SB 10.11.27

yāvad autpātiko 'riṣṭo
vrajaṁ nābhibhaved itaḥ
tāvad bālān upādāya
yāsyāmo 'nyatra sānugāḥ
Palabra por palabra: 
yāvat — mientras; autpātikaḥ — molestar; ariṣṭaḥ — el demonio; vrajam — Gokula Vrajabhūmi; na — no; abhibhavet itaḥ — irnos de este lugar; tāvat — en tanto que; bālān upādāya — por el bien de los niños; yāsyāmaḥ — iremos; anyatra — a otro lugar; sa-anugāḥ — con nuestros seguidores.
Traducción: 
Todos esos siniestros han sido causados por algún demonio cuya identidad desconocemos. Antes de que venga aquí a causar más molestias, debemos irnos con los niños a otro lugar, hasta que esas perturbaciones dejen de producirse.
Significado: 

Upānanda sugirió: «Por la misericordia del Señor Viṣṇu, Kṛṣṇa Se ha salvado de todos estos peligros. Ahora vayámonos de este lugar a algún otro donde podamos adorar al Señor Viṣṇu sin tantas perturbaciones, antes de que algún demonio nos ataque de nuevo para matarnos». El único deseo del devoto es poder realizar servicio devocional sin perturbaciones. Sin embargo, vemos que, de hecho, esos inconvenientes surgieron incluso cuando Kṛṣṇa, la Suprema Personalidad de Dios, estaba presente entre Nanda Mahārāja y los demás pastores de vacas. Kṛṣṇa, por supuesto, salió victorioso en toda circunstancia. La enseñanza que se desprende de este hecho es que no debemos perturbarnos por las supuestas causas de perturbación. Nuestro movimiento para la conciencia de Kṛṣṇa ha tenido que enfrentarse a muchos obstáculos, pero no podemos abandonar su decidido progreso. Por el contrario, el movimiento es recibido con gran entusiasmo en todo el mundo, y la gente compra los libros conscientes de Kṛṣṇa con redoblada energía. Así pues, hay motivos para estar entusiastas, y también hay causas de perturbación. Lo mismo ocurría en la época de Kṛṣṇa.