SB 1.3.5

etan nānāvatārāṇāṁ
nidhānaṁ bījam avyayam
yasyāṁśāṁśena sṛjyante
deva-tiryaṅ-narādayaḥ
Palabra por palabra: 
etat — esta (forma); nānā — múltiples; avatārāṇām — de las encarnaciones; nidhānam — fuente; bījam — semilla; avyayam — indestructible; yasya — cuya; aṁśa — porción plenaria; aṁśena — parte de la porción plenaria; sṛjyante — crea; deva — semidioses; tiryak — animales; nara-ādayaḥ — seres humanos y otros.
Traducción: 
Esta forma [la segunda manifestación del puruṣa] es la fuente y la semilla indestructible de múltiples encarnaciones que aparecen en el universo. De las partículas y porciones de esta forma se crean diferentes entidades vivientes, tales como semidioses, hombres y otros seres.
Significado: 

El puruṣa, después de crear infinidad de universos en el mahat-tattva, entró en cada uno de ellos como el segundo puruṣa, Garbhodakaśāyī Viṣṇu. Cuando Él vio que dentro del universo sólo había oscuridad y espacio sin un lugar para descansar, llenó la mitad del universo con agua de Su propia transpiración, y se acostó en esa misma agua. Esa agua se denomina Garbhodaka. Luego, de Su ombligo brotó el tallo de la flor de loto, y sobre los pétalos de la flor ocurrió el nacimiento de Brahmā, o el ingeniero en jefe del plan universal. Brahmā se volvió el ingeniero del universo, y el propio Señor, como Viṣṇu, se hizo cargo de la conservación del universo. Brahmā se originó a partir del rajo-guṇa de prakṛti, o la modalidad de la pasión de la naturaleza, y Viṣṇu se volvió el Señor de la modalidad de la bondad. Viṣṇu, siendo trascendental a todas las modalidades, siempre está apartado de la influencia materialista. Eso ya se ha explicado. De Brahmā surge Rudra (Śiva), el cual está a cargo de la modalidad de la ignorancia u oscuridad. Él destruye toda la creación, por la voluntad del Señor. En consecuencia, todos tres - es decir, Brahmā, Viṣṇu y Śiva - son encarnaciones del Garbhodakaśāyī Viṣṇu. A partir de Brahmā se encarnan los otros semidioses, tales como Dakṣa, Marīci, Manu y muchos otros, para engendrar entidades vivientes en el universo. A este Garbhodakaśāyī Viṣṇu se le glorifica en los Vedas con los himnos de Garbha-stuti, que comienzan con la descripción del Señor según la cual Él tiene miles de cabezas, etc. El Garbhodakaśāyī Viṣṇu es el Señor del universo, y aunque Él parece estar acostado dentro del universo, Él siempre es trascendental. Esto ya se ha explicado también. El Viṣṇu que es la porción plenaria del Garbhodakaśāyī Viṣṇu es la Superalma de la vida universal, y es conocido como el sustentador del universo o Kṣīrodakaśāyī Viṣṇu. Así se entienden, pues, los tres aspectos del puruṣa original. Y todas las encarnaciones que hay en el universo son emanaciones de este Kṣīrodakaśāyī Viṣṇu.

En los diferentes milenios hay diferentes encarnaciones, y éstas son innumerables, aunque algunas de ellas son muy sobresalientes, tales como Matsya, Kūrma, Varāha, Rāma, Nṛsiṁha, Vāmana y muchas otras. Estas encarnaciones se denominan encarnaciones līlā. Luego, hay encarnaciones cualitativas, tales como Brahmā, Viṣṇu y Śiva (o Rudra), que se hacen cargo de las diferentes modalidades de la naturaleza material.

El Señor Viṣṇu no es diferente de la Personalidad de Dios. El Señor Śiva está en la posición marginal entre la Personalidad de Dios y las entidades vivientes, o jīvas. Brahmā es siempre un jīva-tattva. El más elevado de los seres vivientes piadosos, el más grande devoto del Señor, es apoderado con la potencia del Señor para crear, y recibe el nombre de Brahmā. Su poder es como el poder del Sol que se refleja en las piedras y joyas valiosas. Cuando no hay un ser viviente de esa clase para hacerse cargo del puesto de Brahmā, el propio Señor se vuelve un Brahmā y se hace cargo del puesto.

