Madhya 5: Las actividades de Sākṣi-gopāla

Śrīla Bhaktivinoda Ṭhākura ofrece el siguiente resumen del Capítulo Quinto en su Amṛta-pravāha-bhāṣya. Después de pasar por Yājapura, Śrī Caitanya Mahāprabhu llegó a la ciudad de Kaṭaka (Cuttak), donde fue a visitar el templo de Sākṣi-gopāla. Allí escuchó de labios de Śrī Nityānanda Prabhu la historia de Sākṣi-gopāla.

Había una vez dos brāhmaṇas, uno mayor y otro más joven, que vivían en un lugar llamado Vidyānagara. Después de viajar por muchos lugares de peregrinaje, los dos brāhmaṇas llegaron finalmente a Vṛndāvana. El brāhmaṇa mayor se sentía muy satisfecho del servicio del brāhmaṇa joven, y pensó en ofrecerle su hija menor en matrimonio. El brāhmaṇa mayor hizo esa promesa al más joven ante la Deidad de Gopāla, en Vṛndāvana. La Deidad de Gopāla actuó así como testigo. Cuando los dos brāhmaṇas regresaron a Vidyānagara, el más joven planteó la cuestión de su matrimonio, pero el mayor, por compromiso con sus amigos y su esposa, respondió que no recordaba haber hecho ninguna promesa. Entonces, el brāhmaṇa más joven regresó a Vṛndāvana y narró lo ocurrido a Gopālajī. Gopālajī, sintiéndose endeudado con el servicio devocional de aquel joven, le acompañó al sur de la India. Gopālajī siguió al joven brāhmaṇa, que podía escuchar el tintineo de las campanitas tobilleras de la Deidad. Ante todos los caballeros respetables de Vidyānagara, Gopālajī declaró que Él era testigo de la promesa del brāhmaṇa mayor. El matrimonio se celebró y, más tarde, el rey de aquel país construyó un hermoso templo para Gopāla.

Tiempo después, el rey Puruṣottama-deva de Orissa fue insultado por el rey de Vidyānagara, que se negó a concederle la mano de su hija y le llamó barrendero del Señor Jagannātha. Con la ayuda del Señor Jagannātha, el rey Puruṣottama-deva luchó contra el rey de Vidyānagara y le derrotó. Así, tomó a su cargo a la hija del rey y, además, todo su reino. Por ese entonces, Gopālajī, que Se sentía muy endeudado con el rey Puruṣottama-deva por su servicio devocional, fue llevado a la ciudad de Kaṭaka.

Tras escuchar esta narración, Śrī Caitanya Mahāprabhu visitó el templo de Gopāla lleno del éxtasis de amor por Dios. De Kaṭaka fue a Bhuvaneśvara, donde vio el templo del Señor Śiva. Luego llegó a Kamalapura y visitó el templo del Señor Śiva que está a orillas del río Bhārgi, dejando Su vara de sannyāsa al cuidado de Nityānanda Prabhu. Nityānanda Prabhu, sin embargo, rompió la vara en tres pedazos y la tiró al río Bhārgī en un lugar llamado Āṭhāranālā. Enfadado de que no Le devolviese Su vara, Śrī Caitanya Mahāprabhu abandonó la compañía de Nityānanda Prabhu y Se fue solo a visitar el templo de Jagannātha.

CC Madhya 5.1 Ofrezco respetuosas reverencias a la Suprema Personalidad de Dios [brahmaṇya-deva], que Se mostró en la forma de Sākṣi-gopāla para beneficio de un brāhmaṇa. Durante cien días viajó por todo el país, caminando con Sus propias piernas. Sus actividades son, por ello, maravillosas.
CC Madhya 5.2 ¡Toda gloria al Señor Śrī Caitanya Mahāprabhu! ¡Toda gloria al Señor Nityānanda Prabhu! ¡Toda gloria a Śrī Advaita Prabhu! ¡Y toda gloria a todos los devotos de Śrī Caitanya Mahāprabhu!
CC Madhya 5.3 Caminando y caminando, Śrī Caitanya Mahāprabhu y Sus acompañantes llegaron finalmente a Yājapura, a orillas del río Vaitaraṇī. Allí el Señor visitó el templo de Varāhadeva, a quien ofreció reverencias.
CC Madhya 5.4 En el templo de Varāhadeva, Śrī Caitanya Mahāprabhu cantó, danzó y ofreció oraciones. Esa noche la pasó en el templo.
CC Madhya 5.5 A continuación, Śrī Caitanya Mahāprabhu fue a la ciudad de Kaṭaka para ver el templo de Gopāla el testigo. Cuando vio la Deidad de Gopāla, Se sintió muy complacido de Su belleza.
