New version available here: vedabase.io

SB 1.13.38

athājagāma bhagavān
nāradaḥ saha-tumburuḥ
pratyutthāyābhivādyāha
sānujo 'bhyarcayan munim
Palabra por palabra: 
atha — después de eso; ājagāma — llegó; bhagavān — la personalidad divina; nāradaḥ — Nārada; saha-tumburuḥ — junto con su tumburu ( su instrumento musical); pratyutthāya — habiéndose levantado de sus asientos; abhivādya — ofreciendo sus debidas reverencias; āha — dijo; sa-anujaḥ — junto con sus hermanos menores; abhyarcayan — así, mientras recibían con la debida actitud; munim — el sabio.
Traducción: 
Mientras Sañjaya hablaba de esa manera, Śrī Nārada, el poderoso devoto del Señor, apareció en la escena llevando su tumburu. Mahārāja Yudhiṣṭhira y sus hermanos lo recibieron debidamente, levantándose de sus asientos y ofreciéndole reverencias.
Significado: 

A Devarṣi Nārada se lo describe como bhagavān, por ser el devoto más íntimo del Señor. El Señor y Sus muy íntimos devotos son tratados de la misma manera por aquellos que de hecho están dedicados al servicio amoroso del Señor. Esos devotos íntimos del Señor son muy queridos por Él, debido a que ellos viajan por todas partes para predicar las glorias del Señor de diferentes maneras, y tratan al máximo de convertir en devotos a los no devotos del Señor, a fin de llevarlos al plano de la cordura. En realidad, el ser viviente no puede ser un no devoto del Señor, debido a su posición constitucional, pero cuando alguien se convierte en un no devoto o no creyente, se sobreentiende que la persona en cuestión no se encuentra en una condición sana. Los devotos íntimos del Señor tratan a esos seres vivientes engañados , y en consecuencia, son de lo más agradables a los ojos del Señor. El Señor dice en la Bhagavad-gītā que no hay nadie más querido por Él que aquel que de hecho predica las glorias del Señor para convertir a los no creyentes y no devotos. A personalidades tales como Nārada se les deben ofrecer todos los respetos debidos, como aquellos que se le ofrecen a la propia Personalidad de Dios, y Mahārāja Yudhiṣṭhira, junto con sus nobles hermanos, fueron ejemplos para los demás en lo referente a recibir a un devoto puro del Señor como Nārada, que no tenía ningún interés salvo el de cantar las glorias del Señor con su vīṇā, un instrumento musical de cuerdas.