New version available here: vedabase.io

SB 10.3.19

tvatto 'sya janma-sthiti-saṁyamān vibho
vadanty anīhād aguṇād avikriyāt
tvayīśvare brahmaṇi no virudhyate
tvad-āśrayatvād upacaryate guṇaiḥ
Palabra por palabra: 
tvattaḥ — son de Tu Señoría; asya — de toda la manifestación cósmica; janma — la creación; sthiti — el sostenimiento; saṁyamān — y la aniquilación; vibho — ¡oh, mi Señor!; vadanti — los sabios eruditos en los Vedas concluyen; anīhāt — que estás libre de esfuerzo; aguṇāt — que no sufres la influencia de las modalidades de la naturaleza material; avikriyāt — que eres inmutable en Tu posición espiritual; tvayi — en Ti; īśvare — la Suprema Personalidad de Dios; brahmaṇi — que eres Parabrahman, el Brahman Supremo; no — no; virudhyate — hay contradicción alguna; tvat-āśrayatvāt — por estar sometidas a Tu control; upacaryate — las cosas ocurren de forma natural; guṇaiḥ — por obra de las modalidades materiales.
Traducción: 
¡Oh, mi Señor!, la conclusión de los sabios eruditos en los Vedas es que Tú, que estás libre de todo esfuerzo, que no sufres la influencia de las modalidades de la naturaleza material, y que permaneces inmutable en Tu situación espiritual, eres quien lleva a cabo la creación, el sostenimiento y la aniquilación de toda la manifestación cósmica. En Ti, que eres la Suprema Personalidad de Dios, Parabrahman, no hay contradicciones. Debido a que las tres modalidades de la naturaleza material - sattva, rajas y tamas - están bajo Tu control, todo ocurre de forma natural.
Significado: 

Los Vedas afirman:

na tasya kāryaṁ karaṇaṁ ca vidyate
na tat-samaś cābhyadhikaś ca dṛśyate
parāsya śaktir vividhaiva śrūyate
svābhāvikī jñāna-bala-kriyā ca

«El Señor Supremo no tiene nada que hacer, y nadie es igual ni más grande que Él, pues Sus numerosas energías lo hacen todo de forma natural y sistemática» (Śvetāśvatara Upaniṣad 6.8). La Suprema Personalidad de Dios dirige personalmente la creación, el sostenimiento y la aniquilación. Así lo confirma la Bhagavad-gītā (mayādhyakṣeṇa prakṛtiḥ sūyate sa-carācaram). Sin embargo, en última instancia el Señor no necesita hacer nada, y por ello es nirvikāra, inmutable. Como todo se lleva a cabo bajo Su dirección, Él recibe también el nombre de sṛṣṭi-kartā, el amo de la creación. De forma similar, Él es el amo de la aniquilación. Cuando un amo se sienta en un lugar mientras sus sirvientes cumplen sus respectivos deberes, todo lo que los sirvientes están haciendo son, en última instancia, actividades del amo, pese a que éste no hace nada (na tasya kāryaṁ karaṇaṁ ca vidyate). El Señor tiene tantas potencias que todo se lleva a cabo a la perfección. Por lo tanto, Él permanece inactivo por naturaleza, y no es el autor directo de nada en el mundo material.