CC Madhya 5.6 En ese lugar, Śrī Caitanya Mahāprabhu cantó y danzó durante algún tiempo y, sobrecogido, ofreció muchas oraciones a Gopāla.
CC Madhya 5.7 Esa noche, Śrī Caitanya Mahāprabhu Se quedó en el templo de Gopāla y, junto con todos los devotos, escuchó con gran placer la narración de Gopāla el testigo.
CC Madhya 5.8 En el pasado, mientras recorría toda la India visitando lugares de peregrinaje, Nityānanda Prabhu había pasado también por Kaṭaka para ver a Sākṣi-gopāla.
CC Madhya 5.9 En aquella ocasión, Nityānanda Prabhu había escuchado de la gente de la ciudad la historia de Sākṣi-gopāla. Ahora la recitaba de nuevo, y el Señor Caitanya Mahāprabhu la escuchó lleno de placer.
CC Madhya 5.10 En el pasado, en Vidyānagara, en el sur de la India, vivían dos brāhmaṇas que hicieron una larga peregrinación para visitar los lugares sagrados.
CC Madhya 5.11 En primer lugar visitaron Gayā, pasando después por Kāśī y Prayāga. Finalmente, con gran placer, llegaron a Mathurā.
CC Madhya 5.12 Una vez en Mathurā, comenzaron a visitar los bosques de Vṛndāvana y llegaron a la colina Govardhana. Después de visitar los doce bosques [vanas], finalmente llegaron al pueblo de Vṛndāvana.
CC Madhya 5.13 En la aldea de Pañcakrośī Vṛndāvana, en el lugar en que se alza ahora el templo de Govinda, había un gran templo donde se ofrecía a Gopāla una suntuosa adoración.
CC Madhya 5.14 Después de bañarse en dos puntos del río Yamunā, como Keśī-ghāṭa y Kāliya-ghāṭa, los peregrinos visitaron el templo de Gopāla. En ese templo, descansaron.
CC Madhya 5.15 Al ver la belleza de la Deidad de Gopāla, quedaron arrebatados, y, sintiéndose muy felices, se quedaron allí dos o cuatro días.
CC Madhya 5.16 Uno de los dos brāhmaṇas era ya anciano, y el otro era joven. El joven ayudaba al anciano.
CC Madhya 5.17 En verdad, el brāhmaṇa joven siempre ofrecía servicio al mayor, y éste, muy satisfecho con su servicio, estaba complacido con él.
CC Madhya 5.18 El brāhmaṇa mayor dijo al más joven: «Me has prestado servicio en diversas formas. Me has ayudado mucho mientras viajábamos por todos estos lugares de peregrinaje.
CC Madhya 5.19 «Ni mi propio hijo me sirve de esa forma. Por tu misericordia, he hecho todo este viaje sin fatigas.
CC Madhya 5.20 «Si no te demostrara mi respeto, sería un desagradecido. Por lo tanto, prometo que te entregaré en caridad la mano de mi hija.»
CC Madhya 5.21 El brāhmaṇa más joven contestó: «Mi querido señor, escúcheme, por favor. Lo que está diciendo no es nada normal. Es algo nunca visto.
CC Madhya 5.22 «Usted es todo un aristócrata, un hombre de familia muy rico y de gran cultura. Yo no tengo nada de aristócrata, no he recibido una educación decente y no tengo riqueza alguna.
CC Madhya 5.23 «Señor, yo no soy un novio adecuado para su hija. Le sirvo a usted sólo por satisfacer a Kṛṣṇa.
CC Madhya 5.24 «El Señor Kṛṣṇa Se siente muy complacido con el servicio que se ofrece a los brāhmaṇas, y cuando el Señor está complacido, vemos aumentar la opulencia de nuestro servicio devocional.»
CC Madhya 5.25 El brāhmaṇa anciano contestó: «Mi querido muchacho, no dudes de mí. Te daré la mano de mi hija en caridad. Ya lo he decidido».
CC Madhya 5.26 El joven brāhmaṇa dijo: «Usted tiene esposa e hijos, y un amplio círculo de familiares y amistades.
CC Madhya 5.27 «Sin el consentimiento de sus amigos y familiares, no le será posible darme la mano de su hija. Piense, sin ir más lejos, en la historia de la reina Rukmiṇī y su padre, Bhīṣmaka.
CC Madhya 5.28 «El rey Bhīṣmaka quería dar la mano de su hija Rukmiṇī a Kṛṣṇa, pero Rukmī, su hijo mayor, se opuso, de modo que no pudo llevar a efecto su decisión.»
