universo entero se mueve bajo las tres modalidades de la naturaleza material. Se conoce como especies piadosas a aquellas entidades vivientes que están en la bondad: tierras piadosas, árboles piadosos, etc. Con los planetas también ocurre algo parecido; muchos planetas se consideran piadosos, y otros, impíos. Saturno y Marte se consideran impíos. Se considera señal auspiciosa que los planetas piadosos brillen muy fuerte; pero, cuando los planetas de mal augurio brillan muy fuerte, no es esto muy buena señal.