SB 10.2.40

matsyāśva-kacchapa-nṛsiṁha-varāha-haṁsa-
rājanya-vipra-vibudheṣu kṛtāvatāraḥ
tvaṁ pāsi nas tri-bhuvanaṁ ca yathādhuneśa
bhāraṁ bhuvo hara yadūttama vandanaṁ te
Palabra por palabra: 
matsya — el avatāra pez; aśva — el avatāra caballo; kacchapa — el avatāra tortuga; nṛsiṁha — el avatāra Narasiṁha; varāha — el avatāra Varāha; haṁsa — el avatāra cisne; rājanya — encarnaciones como el Señor Rāmacandra y otros kṣatriyas; vipra — encarnaciones en forma de brāhmaṇas, como Vāmanadeva; vibudheṣu — entre los semidioses; kṛta-avatāraḥ — que apareciste en forma de encarnaciones; tvam — Tu Señoría; pāsi — por favor, salva; naḥ — a nosotros; tri-bhuvanam ca — y a los tres mundos; yathā — así como; adhunā — ahora; īśa — ¡oh, Señor Supremo!; bhāram — la carga; bhuvaḥ — de la Tierra; hara — por favor, disminuye; yadu-uttama — ¡oh, Señor Kṛṣṇa, el mejor de los Yadus!; vandanam te — Te ofrecemos oraciones.
Traducción: 
¡Oh, controlador supremo!, en el pasado, Tu Señoría descendió en las encarnaciones del pez, la tortuga, Narasiṁhadeva, el jabalí, el cisne, el Señor Rāmacandra, Paraśurāma y, entre los semidioses, Vāmanadeva, a fin de proteger el mundo entero por Tu misericordia. Ahora, por favor, protégenos de nuevo por Tu misericordia disminuyendo los trastornos que ocurren en el mundo. ¡Oh, Kṛṣṇa!, el mejor de los Yadus, respetuosamente Te ofrecemos reverencias.
Significado: 

Cada encarnación de la Suprema Personalidad de Dios tiene una determinada misión que cumplir. Así ocurrió también cuando advino como hijo de Devakī en la familia de los Yadus. Todos los semidioses ofrecieron oraciones al Señor postrándose ante Él, y Le rogaron que hiciese lo necesario. No podemos ordenar a la Suprema Personalidad de Dios que haga algo por nosotros. Lo único que podemos hacer es ofrecerle reverencias, como se aconseja en la Bhagavad-gītā (man-manā bhava mad-bhakto mad-yājī māṁ namaskuru), y orarle por que acabe con todos los peligros.