CC Madhya 5.29 El brāhmaṇa mayor dijo: «Mi hija es propiedad mía. Si yo decido dar a alguien lo que me pertenece, ¿quién puede impedírmelo?
CC Madhya 5.30 «Mi querido muchacho, te daré la mano de mi hija sin tener en cuenta lo que opine nadie. En cuanto a esto, no dudes de mí; simplemente acepta lo que te propongo.»
CC Madhya 5.31 El brāhmaṇa más joven contestó: «Si has decidido darme la mano de tu joven hija, dilo ante la Deidad de Gopāla».
CC Madhya 5.32 El brāhmaṇa mayor fue ante la Deidad de Gopāla y dijo: «Mi querido Señor, por favor, atestigua que he dado a este joven la mano de mi hija».
CC Madhya 5.33 El brāhmaṇa menor se dirigió entonces a la Deidad y Le dijo: «Mi querido Señor, Tú eres mi testigo. Si más tarde fuese necesario, Te llamaré para que des testimonio».
CC Madhya 5.34 Tras esta conversación, los dos brāhmaṇas iniciaron el regreso a su ciudad. Como de costumbre, el brāhmaṇa más joven acompañó al más viejo como si éste fuese un guru [maestro espiritual], y le ofreció servicio de diversas formas.
CC Madhya 5.35 Ya de regreso en Vidyānagara, los dos brāhmaṇas fueron a sus respectivos hogares. Pasado un tiempo, el brāhmaṇa mayor se comenzó a preocupar.
CC Madhya 5.36 El brāhmaṇa comenzó a pensar: «He dado mi palabra a un brāhmaṇa en un lugar sagrado, y lo que he prometido ciertamente tiene que cumplirse. Ahora debo revelar esto a mi esposa, hijos y demás familiares y amigos».
CC Madhya 5.37 Así, un día el anciano brāhmaṇa convocó a todos sus familiares y amigos, y les contó todo lo que había sucedido ante Gopāla.
CC Madhya 5.38 Cuando escucharon la narración del viejo brāhmaṇa, todos sus familiares y allegados rompieron en exclamaciones de disgusto, pidiéndole que no volviera a repetir semejante propuesta.
CC Madhya 5.39 Su opinión fue unánime: «Si ofreces tu hija a una familia degradada, perderás tu aristocracia. Cuando la gente lo sepa, se burlarán y se reirán de ti».
CC Madhya 5.40 El brāhmaṇa mayor dijo: «¿Cómo puedo romper la promesa hecha como peregrino en un lugar sagrado? Pase lo que pase, debo darle la mano de mi hija en caridad.
CC Madhya 5.41 Como uno solo, todos los familiares dijeron: «Si das tu hija a ese muchacho, abandonaremos toda relación contigo». En verdad, su esposa e hijos declararon: «Como hagas semejante cosa, tomaremos veneno y moriremos».
CC Madhya 5.42 El brāhmaṇa mayor dijo: «Si no le doy la mano de mi hija, ese joven brāhmaṇa llamará como testigo a Śrī Gopālajī. Entonces se llevará a mi hija por la fuerza, y, en ese caso, mis principios religiosos perderán todo su valor».
CC Madhya 5.43 Su hijo contestó: «Tal vez la Deidad sea testigo, pero está en un país lejano. ¿Cómo va a venir a declarar contra ti? ¿Por qué te preocupa tanto eso?
CC Madhya 5.44 «No tienes por qué negar de plano tu promesa. No hace falta que mientas. Di simplemente que no recuerdas lo que dijiste.
CC Madhya 5.45 «Di simplemente que no recuerdas, y yo me encargaré del resto. Yo venceré al joven brāhmaṇa con argumentos.»
CC Madhya 5.46 Cuando el anciano brāhmaṇa escuchó esto, su mente se agitó mucho. Sintiéndose desamparado, volvió su atención a los pies de loto de Gopāla.
CC Madhya 5.47 El brāhmaṇa mayor oró: «Mi querido Señor Gopāla, yo me he refugiado en Tus pies de loto, y por ello Te pido por favor que protejas la integridad de mis principios religiosos y que, al mismo tiempo, salves a mis familiares de la muerte».
CC Madhya 5.48 Al día siguiente, mientras el brāhmaṇa mayor pensaba profundamente en este problema, el brāhmaṇa joven llegó a su casa.
CC Madhya 5.49 El joven brāhmaṇa se acercó a él y le ofreció respetuosas reverencias. Entonces, juntando las manos con gran humildad, dijo lo siguiente.