El Señor Śiva no es un ser viviente ordinario. Él es la porción plenaria del Señor; pero debido a que el Señor Śiva está en contacto directo con la naturaleza material, no se encuentra en exactamente la misma posición trascendental que el Señor Viṣṇu. La diferencia es como la que hay entre la leche y la cuajada. La cuajada no es más que leche, mas aun así no puede ser utilizada en lugar de la leche.

Las siguientes encarnaciones son los Manus. Durante el transcurso de un día de la vida de Brahmā (que se calcula que abarca 4.300.000 X 1.000 de nuestros años solares) hay catorce Manus. Por consiguiente, en un mes de Brahmā hay 420 Manus, y en un año de Brahmā hay 5.040. Brahmā vive cien años de su tiempo, y, en consecuencia, en el período que dura la vida de Brahmā hay 5.040 X 100 - o 504.000 - Manus. Existen infinidad de universos, con un Brahmā en cada uno de ellos, y todos ellos son creados y aniquilados durante el período respiratorio del puruṣa. Por lo tanto, uno puede sencillamente imaginarse cuántos millones de Manus hay durante una respiración del puruṣa.

Los Manus sobresalientes de este universo son los siguientes: Yajña como Svāyambhuva Manu, Vibhu como Svārociṣa Manu, Satyasena como Uttama Manu, Hari como Tāmasa Manu, Vaikuṇṭha como Raivata manu, Ajita como Cākṣuṣa Manu, Vāmana como Vaivasvata Manu (la era actual la rige el Vaivasvata Manu), Sārvabhauma como Sāvarṇi Manu, Ṛṣabha como Dakṣa-sāvarṇi Manu, Viṣvaksena como Brahma-sāvarṇi Manu, Dharmasetu como Dharma-sāvarṇi Manu, Sudhāmā como Rudra-sāvarṇi Manu, Yogeśvara como Deva-sāvarṇi Manu, y Bṛhadbhāun como Indra-sāvarṇi Manu. Éstos son los nombres de un conjunto de catorce Manus, que abarcan 4.300.000.000 años solares, tal como se describió anteriormente.

Luego, están los yugāvatāras, o las encarnaciones del milenio. Los yugas se conocen como Satya-yuga, Tretā-yuga, Dvāpara-yuga y Kali-yuga. Las encarnaciones de cada yuga son de diferentes colores. Los colores son: blanco, rojo, negro y amarillo. En el Dvāpara-yuga apareció el Señor Kṛṣṇa, que es de color negro, y en Kali-yuga apareció el Señor Caitanya, que es de color amarillo.

De manera que, todas las encarnaciones del Señor se mencionan en las Escrituras reveladas. No hay lugar para que un impostor se vuelva una encarnación, pues a ésta se la debe mencionar en los śāstras. Una encarnación no declara ser una encarnación del Señor, sino que los grandes sabios se ponen de acuerdo y la reconocen mediante las señales que se mencionan en las Escrituras reveladas. Las características de la encarnación y el tipo de misión en particular que ha venido a ejecutar se mencionan en las Escrituras reveladas.

Aparte de las encarnaciones directas, hay innumerables encarnaciones apoderadas. A ellas también se las menciona en las Escrituras reveladas. Dichas encarnaciones son apoderadas tanto directa como indirectamente. Cuando están directamente apoderadas, reciben el nombre de encarnaciones, pero cuando están indirectamente apoderadas, reciben el nombre de vibhūtis. Encarnaciones directamente apoderadas son los Kumāras, Nārada, Pṛthu, Śeṣa, Ananta, etc. En lo que respecta a los vibhūtis, están descritos muy explícitamente en la Bhagavad-gītā, en el capítulo de Vibhūti-yoga. Y la fuente de todos esos diferentes tipos de encarnaciones es el Garbhodakaśāyī Viṣṇu.