SB 2.6.13-16

ahaṁ bhavān bhavaś caiva
ta ime munayo 'grajāḥ
surāsura-narā nāgāḥ
khagā mṛga-sarīsṛpāh
gandharvāpsaraso yakṣā
rakṣo-bhūta-gaṇoragāḥ
paśavaḥ pitaraḥ siddhā
vidyādhrāś cāraṇā drumāḥ
anye ca vividhā jīvā
jala-sthala-nabhaukasaḥ
graharkṣa-ketavas tārās
taḍitaḥ stanayitnavaḥ
sarvaṁ puruṣa evedaṁ
bhūtaṁ bhavyaṁ bhavac ca yat
tenedam āvṛtaṁ viśvaṁ
vitastim adhitiṣṭhati
Palabra por palabra: 
aham — yo; bhavān — tú; bhavāḥ — el Señor Śiva; ca — también; eva — ciertamente; te — ellos; ime — todos; munayaḥ — los grandes sabios; agrajāḥ — nacidos antes que tú; sura — los semidioses; asura — los demonios; narāḥ — los seres humanos; nāgāḥ — los habitantes del planeta Nāga; khagāḥ — pájaros; mṛga — bestias; sarīsṛpāḥ — reptiles; gandharva-apsarasaḥ, yakṣāḥ, rakṣaḥ-bhūta-gaṇa-uragāḥ, paśavaḥ, pitaraḥ, siddhāḥ, vidyādhrāḥ, cāraṇāḥ — habitantes todos de diferentes planetas; drumāḥ — el reino vegetal; anye — muchas otras; ca — también; vividhāḥ — de diferentes variedades; jīvāḥ — las entidades vivientes; jala — agua; sthala — tierra; nabha-okasaḥ — los habitantes del cielo, o los pájaros; graha — los asteroides; ṛkṣa — las estrellas influyentes; ketavaḥ — los cometas; tārāḥ — los luminares; taḍitaḥ — el relámpago; stanayitnavaḥ — el sonido de la nubes; sarvam — todo; puruṣaḥ — la Personalidad de Dios; eva idam — indudablemente todos éstos; bhūtam — todo lo que es creado; bhavyam — todo lo que será creado; bhavat — y todo lo que fué creado en el pasado; ca — también; yat — todo aquello; tena idam — es todo por Él; āvṛtam — cubierto; viśvam — que abarca universalmente; vitastim — medio codo; adhitiṣṭhati — situado.
Traducción: 
Comenzando conmigo [Brahmā] y descendiendo hasta ti y Bhava [Śiva], todos los grandes sabios que nacieron antes que tú, los semidioses, los demonios, los Nāgas, los seres humanos, los pájaros, las bestias, así como los reptiles, etc., y todas las manifestaciones fenomenales de los universos, es decir, los planetas, las estrellas, los asteroides, los luminares, el relámpago, el trueno y los habitantes de los diferentes sistemas planetarios, a saber, los Gandharvas, las Apsarās, los Yakṣas, los Rākṣasas, los Bhūta-gaṇas, los Uragas, los Paśus, los Pitās, los Siddhas, los Vidyādharas, los Cāraṇas, y todas las demás variedades de entidades vivientes, incluso los pájaros, las bestias, los árboles y todo lo que existe, estamos todos cubiertos por la forma universal del Señor en todo momento, es decir, en el pasado, en el presente y en el futuro, si bien Él es trascendental a todos nosotros, y existe eternamente en una forma que no excede la medida de veintitrés centímetros.
Significado: 

La Suprema Personalidad de Dios, por Su representación parcial, Superalma, que no mide más de veintitrés centímetros, se expande mediante Su energía potencial, adquiriendo la configuración de la forma universal, la cual incluye todo lo que se encuentra manifestado en las diferentes variedades de materiales orgánicos e inorgánicos. Por lo tanto, las variedades manifiestas del universos no son diferentes del Señor, al igual que los ornamentos de oro de diferentes figuras y formas no son diferentes de la reserva original de oro. En otras palabras, el Señor es la Persona Suprema que controla todo lo que se encuentra en la creación, y aun así, sigue siendo la entidad suprema e individual, distinto de toda la creación material manifiesta. En la Bhagavad-gītā (9.4-5) se dice que, por lo tanto, Él es Yogeśvara. Todo descansa y se sustenta en la potencia del Señor Śrī Kṛṣṇa, y aun así el Señor es diferente a todas esas identidades, y es trascendental a ellas. En el Puruṣa-sūkta védico del Ṛg-mantra, también se confirma eso. Esta verdad filosófica de la identidad y diferencias simultáneas, fue expuesta por el Señor Śrī Caitanya Mahāprabhu, y es conocida como acintya-bhedābheda-tattva. Brahmā, Nārada y todos los demás son, simultáneamente, uno con el Señor y diferentes del Señor Supremo. Todos nosotros somos uno con Él, así como los ornamentos de oro son uno con la reserva de oro, en términos cualitativos; pero el ornamento de oro nunca es igual, cuantitativamente, a la reserva de oro. La reserva de oro nunca se agota, ni siquiera si emana innumerables ornamentos de ella, debido a que la reserva es pūrṇam, completa; incluso si a pūrṇam se le resta pūrṇam, aún el pūrṇam supremo continúa siendo el mismo pūrṇam. Este hecho es inconcebible para nuestros actuales sentidos imperfectos. El Señor Caitanya ha definido por lo tanto Su teoría filosófica como acintya (inconcebible), y como se confirma en la Bhagavad-gītā así como en el Bhāgavatam, la teoría del Señor Caitanya de acintya-bhedābheda-tattva es la filosofía perfecta de la Verdad Absoluta.