CC Madhya 5.50 «Has prometido que me darías la mano de tu hija, pero ahora no dices nada. ¿Cuál es tu conclusión?»
CC Madhya 5.51 Cuando escuchó las palabras del joven brāhmaṇa, el brāhmaṇa mayor guardó silencio. Aprovechando la oportunidad, su hijo salió inmediatamente con un palo, dispuesto a golpear al brāhmaṇa joven.
CC Madhya 5.52 El hijo dijo: «¡Habráse visto, el degenerado! ¡Quiere casarse con mi hermana, como el enano que aspira a tocar la Luna!».
CC Madhya 5.53 Al ver al hijo con un palo en la mano, el brāhmaṇa joven huyó. Sin embargo, al día siguiente reunió a toda la gente de la aldea.
CC Madhya 5.54 La gente de la aldea llamó entonces al brāhmaṇa mayor y le llevó al lugar donde estaban reunidos. El brāhmaṇa joven dijo entonces lo siguiente ante todos ellos.
CC Madhya 5.55 «Este caballero me ha prometido la mano de su hija, pero ahora no cumple su promesa. Por favor, preguntadle por qué se comporta así.»
CC Madhya 5.56 Todos los allí reunidos preguntaron entonces al brāhmaṇa mayor: «Si has prometido que le darías en caridad la mano de tu hija, ¿por qué no cumples tu promesa? Has dado tu palabra de honor».
CC Madhya 5.57 El brāhmaṇa mayor dijo: «Mis queridos amigos, escuchad por favor lo que tengo que decir. No recuerdo exactamente haber hecho esa promesa».
CC Madhya 5.58 Al escuchar esto, el hijo del brāhmaṇa mayor aprovechó la oportunidad para crear confusión con las palabras. Con la mayor desvergüenza, se puso en pie ante la asamblea y dijo lo siguiente.
CC Madhya 5.59 tīrtha-yātrāya—cuando visitaba los lugares sagrados; pitāra—mi padre; saṅge—con; chila—había; bahu—mucho; dhana—dinero; dhana—dinero; dekhi—al ver; ei—este; duṣṭera—del bandido; laite—tomar; haila—era; mana—la intención.
«Mi padre salió a visitar los lugares sagrados de peregrinaje con mucho dinero encima. Al ver el dinero, ese bandido decidió robárselo.
CC Madhya 5.60 «Mi padre y ese hombre iban solos. Ese bandido puso en la comida de mi padre una droga llamada dhuturā, y así le hizo enloquecer.
CC Madhya 5.61 «Este bandido le robó a mi padre todo su dinero y luego dijo que fue un ladrón quien se lo había robado. Ahora reclama que mi padre le ha prometido en caridad la mano de su hija.
CC Madhya 5.62 «Todos los aquí reunidos sois hombres de bien. Por favor, juzgad si es adecuado que la hija de mi padre le sea ofrecida a ese brāhmaṇa pobre.»
CC Madhya 5.63 Al escuchar esas palabras, todos los allí reunidos empezaron a dudar. Ciertamente consideraban posible que alguien abandonase los principios religiosos ante el atractivo de las riquezas.
CC Madhya 5.64 En ese momento, el brāhmaṇa joven dijo: «Mis queridos caballeros, escuchad, por favor. Para salir airoso en su argumentación, ese hombre está mintiendo.
CC Madhya 5.65 «Este brāhmaṇa se sentía muy satisfecho de mi servicio, y, porque así lo tuvo a bien, me dijo: “Te prometo que te daré la mano de mi hija”.
CC Madhya 5.66 «Al escuchar aquello, yo se lo prohibí, diciéndole: “¡Oh, el mejor de los brāhmaṇas!, yo no soy un marido adecuado para su hija.
CC Madhya 5.67 «“Mientras que usted es un sabio erudito, un hombre rico que pertenece a una familia aristocrática, yo soy un pobre hombre, sin educación ni aspiraciones de aristocracia.”
CC Madhya 5.68 «Pero él insistió. Una y otra vez me pidió que aceptase su propuesta, diciendo: “Te he dado la mano de mi hija. Por favor, acéptala”.
CC Madhya 5.69 «Yo entonces le dije: “Escuche, por favor. Usted es un brāhmaṇa erudito. Su esposa, sus amigos y sus familiares nunca estarán de acuerdo con esa propuesta.
CC Madhya 5.70 «“Mi querido señor, nunca podrá cumplir su promesa. Romperá su promesa.” Sin embargo, el brāhmaṇa insistió una y otra vez en sostener su promesa.
CC Madhya 5.71 «“Te he ofrecido la mano de mi hija. Deja de dudar. Es mi hija y te la daré a ti. ¿Quién me lo puede prohibir?”
