Ilustración 41

En el despejado cielo de otoño la Luna hermosa entre las hermosas estrellas es el centro de todas las miradas, tal como el Señor Śrī Kṛṣṇa es la atracción central de la dinastía Vṛṣṇi o en la familia Yadu.

La Personalidad de Dios, Śrī Kṛṣṇa, apareció en la familia Yadu. Desde entonces, la dinastía Yadu ha sido luminosa como la luna de otoño. La aparición y desaparición del Señor son similares a la aparición y desaparición del Sol. Al Sol se le ve primero en el horizonte oriental, pero eso no significa que el Sol sea producto de ese horizonte. El Sol esta fijo en su propia órbita y no nace ni se pone nunca. Pero debido a que lo vemos primero en el horizonte oriental, podemos decir que el Sol sale por ese lado. Similarmente la aparición de Dios en alguna familia particular no significa que Él esté limitado por las obligaciones hacia esa familia. Él es completamente independiente; puede aparecer y desaparecer en cualquier parte y en todas partes porque Él es omnipenetrante.

Las personas poco inteligentes no pueden entender la aparición y desaparición del Señor como una encarnación, pero no existen razonamientos válidos que respalden a tales incrédulos. Si Dios es omnipresente como el poder de la electricidad, Él puede manifestarse en cualquier sitio dentro de Su creación. Cuando Él esta dentro no podemos verlo, pero cuando Él esta fuera, es visto por todos, aunque muy pocos lo conocen tal como Él es. Todo el mundo ve al Sol todos los días, pero eso no significa que todos conocen lo que el Sol realmente es. Similarmente cuando el Señor Śrī Kṛṣṇa estaba presente hace cinco mil años, muy pocos podían saber lo que Él era.

Cualquiera que llegue a conocerlo tal como Él es, se libera al instante, y al momento de dejar este cuerpo presente, tal persona regresa al Supremo, para no volver jamás a este universo de múltiples miserias. En el Bhagavad-gītā (4.9) el Señor confirma esto como sigue:

janma karma ca me divyam
evaṁ yo vetti tattvataḥ
tyaktvā dehaṁ punar janma
naiti mām eti so 'rjuna

"Mi nacimiento y actividades son todos trascendentales. Alguien que en realidad los conoce no será condicionado por otro cuerpo material, sino que regresará a Mi morada donde no existe nacimiento ni muerte".

Pero existen personas necias que Lo toman como si fuese un hombre corriente, desconociendo la esencia de Sus aspectos trascendentales. En el Bhagavad-gītā (9.11) el Señor afirma esto:

avajānanti māṁ mūḍhā
mānuṣīṁ tanum āśritam
paraṁ bhāvam ajānanto
mama bhūta-maheśvaram

"Los necios se burlan de Mí cuando desciendo en forma humana. Ellos no conocen Mi naturaleza trascendental ni Mi dominio supremo sobre todo lo que existe."