New version available here: vedabase.io

Madhya 17: El Señor viaja a Vṛndāvana

En su Amṛta-pravāha-bhāṣya, Bhaktivinoda Ṭhākura da el siguiente resumen del Capítulo Diecisiete. Tras asistir a la ceremonia de Ratha-yātrā de Śrī Jagannātha, Śrī Caitanya Mahāprabhu decidió partir hacia Vṛndāvana. Śrī Rāmānanda Rāya y Svarūpa Dāmodara Gosvāmī escogieron a un brāhmaṇa, Balabhadra Bhaṭṭācārya, para que fuese el asistente personal del Señor. Por la mañana temprano, antes de salir el Sol, el Señor partió hacia la ciudad de Kaṭaka. Al norte de Kaṭaka, Se internó en un espesa selva, donde encontró muchos tigres y elefantes, a los que ocupó en cantar el mahā-mantra Hare Kṛṣṇa. Siempre que tenía ocasión de visitar algún pueblo, pedía limosna y conseguía un poco de arroz y verduras. Si no había pueblos, cocinaba el arroz que Le quedaba y las hierbas comestibles que recogía en la selva. Śrī Caitanya Mahāprabhu estaba muy complacido con el comportamiento de Balabhadra Bhaṭṭācārya.

De ese modo, el Señor atravesó la selva de Jhārikhaṇḍa hasta que, finalmente, llegó a Vārāṇasī. Después de bañarse en el Maṇikarṇikā-ghāṭa, en Vārāṇasī, Se encontró con Tapana Miśra, quien llevó al Señor a su casa y, respetuosamente, Le ofreció un cómodo alojamiento. En Vārāṇasī, Śrī Caitanya Mahāprabhu recibió también el servicio de Su viejo amigo Vaidya Candraśekhara. Al ver el modo de actuar de Śrī Caitanya Mahāprabhu, un brāhmaṇa de Maharashtra lo comentó con Prakāśānanda Sarasvatī, el líder de los sannyāsīs māyāvādīs. Prakāśānanda criticó las actividades del Señor. Ello causó gran tristeza al brāhmaṇa de Maharashtra, quien explicó lo ocurrido a Śrī Caitanya Mahāprabhu y Le preguntó por qué los sannyāsīs māyāvādīs no pronunciaban el santo nombre de Kṛṣṇa. Como respuesta, Śrī Caitanya Mahāprabhu dijo que eran ofensores y que no había que relacionarse con ellos. De ese modo, el Señor otorgó Sus bendiciones al brāhmaṇa.

A continuación, Śrī Caitanya Mahāprabhu pasó por Prayāga y Mathurā, y allí almorzó en casa de un brāhmaṇa sānoḍiyā, discípulo de Mādhavendra Purī. Almorzando en casa del brāhmaṇa, le concedió Sus bendiciones. A continuación, el Señor visitó los doce bosques de Vṛndāvana, lleno de un gran amor extático. Mientras recorría los bosques de Vṛndāvana, escuchaba el gorjeo de los loros y de otras aves.