CC Madhya 5.72 «En ese momento concentré mi mente y pedí al brāhmaṇa que hiciera la promesa ante la Deidad de Gopāla.
CC Madhya 5.73 «Este caballero dijo entonces ante la Deidad de Gopāla: “Mi querido Señor, por favor, Tú eres testigo de que he ofrecido a este brāhmaṇa la mano de mi hija en caridad”.
CC Madhya 5.74 Aceptando como testigo a la Deidad de Gopāla, ofrecí la siguiente oración a Sus pies de loto.
CC Madhya 5.75 «“Si más tarde este brāhmaṇa duda en entregarme su hija, mi querido Señor, yo Te llamaré como testigo. Por favor, ten esto bien presente”.
CC Madhya 5.76 «Por lo tanto, en este trato he citado a una gran personalidad. He pedido al Dios Supremo que sea mi testigo. El mundo entero acepta las palabras de la Suprema Personalidad de Dios.»
CC Madhya 5.77-78 Aprovechando la oportunidad, el brāhmaṇa mayor se apresuró a confirmar que eso era realmente cierto. El brāhmaṇa dijo: «Si Gopāla en persona viene aquí y actúa como testigo, tened por seguro que daré la mano de mi hija al joven brāhmaṇa».Su hijo asintió inmediatamente diciendo: «Sí, es una buena solución».
CC Madhya 5.79 El brāhmaṇa mayor pensaba: «El Señor Kṛṣṇa es muy misericordioso. Sin duda alguna vendrá a dar fe de mi palabra».
CC Madhya 5.80 El hijo ateo pensaba: «Es imposible que Gopāla venga a hacer de testigo». Pensando así, padre e hijo dieron su consentimiento.
CC Madhya 5.81 El brāhmaṇa joven aprovechó la oportunidad para decir: «Por favor, poned esto por escrito, de modo que no volváis a cambiar vuestra palabra de honor».
CC Madhya 5.82 Los allí reunidos pusieron el acuerdo por escrito, y, tomando las firmas de conformidad de ambas partes, sirvieron de mediadores.
CC Madhya 5.83 El brāhmaṇa joven dijo entonces: «¿Podríais, por favor, escucharme una vez más, caballeros? Sin duda, este anciano brāhmaṇa es ciertamente veraz y es un seguidor de los principios religiosos.
CC Madhya 5.84 «Él no deseaba romper su promesa, pero por temor a que sus familiares se suicidasen, se apartó de la verdad.
CC Madhya 5.85 «En virtud del piadoso carácter de este anciano brāhmaṇa, llamaré como testigo a la Suprema Personalidad de Dios. Así, mantendré intacta la verdad de su promesa.»
CC Madhya 5.86 Al escuchar la enfática afirmación del brāhmaṇa joven, algunos ateos que allí se encontraban hicieron bromas. Sin embargo, también hubo quien dijo: «Al fin y al cabo, el Señor es misericordioso y, si quiere, puede venir».
CC Madhya 5.87 Concluida la asamblea, el joven brāhmaṇa partió hacia Vṛndāvana. Al llegar allí, después de ofrecer respetuosas reverencias a la Deidad, Le narró lo ocurrido con todo detalle.
CC Madhya 5.88 El brāhmaṇa joven dijo: «Mi Señor, Tú eres el protector de la cultura brahmínica, y eres, además, muy misericordioso. Por ello Te pido que tengas la bondad de mostrar Tu gran misericordia protegiendo los principios religiosos de estos dos brāhmaṇas.
CC Madhya 5.89 «Mi querido Señor, yo no pienso en la felicidad de casarme con la hija del brāhmaṇa. Solamente pienso en que el brāhmaṇa ha roto su promesa, y eso me causa mucho dolor.»
CC Madhya 5.90 El joven brāhmaṇa continuó: «Mi querido Señor, Tú eres muy misericordioso y lo sabes todo. Por eso Te pido que actúes como testigo en este asunto. Una persona que se niega a actuar como testigo pese a conocer la realidad de los hechos se implica en actividades pecaminosas».
CC Madhya 5.91 El Señor Kṛṣṇa contestó: «Mi querido brāhmaṇa, vuelve a tu casa y convoca a todos los hombres en asamblea. En esa asamblea, trata simplemente de recordarme.
CC Madhya 5.92 «Ciertamente, Yo apareceré allí, y en ese momento protegeré vuestro honor de brāhmaṇas actuando como testigo de la promesa.»
CC Madhya 5.93 El joven brāhmaṇa contestó: «Mi querido Señor, aunque aparezcas allí como una Deidad de Viṣṇu de cuatro brazos, ninguna de esas personas creerá en Tus palabras.
