SB 10.12.34

tato 'tihṛṣṭāḥ sva-kṛto 'kṛtārhaṇaṁ
puṣpaiḥ sugā apsarasaś ca nartanaiḥ
gītaiḥ surā vādya-dharāś ca vādyakaiḥ
stavaiś ca viprā jaya-niḥsvanair gaṇāḥ
Palabra por palabra: 
tataḥ — a continuación; ati-hṛṣṭāḥ — sintiéndose todos muy complacidos; sva-kṛtaḥ — los propios deberes; akṛta — realizaron; arhaṇam — en forma de adoración a la Suprema Personalidad de Dios; puṣpaiḥ — por hacer caer lluvias de flores cultivadas en los celestiales Nandana-kānana; su-gāḥ — los cantantes celestiales; apsarasaḥ ca — y las bailarinas celestiales; nartanaiḥ — por danzar; gītaiḥ — por cantar himnos celestiales; surāḥ — todos los semidioses; vādya-dharāḥ ca — aquellos que hacen sonar instrumentos musicales de percusión; vādyakaiḥ — por hacer sonar respectivamente; stavaiḥ ca — y por ofrecer oraciones; viprāḥ — los brāhmaṇas; jaya-niḥsvanaiḥ — por el simple hecho de glorificar a la Suprema Personalidad de Dios; gaṇāḥ — todos.
Traducción: 
Todos se sentían complacidos. Los semidioses derramaban lluvias de flores de Nandana-kānana, las bailarinas celestiales danzaban, y los gandharvas, que son famosos por su canto, ofrecían himnos y oraciones. Los percusionistas hacían redoblar sus timbales, y los brāhmaṇas ofrecían himnos védicos. De ese modo, tanto en los cielos como en la Tierra, todos se entregaron al cumplimiento de sus propios deberes, glorificando al Señor.
Significado: 

Todos tenemos algún deber en particular. El śāstra establece la conclusión (nirūpitaḥ) de que todos debemos glorificar a la Suprema Personalidad de Dios mediante nuestras propias cualidades. Si eres cantante, glorifica siempre al Señor Supremo con hermosas canciones. Si eres músico, glorifica al Señor Supremo tocando instrumentos musicales. Svanuṣṭhitasya dharmasya saṁsiddhir hari-toṣaṇam (Bhāg. 1.2.13). La perfección de la vida es satisfacer a la Personalidad de Dios. Por esa razón, desde la Tierra hasta el reino celestial, todos se ocuparon en glorificar a la Suprema Personalidad de Dios. La conclusión de todas las grandes personas santas es que cualesquiera cualificaciones que se hayan adquirido, deben emplearse para glorificar al Señor Supremo.

idaṁ hi puṁsas tapasaḥ śrutasya vā
sviṣṭasya sūktasya ca buddhi-dattayoḥ
avicyuto 'rthaḥ kavibhir nirūpito
yad uttamaśloka-guṇānuvarṇanam

«Los sabios eruditos han concluido definitivamente que el propósito infalible del progreso en el cultivo de conocimiento, la austeridad, el estudio de los Vedas, los sacrificios, el canto de himnos y la caridad, se halla en las descripciones trascendentales de las cualidades del Señor, a quien se define con poesía selecta» (Bhāg. 1.5.22). Ésa es la perfección de la vida. Debemos aprender a glorificar a la Suprema Personalidad de Dios con las cualidades que poseamos. La educación, la austeridad, la penitencia, o, en el mundo de hoy, los negocios, la industria, la cultura, etc., deben emplearse en la glorificación del Señor. De ese modo, todo el mundo será feliz.

Kṛṣṇa viene, por lo tanto, para manifestar Sus actividades trascendentales, de forma que la gente pueda tener la oportunidad de glorificarle en todo sentido. La verdadera investigación científica consiste en entender cómo glorificar al Señor, no en entenderlo todo sin Dios. Eso es censurable.

bhagavad-bhakti-hīnasya
jātiḥ śāstraṁ japas tapaḥ
aprāṇasyaiva dehasya
maṇḍanaṁ loka-rañjanam

(Hari-bhakti-sudhodaya 3.11)

Sin bhagavad-bhakti, si no glorificamos al Señor Supremo, todo lo que hagamos será como adornar un cuerpo muerto.