SB 1.16.24

idaṁ mamācakṣva tavādhi-mūlaṁ
vasundhare yena vikarśitāsi
kālena vā te balināṁ balīyasā
surārcitaṁ kiṁ hṛtam amba saubhagam
Palabra por palabra: 
idam — esto; mama — a mí; ācakṣva — tenga la bondad de informar; tava — su; ādhimūlam — la causa fundamental de sus tribulaciones; vasundhare — ¡oh, fuente de toda riqueza!; yena — por lo cual; vikarśitā asi — reducida a una condición muy débil; kālena — por influencia del tiempo; — o; te — de usted; balinām — muy poderoso; balīyasā — más poderoso; sura-arcitam — adorado por los semidioses; kim — si; hṛtam — quitada; amba — madre; saubhagam — fortuna.
Traducción: 
Madre, usted es la fuente de todas las riquezas. Por favor, infórmeme cuál es la causa fundamental de sus tribulaciones, las cuales la han reducido a un estado así de débil. Creo que la poderosa influencia del tiempo, el cual conquista al más poderoso, puede que le haya quitado a la fuerza toda su fortuna, que era adorada incluso por los semidioses.
Significado: 

Por la gracia del Señor, todos y cada uno de los planetas son creados plenamente equipados. Así pues, además de que esta Tierra está plenamente equipada con todas las riquezas necesarias para la manutención de sus habitantes, cuando el Señor desciende a ella, toda la Tierra se enriquece tanto con toda clase de opulencias, que incluso los ciudadanos del cielo la adoran con todo afecto. Pero por la voluntad del Señor, toda la Tierra puede cambiar de inmediato. Él puede hacer y deshacer algo a su antojo. De modo que, nadie debe considerarse autosuficiente o independiente del Señor.