CC Madhya 5.94 «La gente sólo escuchará Tu testimonio si vas allí con esta forma de Gopāla y hablas con Tu hermoso rostro.»
CC Madhya 5.95 El Señor Kṛṣṇa dijo: «¿Dónde se ha visto una Deidad que vaya caminando de un lugar a otro?».
El brāhmaṇa contestó: «Eso es verdad, pero, ¿cómo es que me estás hablando Tú, que eres una Deidad?
CC Madhya 5.96 «Mi querido Señor, Tú no eres una estatua; eres directamente el hijo de Mahārāja Nanda. Ahora, por el bien del viejo brāhmaṇa, puedes hacer algo que nunca antes has hecho.»
CC Madhya 5.97 Śrī Gopālajī entonces sonrió y dijo: «Mi querido brāhmaṇa, escúchame, por favor. Iré contigo; te seguiré caminando».
CC Madhya 5.98 El Señor continuó: «No trates de volverte para verme. Tan pronto como lo hagas, Me quedaré inmóvil, y no daré un paso más.
CC Madhya 5.99 «Sabrás que voy caminando tras de ti por el sonido de Mis campanitas tobilleras.
CC Madhya 5.100 «Cocina diariamente un kilo de arroz y ofrécelo. Yo comeré el arroz y caminaré detrás de ti.»
CC Madhya 5.101 Al día siguiente, el brāhmaṇa pidió permiso a Gopāla y partió hacia su país. Gopāla le siguió, paso a paso.
CC Madhya 5.102 El joven brāhmaṇa escuchaba el tintineo de las campanitas tobilleras de Gopāla, que le iba siguiendo. El brāhmaṇa se sentía muy complacido, y cocinaba para Gopāla un arroz de primera calidad.
CC Madhya 5.103 El joven brāhmaṇa caminó y caminó de ese modo hasta que llegó de nuevo a su país. Ya muy cerca de su aldea, pensó lo siguiente.
CC Madhya 5.104 «Ahora que he regresado a mi aldea, iré a mi casa y diré a todos que el testigo ya ha llegado.»
CC Madhya 5.105 El brāhmaṇa pensó entonces que la gente no creería que la Deidad de Gopāla había venido con él mientras no Le viesen con sus propios ojos. «Pero si Gopāla Se queda aquí —pensó—, tampoco hay nada que temer.»
CC Madhya 5.106 Con este pensamiento, el brāhmaṇa se volvió y vio a Gopāla, la Suprema Personalidad de Dios, que, de pie, le sonreía.
CC Madhya 5.107 El Señor dijo al brāhmaṇa: «Ahora puedes ir a casa. Me quedaré aquí y no Me marcharé».
CC Madhya 5.108 El joven brāhmaṇa fue entonces al pueblo e informó a todos de la llegada de Gopāla. Al escucharle, todos quedaron asombrados.
CC Madhya 5.109 Todos los habitantes del pueblo fueron a ver al testigo Gopāla, y cuando vieron que el Señor estaba realmente allí, Le ofrecieron respetuosas reverencias.
CC Madhya 5.110 Cuando llegaron al lugar, todos se sintieron muy complacidos de ver la belleza de Gopāla, y cuando supieron que había llegado hasta allí caminando, se sorprendieron mucho.
CC Madhya 5.111 El brāhmaṇa mayor, muy complacido, se adelantó e, inmediatamente, se postró ante Gopāla, tendido en el suelo como una vara.
CC Madhya 5.112 Así, en presencia de todos los habitantes del lugar, el Señor Gopāla dio testimonio de que el brāhmaṇa mayor había ofrecido su hija en caridad al joven brāhmaṇa.
CC Madhya 5.113 Una vez celebrada la ceremonia de matrimonio, el Señor dijo a los dos brāhmaṇas: «Vosotros dos, ¡oh, brāhmaṇas!, sois Mis sirvientes eternos, vida tras vida».
CC Madhya 5.114 El Señor continuó: «Me he sentido muy complacido de vuestro amor a la verdad. Ahora podéis pedirme una bendición». Así, con gran placer, los dos brāhmaṇas pidieron una bendición.
CC Madhya 5.115 Los brāhmaṇas dijeron: «Por favor, quédate aquí para que, en todo el mundo, la gente sepa lo misericordioso que eres con Tus sirvientes».
CC Madhya 5.116 El Señor Gopāla Se quedó, y los dos brāhmaṇas se ocuparon en Su servicio. Al enterarse de lo ocurrido, mucha gente de muchos países iba a ver a Gopāla.
