SB 10.12.7-11

kecid veṇūn vādayanto
dhmāntaḥ śṛṅgāṇi kecana
kecid bhṛṅgaiḥ pragāyantaḥ
kūjantaḥ kokilaiḥ pare
vicchāyābhiḥ pradhāvanto
gacchantaḥ sādhu-haṁsakaiḥ
bakair upaviśantaś ca
nṛtyantaś ca kalāpibhiḥ
vikarṣantaḥ kīśa-bālān
ārohantaś ca tair drumān
vikurvantaś ca taiḥ sākaṁ
plavantaś ca palāśiṣu
sākaṁ bhekair vilaṅghantaḥ
saritaḥ srava-samplutāḥ
vihasantaḥ praticchāyāḥ
śapantaś ca pratisvanān
itthaṁ satāṁ brahma-sukhānubhūtyā
dāsyaṁ gatānāṁ para-daivatena
māyāśritānāṁ nara-dārakeṇa
sākaṁ vijahruḥ kṛta-puṇya-puñjāḥ
Palabra por palabra: 
kecit — algunos de ellos; veṇūn — flautas; vādayantaḥ — hacer sonar; dhmāntaḥ — hacer sonar; śṛṅgāṇi — los cuernos; kecana — algún otro; kecit — alguien; bhṛṅgaiḥ — con los abejorros; pragāyantaḥ — cantar junto con; kūjantaḥ — imitar el sonido de; kokilaiḥ — con los cucos; pare — otros; vicchāyābhiḥ — con sombras que corrían; pradhāvantaḥ — alguien que corre por tierra persiguiendo a las aves; gacchantaḥ — ir junto con; sādhu — hermosos; haṁsakaiḥ — con los cisnes; bakaiḥ — sentados con los patos en un lugar; upaviśantaḥ ca — sentarse en silencio como ellos; nṛtyantaḥ ca — y bailar con; kalāpibhiḥ — con los pavos reales; vikarṣantaḥ — atraer; kīśa-bālān — a los monitos jóvenes; ārohantaḥ ca — deslizarse sobre; taiḥ — con los monos; drumān — en los árboles; vikurvantaḥ ca — imitándoles exactamente; taiḥ — con los monos; sākam — junto con; plavantaḥ ca — deslizarse sobre; palāśiṣu — en los árboles; sākam — junto con; bhekaiḥ — con las ranas; vilaṅghantaḥ — saltar como ellas; saritaḥ — el agua; srava-samplutāḥ — mojarse en el agua del río; vihasantaḥ — reír; praticchāyāḥ — de las sombras; śapantaḥ ca — reñir; pratisvanān — el sonido de sus ecos; ittham — de ese modo; satām — de los trascendentalistas; brahma-sukha-anubhūtyā — con Kṛṣṇa, la fuente de brahma-sukha (Kṛṣṇa es Parabrahman, y de Él se origina Su refulgencia personal); dāsyam — servidumbre; gatānām — de los devotos que han aceptado; para-daivatena — con la Suprema Personalidad de Dios; māyā-āśritānām — para quienes están bajo las garras de la energía material; nara-dārakeṇa — con Él, que es como un niño corriente; sākam — junto con; vijahruḥ — disfrutaron; kṛta-puṇya-puñjāḥ — todos esos niños, que habían acumulado vida tras vida los resultados de actividades piadosas.
Traducción: 
Cada niño jugaba de una manera. Algunos tocaban la flauta, y otros hacían sonar sus cuernos. Algunos imitaban el zumbido de los abejorros, y otros el canto del cuclillo. Había niños que imitaban el vuelo de los pájaros persiguiendo la sombra que éstos proyectaban en el suelo; otros imitaban los hermosos movimientos y las atractivas posturas de los cisnes; los había que se sentaban en silencio, imitando a los patos, mientras otros imitaban la danza de los pavos reales. Algunos niños imitaban a los monos subiéndose a los árboles, otros imitaban sus muecas, otros saltaban de rama en rama y algunos atraían a los monitos jóvenes en los árboles. Algunos niños iban a las cascadas y cruzaban el río saltando con las ranas, y se reían al ver su propio reflejo en el agua. También se burlaban del sonido de su propio eco. De ese modo, todos los vaqueritos jugaban con Kṛṣṇa, que es la fuente de la refulgencia Brahman para los jñānīs que desean fundirse en esa refulgencia, que es la Suprema Personalidad de Dios para los devotos que han aceptado Su servicio eterno, y que para las personas corrientes no es más que un niño común y corriente. Los vaqueritos, que habían acumulado los resultados de muchas vidas de actividades piadosas, podían ahora relacionarse con la Suprema Personalidad de Dios. ¿Quién podría explicar su gran fortuna?
Significado: 

Śrīla Rūpa Gosvāmī recomienda: tasmāt kenāpy upāyena manaḥ kṛṣṇe niveśayet (Bhakti-rasāmṛta-sindhu 1.2.4). De una u otra forma, tanto si pensamos que Kṛṣṇa es un niño corriente, como si Le consideramos la fuente del Brahman, el origen del Paramātmā o la Suprema Personalidad de Dios, debemos concentrar toda nuestra atención en los pies de loto de Kṛṣṇa. Esa misma es la instrucción de la Bhagavad-gītā (18.66): sarva-dharmān parityajya mām ekaṁ śaraṇaṁ vraja. El Śrīmad-Bhāgavatam es la manera más fácil de acercarse directamente a Kṛṣṇa. Īśvaraḥ sadyo hṛdy avarudhyate 'tra kṛtibhiḥ śuśrūṣubhis tat-kṣaṇāt (Bhāg. 1.1.2). La más mínima atención que prestemos a Kṛṣṇa y a las actividades conscientes de Kṛṣṇa nos capacita inmediatamente para alcanzar la perfección más elevada de la vida. Ése es el objetivo del movimiento para la conciencia de Kṛṣṇa. Lokasyājānato vidvāṁś cakre sātvata-saṁhitām (Bhāg. 1.7.6). Como la inmensa mayoría de la gente no conoce el secreto del éxito, Śrīla Vyāsadeva, mostrándose compasivo con las pobres almas del mundo material, especialmente con las de la era de Kali, nos ha dado el Śrīmad-Bhāgavatam. Śrīmad-bhāgavataṁ purāṇam amalaṁ yad vaiṣṇavānāṁ priyam (Bhāg. 12.13.18). Los vaiṣṇavas que poseen un cierto avance, o que son plenamente conscientes de las glorias y potencias del Señor, sienten un amor especial por esta Escritura védica, el Śrīmad-Bhāgavatam. Después de todo, tenemos que cambiar de cuerpo (tathā dehāntara-prāptiḥ). Si no prestamos atención a la Bhagavad-gītā y al Śrīmad-Bhāgavatam, no sabemos cuál va a ser nuestro próximo cuerpo. Pero si seguimos esos dos libros - Bhagavad-gītā y Śrīmad-Bhāgavatam - ,tenemos asegurada la relación con Kṛṣṇa en la siguiente vida (tyaktvā dehaṁ punar janma naiti mām eti so 'rjuna). Por lo tanto, la propagación del Śrīmad-Bhāgavatam por todo el mundo es una gran actividad benéfica para teólogos, filósofos, trascendentalistas y yogīs (yoginām api sarveṣām), así como para la gente en general. Janma-lābhaḥ paraḥ puṁsām ante nārāyaṇa-smṛtiḥ (Bhāg. 2.1.6): Si de alguna manera podemos recordar a Kṛṣṇa, Nārāyaṇa, al final de la vida, habremos alcanzado el éxito en la vida.