SB 3.13.41

trayīmayaṁ rūpam idaṁ ca saukaraṁ
bhū-maṇḍalenātha datā dhṛtena
te cakāsti śṛṅgoḍha-ghanena bhūyasā
kulācalendrasya yathaiva vibhramaḥ
Palabra por palabra: 
trayī-mayam — la personificación de los Vedas; rūpam — forma; idam — esta; ca — también; saukaram — el jabalí; bhū-maṇḍalena — por el planeta Tierra; atha — ahora; datā — por el colmillo; dhṛtena — sostenido por; te — Tu; cakāsti — está brillando; śṛṅga-ūḍha — sostenido por los picos; ghanena — por las nubes; bhūyasā — más glorificado; kula-acala-indrasya — de las grandes montañas; yathā — tanto como; eva — sin duda; vibhramaḥ — decoración.
Traducción: 
¡Oh, Señor! Como los picos de las grandes montañas, que adquieren belleza cuando las nubes los decoran, así Tu cuerpo trascendental se ha vuelto hermoso al Tú levantar la Tierra sobre la punta de Tus colmillos.
Significado: 

Es significativa la palabra vibhramaḥ. Vibhramaḥ quiere decir «ilusión», y también «belleza». Cuando una nube se posa sobre el pico de una gran montaña, parece ser sostenida por la montaña, y al mismo tiempo se ve muy hermosa. De igual manera, el Señor no tiene ninguna necesidad de sostener la Tierra sobre Sus colmillos, pero cuando así lo hace, el mundo se vuelve más hermoso, tal como el Señor Se vuelve más hermoso a causa de Sus devotos puros que hay en la Tierra. Aunque el Señor es la personificación trascendental de los himnos védicos, Se ha vuelto más hermoso al haber aparecido para sostener la Tierra.