CC Madhya 5.117 Esta maravillosa historia llegó un día a oídos del rey del país. El rey fue también a ver a Gopāla y se sintió muy satisfecho.
CC Madhya 5.118 El rey construyó un hermoso templo, donde se ofreció servicio en forma regulada. Gopāla Se hizo muy famoso con el nombre de Sākṣi-gopāla [Gopāla el testigo].
CC Madhya 5.119 Fue así como Sākṣi-gopāla Se quedó en Vidyānagara y aceptó servicio durante muchísimo tiempo.
CC Madhya 5.120 Más tarde, hubo una guerra, y el país fue conquistado por el rey Puruṣottama-deva de Orissa.
CC Madhya 5.121 Este rey venció al rey de Vidyānagara y tomó posesión de su trono, el Māṇikya-siṁhāsana, que estaba adornado con muchas joyas.
CC Madhya 5.122 El rey Puruṣottama-deva era un gran devoto, muy avanzado en la civilización de los āryas, y suplicó a los pies de loto de Gopāla: «Por favor, ven a mi reino».
CC Madhya 5.123 Cuando el rey Le pidió que fuese a su reino, Gopāla, que ya Se sentía endeudado con su servicio devocional, aceptó su oración. Así, el rey regresó a Kaṭaka llevando consigo a la Deidad de Gopāla.
CC Madhya 5.124 Después de conquistar el trono Māṇikya, el rey Puruṣottamadeva lo llevó a Jagannātha Purī y Se lo obsequió al Señor Jagannātha. Mientras tanto, estableció la adoración regulada de la Deidad de Gopāla en Kaṭaka.
CC Madhya 5.125 Cuando la Deidad de Gopāla estuvo instalada en Kaṭaka, la reina consorte de Puruṣottama-deva fue a verla y, con mucha devoción, Le obsequió todo tipo de adornos.
CC Madhya 5.126 La reina llevaba en la nariz una perla muy valiosa y, deseando dársela a Gopāla, empezó a pensar de la siguiente manera.
CC Madhya 5.127 «Si la Deidad tuviese un agujero en la nariz, podría ponerle esta perla.»
CC Madhya 5.128 Pensando así, la reina ofreció reverencias a Gopāla y regresó a su palacio. Esa noche soñó que Gopāla Se le aparecía y le hablaba de la siguiente manera.
CC Madhya 5.129 «En Mi infancia, Mi madre Me hizo un agujero en la nariz y, con mucho esfuerzo, Me insertó en él una perla.
CC Madhya 5.130 «Todavía tengo ese agujero; puedes utilizarlo para poner en él la perla que deseaste darme.»
CC Madhya 5.131 Al despertar, la reina contó a su esposo, el rey, el sueño que había tenido, y ambos consortes fueron al templo con la perla.
CC Madhya 5.132 Al ver el agujero en la nariz de la Deidad, Le insertaron la perla y, muy complacidos, celebraron un gran festival.
CC Madhya 5.133 Desde entonces, Gopāla ha permanecido en la ciudad de Kaṭaka [Cuttak], y se Le ha conocido siempre con el nombre de Sākṣi-gopāla.
CC Madhya 5.134 Śrī Caitanya Mahāprabhu escuchó así la narración de las actividades de Gopāla. Tanto Él como Sus devotos personales Se sintieron muy complacidos.
CC Madhya 5.135 Cuando Śrī Caitanya Mahāprabhu estaba sentado ante la Deidad de Gopāla, todos los devotos vieron que Él y la Deidad tenían la misma forma.
CC Madhya 5.136 Ambos eran del mismo color, y ambos tenían el mismo cuerpo gigantesco. Ambos vestían de azafrán, y ambos Se mostraban muy graves.
CC Madhya 5.137 Los devotos veían que ambos, el Señor Caitanya Mahāprabhu y Gopāla, eran brillantes y refulgentes, y tenían ojos como flores de loto. Ambos estaban absortos en éxtasis, y Sus caras eran como la Luna llena.
CC Madhya 5.138 Cuando vio la semejanza entre la Deidad de Gopāla y Śrī Caitanya Mahāprabhu, Nityānanda lo comentó con los devotos, y todos sonrieron.
CC Madhya 5.139 Así, muy complacido, el Señor Śrī Caitanya Mahāprabhu pasó aquella noche en el templo. Por la mañana, después de ver la ceremonia de maṅgala-ārati, prosiguió Su viaje.
CC Madhya 5.140 [En su libro Caitanya-bhāgavata] Śrīla Vṛndāvana dāsa Ṭhākura ha descrito vívidamente los lugares que el Señor visitó en Su camino a Bhuvaneśvara.
