CC Madhya 4.87

sakala brāhmaṇe purī vaiṣṇava karila
sei sei sevā-madhye sabā niyojila
Palabra por palabra: 
sakala brāhmaṇe — a todos los brāhmaṇas allí presentes; purī — Mādhavendra Purī Gosvāmī; vaiṣṇava karila — elevó a la posición de vaiṣṇavas; sei sei — bajo distintas divisiones; sevā-madhye — en ofrecer servicio; sabā — todos ellos; niyojila — fueron ocupados.
Traducción: 
En esa ocasión, Mādhavendra Purī inició a todos los brāhmaṇas allí presentes en el culto vaiṣṇava, y les ocupó en diversos servicios.
Significado: 

SIGNIFICADO: En las Escrituras se afirma: ṣaṭ-karma-nipuṇo vipro mantra-tantra-viśāradaḥ. Un brāhmaṇa cualificado debe ser experto en cumplir con los deberes prescritos de los brāhmaṇas. Sus deberes son las seis ocupaciones brahmínicas que se mencionan en las Escrituras. Paṭhana significa que el brāhmaṇa debe estar versado en las Escrituras védicas. También debe ser capaz de enseñar a otros a estudiar las Escrituras védicas. Eso se denomina pāṭhana. Debe, además, ser experto en adorar a las diferentes deidades y en celebrar los rituales védicos (yajana). Bajo este principio de yajana, el brāhmaṇa, como cabeza de la sociedad, celebra todos los rituales védicos para los kṣatriyas, vaiśyas y śūdras. Eso se denomina yājana, asistir a otros en la celebración de ceremonias. Los dos elementos restantes son dāna y pratigraha. El brāhmaṇa acepta todo tipo de donaciones (pratigraha) de sus seguidores (a saber: los kṣatriyas, vaiśyas y śūdras). Sin embargo, no se guarda todo el dinero. Sólo se queda con lo imprescindible; el resto lo da a otros como caridad (dāna).

Para que pueda adorar a la Deidad, ese brāhmaṇa cualificado debe ser un vaiṣṇava. La posición del vaiṣṇava es, por lo tanto, superior a la del brāhmaṇa. El ejemplo que Mādhavendra Purī da en este verso nos confirma que un brāhmaṇa, aunque sea muy experto, no puede actuar como sacerdote o servidor de la mūrti de Viṣṇu a no ser que reciba iniciación en el vaiṣṇava-mantra. Después de instalar la Deidad de Gopāla, Mādhavendra Purī inició a todos los brāhmaṇas en el vaiṣṇavismo. Seguidamente les asignó distintos tipos de servicio a la Deidad. Desde las cuatro de la mañana hasta las diez de la noche (desde maṅgala-ārātrika hasta śayana-ārātrika), debe haber un mínimo de cinco o seis brāhmaṇas que cuiden de la Deidad. En el templo se realizan seis ārātrikas; cada poco tiempo se ofrecen alimentos a la Deidad, y se reparte el prasāda. Ése es el método de adoración de la Deidad conforme a las reglas y regulaciones establecidas por los maestros que nos han precedido. Nuestra sampradāya pertenece a la sucesión discipular de Mādhavendra Purī, que pertenecía a la Madhva-sampradāya. Seguimos la sucesión discipular de Śrī Caitanya Mahāprabhu, que fue iniciado por Śrī Īśvara Purī, un discípulo de Mādhavendra Purī. Por esa razón, nuestra sampradāya recibe el nombre de Madhva-Gauḍīya-sampradāya. Conforme a ello, debemos seguir cuidadosamente los pasos de Śrī Mādhavendra Purī y estudiar el modo en que instaló la Deidad de Gopāla en lo alto de la colina Govardhana, cómo organizó y celebró la ceremonia Annakūṭa en un solo día, etc. Las actividades de Mādhavendra Purī deben ser la pauta a seguir con respecto a las Deidades que instalamos en América y en los países ricos de Europa. Todos los servidores de la Deidad deben estar estrictamente cualificados como brāhmaṇas, y, en particular, deben ocuparse en la costumbre vaiṣṇava de ofrecer todo el prasādam que sea posible, y deben distribuirlo entre los devotos que visitan el templo para ver al Señor.