New version available here: vedabase.io

SB 10.1.25

viṣṇor māyā bhagavati
yayā sammohitaṁ jagat
ādiṣṭā prabhuṇāṁśena
kāryārthe sambhaviṣyati
Palabra por palabra: 
viṣṇoḥ māyā — la potencia de la Suprema Personalidad de Dios, Viṣṇu; bhagavatī — comparable a Bhagavān, y conocida por ello con el nombre de Bhagavatī; yayā — por quien; sammohitam — cautivados; jagat — todos los mundos, tanto materiales como espirituales; ādiṣṭā — al recibir la orden; prabhuṇā — del amo; aṁśena — con sus diversos factores y potencias; kārya-arthe — para cumplir la misión; sambhaviṣyati — nacerá también.
Traducción: 
Viṣṇu-māyā, la potencia del Señor, que puede compararse a la Suprema Personalidad de Dios, descenderá también con el Señor Kṛṣṇa. Esa potencia, que manifiesta distintas capacidades de actuación, cautiva todos los mundos, tanto materiales como espirituales. Por orden de su amo, ella nacerá con sus diversas potencias para realizar la obra del Señor.
Significado: 

Parāsya śaktir vividhaiva śrūyate (Śvetāśvatara Upaniṣad 6.8). Los Vedas dicen que las potencias de la Suprema Personalidad de Dios reciben distintos nombres, como yogamāyā y mahāmāyā. Sin embargo, del mismo modo que la misma electricidad tiene las potencias de calentar y de enfriar, la potencia del Señor es, en última instancia, una sola. La potencia del Señor actúa tanto en el mundo espiritual como en el material. En el mundo espiritual, la potencia del Señor actúa como yogamāyā, y esa misma potencia actúa como mahāmāyā en el mundo material, del mismo modo que la electricidad actúa tanto en un calentador como en un frigorífico. En el mundo material, la potencia del Señor actúa sobre las almas condicionadas en la forma de mahāmāyā para irles despojando poco a poco del servicio devocional. Yayā sammohito jīva ātmānaṁ triguṇātmakam: El alma condicionada en el mundo material se cree un producto de tri-guṇa, es decir, de las tres modalidades de la naturaleza material. Es lo que se llama el concepto corporal de la vida. Debido al contacto con las tres guṇas de la potencia material, todo el mundo se identifica con el cuerpo. Unos piensan que son brāhmaṇas, otros se creen kṣatriyas, y otros, vaiśyas o śūdras. La realidad, sin embargo, es que no somos ni brāhmaṇas, ni kṣatriyas, ni vaiśyas, ni śūdras. Cubiertos por la energía material, mahāmāyā, nos identificamos con esos papeles, pero en realidad somos partes integrales del Señor Supremo (mamaivāṁśaḥ). Cuando alcanza la liberación, el alma condicionada se considera un sirviente eterno de Kṛṣṇa. Jīvera `svarūpa' haya - - kṛṣṇera `nitya-dāsa'. Cuando se eleva a esa posición, la misma potencia del Señor, actuando como yogamāyā, la ayuda a irse purificando y a consagrar su energía al servicio del Señor.

Pero, tanto si el alma está condicionada como si se ha liberado, el Señor sigue siendo supremo. Como se afirma en la Bhagavad-gītā (9.10): mayādhyakṣeṇa prakṛtiḥ sūyate sa-carācaram: La energía material, mahāmāyā, actúa sobre el alma condicionada por orden de la Suprema Personalidad de Dios.

prakṛteḥ kriyamāṇāni
guṇaiḥ karmāṇi sarvaśaḥ
ahaṅkāra-vimūḍhātmā
kartāham iti manyate

«El alma espiritual que está confundida por la influencia del ego falso, se cree el autor de actividades que en realidad son ejecutadas por las tres modalidades de la naturaleza material» (Bg. 3.27). En la vida condicionada nadie es libre, pero como estamos confundidos, sometidos al dictado de mahāmāyā, somos tan necios que nos creemos independientes (ahaṅkāra-vimūḍhātmā kartāham iti manyate). Sin embargo, el alma condicionada que, mediante la práctica del servicio devocional, ha logrado la liberación, recibe cada vez más posibilidades de saborear una relación con la Suprema Personalidad de Dios en diferentes niveles espirituales, como dāsya-rasa, sakhya-rasa, vātsalya-rasa y mādhurya-rasa.

Por lo tanto, la potencia del Señor, viṣṇu-māyā, presenta dos aspectos: āvaraṇikā y unmukha. Cuando el Señor hizo Su advenimiento, Su potencia Le acompañó y actuó de diferentes formas. Con Yaśodā, Devakī y otras personas íntimamente ligadas al Señor, actuó como yogamāyā, y con Kaṁsa, Śālva y otros asuras, actuó de distinta forma. Por orden del Señor Kṛṣṇa, Su potencia yogamāyā vino con Él y manifestó diversas actividades en función del momento y las circunstancias. Kāryārthe sambhaviṣyati. Yogamāyā actuó de maneras distintas para cumplir los distintos objetivos y deseos del Señor. Como se confirma en la Bhagavad-gītā (9.13): mahātmānas tu māṁ pārtha daivīṁ prakṛtim āsritaḥ. Los mahātmās, que se entregan por completo a los pies de loto del Señor, son dirigidos por yogamāyā, mientras que los durātmās, que carecen de servicio devocional, son dirigidos por mahāmāyā.