CC Madhya 5.141 Cuando llegó a Kamalapura, Śrī Caitanya Mahāprabhu Se bañó en el río Bhārgīnadī y dejó Su vara de sannyāsa a cuidado del Señor Nityānanda.
CC Madhya 5.142-143 Mientras el Señor Caitanya Mahāprabhu visitaba el templo del Señor Śiva conocido con el nombre de Kapoteśvara, Nityānanda Prabhu, que guardaba Su vara de sannyāsa, la rompió en tres trozos y la tiró al río Bhārgīnadī. Más tarde, el río recibió el nombre de Daṇḍa-bhāṅgā-nadī.
CC Madhya 5.144 Cuando vio el templo de Jagannātha a lo lejos, Śrī Caitanya Mahāprabhu Se llenó de éxtasis inmediatamente. Después de ofrecer reverencias al templo, danzó con el éxtasis del amor por Dios.
CC Madhya 5.145 Todos los devotos que acompañaban al Señor Caitanya se llenaron también de éxtasis; así absortos en amor por Dios, siguieron el camino principal danzando y cantando.
CC Madhya 5.146 Śrī Caitanya Mahāprabhu reía, lloraba, danzaba y emitía muchas vibraciones y sonidos de éxtasis. El templo sólo estaba a diez kilómetros, pero a Él la distancia Le parecían miles de kilómetros.
CC Madhya 5.147 Así, caminando y caminando, el Señor llegó al lugar llamado Āṭhāranālā. Al llegar allí, expresó Su conciencia externa dirigiéndose a Śrī Nityānanda Prabhu.
CC Madhya 5.148 Después de recuperar la conciencia externa, el Señor Caitanya Mahāprabhu pidió al Señor Nityānanda Prabhu: «Por favor, devuélveme Mi vara».
Nityānanda Prabhu entonces contestó: «Se ha roto en tres pedazos».
CC Madhya 5.149 Nityānanda Prabhu dijo: «En Tu éxtasis, Te caíste. Yo traté de sostenerte, pero nos caímos los dos sobre la vara.
CC Madhya 5.150 «Bajo Nuestro peso, la vara se rompió. No tengo ni idea de dónde han ido a parar los trozos.
CC Madhya 5.151 «Ciertamente, si Tu vara se ha roto se debe a Mi ofensa. Ahora puedes castigarme por ello como estimes conveniente.»
CC Madhya 5.152 Al escuchar la historia de cómo se había roto Su vara de sannyāsa, el Señor expresó cierta tristeza y, un poco enfadado, dijo lo siguiente.
CC Madhya 5.153 Caitanya Mahāprabhu dijo: «Ha sido para Mí un gran beneficio que Me trajerais a Nīlācala. Sin embargo, esa vara era Mi única posesión, y no la habéis guardado.
CC Madhya 5.154 «Así pues, id a ver al Señor Jagannātha delante o detrás de Mí, pero Yo no iré con vosotros.»
CC Madhya 5.155 Mukunda Datta dijo a Śrī Caitanya Mahāprabhu: «Mi Señor, Tú debes ir primero y permitir que los demás Te sigamos. No iremos contigo».
CC Madhya 5.156 Śrī Caitanya Mahāprabhu comenzó entonces a caminar muy rápido por delante de todos los demás devotos. Nadie podía comprender las verdaderas intenciones de los dos Señores, Caitanya Mahāprabhu y Nityānanda Prabhu.
CC Madhya 5.157 Los devotos no podían comprender por qué Nityānanda Prabhu había roto la vara, por qué Śrī Caitanya Mahāprabhu Le había permitido hacerlo, ni por qué, después de permitírselo, Se había enfadado.
CC Madhya 5.158 El pasatiempo en que Nityānanda rompió la vara de sannyāsa es muy profundo. Sólo aquel cuya devoción esté fija en los pies de loto de los dos Señores puede entenderlo.
CC Madhya 5.159 Las glorias del Señor Gopāla, que es misericordioso con los brāhmaṇas, son muy grandes. Nityānanda Prabhu narró la historia de Sākṣi-gopāla, y Śrī Caitanya Mahāprabhu la escuchó.
CC Madhya 5.160 Quien escuche con fe y amor esta narración del Señor Gopāla, alcanzará muy pronto los pies de loto del Señor Gopāla.
CC Madhya 5.161 Orando a los pies de loto de Śrī Rūpa y Śrī Raghunātha, deseando siempre su misericordia, yo, Kṛṣṇadāsa, narro el Śrī Caitanya-caritāmṛta, siguiendo sus pasos.