New version available here: vedabase.io

SB 10.2.31

svayaṁ samuttīrya sudustaraṁ dyuman
bhavārṇavaṁ bhīmam adabhra-sauhṛdāḥ
bhavat-padāmbhoruha-nāvam atra te
nidhāya yātāḥ sad-anugraho bhavān
Palabra por palabra: 
svayam — personalmente; samuttīrya — cruzar perfectamente; su-dustaram — que es muy difícil de atravesar; dyuman — ¡oh, Señor, que eres igual al Sol, iluminando la oscuridad de este mundo de ignorancia!; bhava-arṇavam — el océano de nesciencia; bhīmam — que es de lo más terrible; adabhra-sauhṛdāḥ — devotos que son siempre amistosos con las almas caídas; bhavat-pada-ambhoruha — Tus pies de loto; nāvam — el barco para cruzar; atra — en este mundo; te — ellos (los vaiṣṇavas); nidhāya — dejar detrás; yātāḥ — hacia el destino supremo, Vaikuṇṭha; sat-anugrahaḥ — que eres siempre bondadoso y misericordioso con los devotos; bhavān — Tú.
Traducción: 
¡Oh, Señor que resplandeces como el Sol!, Tú estás siempre dispuesto a cumplir el deseo de Tu devoto, y por ello se Te considera un árbol de deseos [vāñchā-kalpataru]. Los ācāryas que se refugian por entero bajo Tus pies de loto para cruzar el terrible océano de la nesciencia dejan tras de sí, en la Tierra, el método que les ha permitido cruzarlo, y Tú, que eres muy misericordioso con Tus demás devotos, aceptas ese método para ayudarles.
Significado: 

Esta afirmación revela que los misericordiosos ācāryas y la misericordiosa Suprema Personalidad de Dios ayudan, juntos, al devoto sincero que desea ir de regreso al hogar, de vuelta a Dios. En sus enseñanzas a Rūpa Gosvāmī, Śrī Caitanya Mahāprabhu dijo:

brahmāṇḍa bhramite kona bhāgyavān jīva
guru-kṛṣṇa-prasāde pāya bhakti-latā-bīja

(Cc. Madhya 19.151)

Por la misericordia del guru y de Kṛṣṇa, se puede obtener la semilla del servicio devocional, bhakti-latā. El guru tiene el deber de hallar el método, conforme al momento, las circunstancias y el candidato, para encauzarnos hacia la práctica del servicio devocional. Si el candidato desea alcanzar el éxito e ir de regreso al hogar, de vuelta a Dios, Kṛṣṇa acepta su servicio. Después de vagar por todo el universo, la persona que se encuentra en el mundo material y es lo bastante afortunada, busca el refugio de ese guru o ācārya, que educa al devoto en las formas más adecuadas de ofrecer servicio conforme a las circunstancias, de tal manera que la Suprema Personalidad de Dios acepte ese servicio. Con ello, al candidato le resulta más fácil alcanzar el destino supremo. El deber del ācārya, por lo tanto, consiste en encontrar los medios para que los devotos puedan ofrecer servicio conforme a las referencias del śāstra. Rūpa Gosvāmī, por ejemplo, con la idea de ayudar a futuros devotos, publicó el Bhakti-rasāmṛta-sindhu y otros libros devocionales. Vemos entonces que el ācārya tiene el deber de publicar libros que ayuden a futuros candidatos a seguir el método de servicio y a capacitarse para ir de regreso al hogar, de vuelta a Dios, por la misericordia del Señor. Ésa es la senda que se recomienda y se sigue en nuestro movimiento para la conciencia de Kṛṣṇa. Hemos aconsejado a los devotos que se abstengan de cuatro actividades pecaminosas: la vida sexual ilícita, el consumo de drogas, alcohol y otras sustancias estimulantes, el consumo de carne, y los juegos de azar; además, deben cantar dieciséis vueltas de japa. Son instrucciones fidedignas. Los occidentales no pueden estar todo el día ocupados en rezar, de modo que, en lugar de imitar artificialmente a Haridāsa Ṭhākura, es mejor que sigan este método. Kṛṣṇa aceptará al devoto que siga estrictamente los principios regulativos y el método prescrito en los libros y Escrituras publicados por las autoridades. El ācārya ofrece el método adecuado para cruzar el océano de nesciencia en el barco de los pies de loto del Señor. Por la gracia del Señor, quienes sigan estrictamente ese método acabarán por llegar a buen destino. El método se denomina ācārya-sampradāya. Sampradāya-vihīnā ye mantrās te niṣphalā matāḥ (Padma Purāṇa). La ācārya-sampradāya es estrictamente fidedigna. Por lo tanto, debemos aceptarla; de lo contrario, nuestro esfuerzo será inútil. Śrīla Narottama dāsa Ṭhākura dice en una canción:

tāṅdera caraṇa sevi bhakta sane vāsa
janame janame haya, ei abhilāṣa

Debemos adorar los pies de loto del ācārya y vivir en la compañía de devotos. Entonces, nuestros esfuerzos por llegar al otro lado de la nesciencia tendrán asegurado el éxito.