New version available here: vedabase.io

SB 10.3.20

sa tvaṁ tri-loka-sthitaye sva-māyayā
bibharṣi śuklaṁ khalu varṇam ātmanaḥ
sargāya raktaṁ rajasopabṛṁhitaṁ
kṛṣṇaṁ ca varṇaṁ tamasā janātyaye
Palabra por palabra: 
saḥ tvam — Tu Señoría, que eres la misma persona, la Realidad Trascendental; tri-loka-sthitaye — para mantener los tres mundos, los sistemas planetarios superior, medio e inferior; sva-māyayā — con Tu energía personal (ātma-māyayā); bibharṣi — adoptas; śuklam — la forma blanca de Viṣṇu en la modalidad de la bondad; khalu — así como; varṇam — el color; ātmanaḥ — de la misma categoría que Tú (viṣṇu-tattva); sargāya — para la creación del mundo entero; raktam — el color rojizo de rajo-guṇa; rajasā — con la cualidad de la pasión; upabṛṁhitam — cargado; kṛṣṇam ca — y la cualidad de la oscuridad; varṇam — el color; tamasā — que está impregnada de ignorancia; jana-atyaye — para la destrucción final de toda la creación.
Traducción: 
Mi Señor, Tu forma es trascendental a las tres modalidades materiales, pero, para mantener los tres mundos, Tú adoptas el color blanco de Viṣṇu en la modalidad de la bondad; para la creación, que está impregnada de la cualidad de la pasión, Te manifiestas rojizo; y al final, cuando es necesaria la aniquilación, que está impregnada de ignorancia, Te manifiestas negruzco.
Significado: 

Vasudeva oró al Señor: «Tú recibes el nombre de śuklam. Śuklam, «blancura», es la representación simbólica de la Verdad Absoluta, debido a que está libre de la influencia de las cualidades materiales. El Señor Brahmā recibe el calificativo de rakta, rojo, porque Brahmā representa las cualidades de la pasión para la creación. La oscuridad está encomendada al Señor Śiva, debido a que él aniquila el cosmos. Aunque la creación, la aniquilación y el sostenimiento de la manifestación cósmica son actividades de Tus potencias, Tú siempre Te mantienes libre de la influencia de esas cualidades». Como se confirma en los Vedas: harir hi nirguṇaḥ sākṣāt: La Suprema Personalidad de Dios está siempre libre de las cualidades materiales. También se explica que en la persona del Señor Supremo no existen las cualidades de la pasión y la ignorancia.

Los tres colores que se mencionan en este verso - śukla, rakta y kṛṣṇa - , no deben entenderse literalmente, en función de la experiencia de nuestros sentidos, sino como representaciones de sattva-guṇa, rajo-guṇa y tamo-guṇa. Después de todo, los patos, en quienes predomina tamo-guṇa, la modalidad de la ignorancia, muchas veces son blancos. El pato es el ejemplo característico de la lógica bakāndha-nyāya, pues es tan necio que corre tras los testículos del búfalo pensando que son un pez que cuelga y que podrá comérselo tan pronto como se suelte. Así, el pato vive siempre bajo la influencia de la oscuridad. Por otro lado, Vyāsadeva, que es el compilador de las Escrituras védicas, es de color negruzco, lo cual no significa que se halle bajo la influencia de tamo-guṇa; al contrario, se halla en el nivel de sattva-guṇa más elevado, por encima de las modalidades materiales de la naturaleza. Estos tres colores (śukla-raktas tathā pītaḥ) se emplean a veces para identificar a los brāhmaṇas, kṣatriyas, vaiśyas, y śūdras. El Señor Kṣīrodakaśāyī Viṣṇu es famoso por Su color negruzco, el color del Señor Śiva tiende al blanco, y el Señor Brahmā es rojizo, pero según el Vaiṣṇava-toṣaṇī-tīkā de Śrīla Sanātana Gosvāmī, este verso no se refiere a esa correlación de colores.

La comprensión correcta de śukla, rakta y kṛṣṇa es la siguiente: El Señor es siempre trascendental, pero, en el momento de la creación, adopta el color rakta en la forma del Señor Brahmā. Además, el Señor a veces Se enfada. Como Él mismo dice en la Bhagavad-gītā (16.19):

tān ahaṁ dviṣataḥ krūrān
saṁsāreṣu narādhamān
kṣipāmy ajasram aśubhān
āsurīṣv eva yoniṣu

«A los envidiosos y malvados, lo más bajo entre los hombres, Yo los arrojo perpetuamente al océano de la existencia material, en diversas especies de vida demoníaca». Para destruir a los demonios, el Señor Se enfada, adoptando entonces la forma del Señor Śiva. En síntesis, la Suprema Personalidad de Dios siempre está más allá de las cualidades materiales, y no debemos confundirnos y pensar otra cosa simplemente debido a la percepción de los sentidos. Debemos comprender la posición del Señor a través de las autoridades, los mahājanas. Como dice el Śrīmad-Bhāgavatam (1.3.28): ete cāṁśa-kalāḥ puṁsaḥ kṛṣṇas tu bhagavān svayam.