CC Madhya 17.1 En el camino a Vṛndāvana, el Señor Śrī Caitanya Mahāprabhu pasó por el bosque de Jhārikhaṇḍa e hizo cantar el mahā-mantra Hare Kṛṣṇa y danzar a todos los tigres, elefantes, ciervos y aves. Así, todos esos animales quedaron abrumados de amor extático.
CC Madhya 17.2 ¡Toda gloria a Śrī Caitanya Mahāprabhu! ¡Toda gloria al Señor Nityānanda! ¡Toda gloria a Advaitacandra! ¡Y toda gloria a todos los devotos del Señor!
CC Madhya 17.3 Cuando llegó el otoño, Śrī Caitanya Mahāprabhu decidió ir a Vṛndāvana. En un lugar solitario, Se reunió con Rāmānanda Rāya y Svarūpa Dāmodara Gosvāmī para consultarles al respecto.
CC Madhya 17.4 El Señor pidió a Rāmānanda Rāya y a Svarūpa Dāmodara Gosvāmī que Le ayudasen a ir a Vṛndāvana.
CC Madhya 17.5 Śrī Caitanya Mahāprabhu dijo: «Saldré por la mañana temprano e iré de incógnito, siguiendo el camino de la selva. Iré solo; no llevaré a nadie conmigo.
CC Madhya 17.6 «Si alguien quiere seguirme, detenedle, por favor. No quiero que nadie Me acompañe.
CC Madhya 17.7 «Por favor, dadme de buena gana vuestro permiso y no os sintáis tristes. Si sois felices, también Yo seré feliz en Mi camino a Vṛndāvana.»
CC Madhya 17.8 Al escuchar esto, Rāmānanda Rāya y Svarūpa Dāmodara Gosvāmī contestaron: «Querido Señor, Tú eres completamente independiente. Como no dependes de nadie, harás lo que desees.
CC Madhya 17.9 «Querido Señor, escucha, por favor, lo único que Te pedimos. Has dicho que nuestra felicidad Te hará feliz a Ti también. Son Tus propias palabras.
CC Madhya 17.10 «Si quisieras aceptarnos un único ruego, nos sentiríamos sumamente felices.
CC Madhya 17.11 «Señor nuestro, por favor, lleva contigo a un buen brāhmaṇa. Él pedirá limosna para Ti, cocinará para Ti, Te dará prasādam y llevará Tu cántaro de agua durante el viaje.
CC Madhya 17.12 «Cuando vayas por la jungla, no habrá ningún brāhmaṇa de quien puedas recibir Tu almuerzo. Así pues, permite, por favor, que Te acompañe al menos un brāhmaṇa puro.»
CC Madhya 17.13 Śrī Caitanya Mahāprabhu dijo: «No llevaré conmigo a ninguno de Mis devotos íntimos, pues, si Me decido por alguien, todos los demás se sentirán desdichados.
CC Madhya 17.14 «Debe ser alguien nuevo, y debe tener una mente pacífica. Si encontrase a alguien así, consentiría en llevarle conmigo.»
CC Madhya 17.15 Svarūpa Dāmodara dijo entonces: «Con nosotros está Balabhadra Bhaṭṭācārya, que siente un gran amor por Ti. Es un sabio erudito y honesto, de conciencia espiritual avanzada.
CC Madhya 17.16 «Vino contigo de Bengala al principio, y tiene el deseo de visitar y ver todos los lugares sagrados de peregrinaje.
CC Madhya 17.17 «Además, puedes llevar a otro brāhmaṇa para que sea Tu sirviente en el camino y se encargue de Tu comida.
CC Madhya 17.18 «Si puedes llevarle contigo a él también, seremos muy felices. Ciertamente, acompañado de dos personas, cruzarás la selva sin mayor dificultad ni inconveniente.
CC Madhya 17.19 «El otro brāhmaṇa puede llevarte la ropa y el cántaro de agua, y Balabhadra Bhaṭṭācārya pedirá limosna y cocinará para Ti.»
CC Madhya 17.20 De ese modo, Śrī Caitanya Mahāprabhu aceptó la petición de Svarūpa Dāmodara Paṇḍita y consintió en llevar con Él a Balabhadra Bhaṭṭācārya.
CC Madhya 17.21 La noche anterior, Śrī Caitanya Mahāprabhu había visitado al Señor Jagannātha y recibido Su permiso. Ahora, cuando ya la noche tocaba a su fin, el Señor Se levantó y partió inmediatamente, sin que nadie Le viera.
CC Madhya 17.22 Como el Señor Se había marchado, los devotos, al no verle por la mañana temprano, se pusieron a buscarle con gran ansiedad.
CC Madhya 17.23 Todos los devotos buscaban al Señor, pero Svarūpa Dāmodara les hizo desistir. Conociendo la mente de Śrī Caitanya Mahāprabhu, todos guardaron silencio.
CC Madhya 17.24 El Señor, en lugar de caminar por la muy transitada vía pública, fue dando un rodeo. Así entró en la selva, dejando a Su derecha la ciudad de Kaṭaka.
CC Madhya 17.25 Cuando iba por la solitaria selva cantando el santo nombre de Kṛṣṇa, los tigres y los elefantes, al verle, Le dejaban paso.
CC Madhya 17.26 Mientras el Señor andaba por la jungla lleno de éxtasis, acudían a Él manadas de tigres, elefantes, rinocerontes y jabalíes, y el Señor pasaba directamente en medio de ellos.
CC Madhya 17.27 Balabhadra Bhaṭṭācārya sentía mucho miedo al verles, pero, por la influencia de Śrī Caitanya Mahāprabhu, todos los animales se hacían a un lado.
CC Madhya 17.28 Un día había un tigre acostado en el camino, y Śrī Caitanya Mahāprabhu, que caminaba lleno de amor extático, le tocó con los pies.
CC Madhya 17.29 El Señor dijo: «¡Canta el santo nombre de Kṛṣṇa!». El tigre se levantó inmediatamente y se puso a danzar y a cantar: «¡Kṛṣṇa! ¡Kṛṣṇa!».
CC Madhya 17.30 Otro día, mientras Śrī Caitanya Mahāprabhu Se bañaba en un río, una manada de elefantes enloquecidos bajó a beber agua.
CC Madhya 17.31 Mientras el Señor Se bañaba y murmuraba el mantra gāyatrī, los elefantes llegaron ante Él. El Señor inmediatamente les salpicó con agua y les pidió que cantasen el nombre de Kṛṣṇa.
CC Madhya 17.32 Los elefantes cuyos cuerpos fueron tocados por el agua que el Señor les había salpicado empezaron a decir: «¡Kṛṣṇa! ¡Kṛṣṇa!», y a danzar y cantar en éxtasis.
CC Madhya 17.33 Algunos elefantes caían al suelo, y algunos bramaban de éxtasis. Al ver esto, Balabhadra Bhaṭṭācārya estaba completamente atónito.
CC Madhya 17.34 A veces, mientras cruzaba la selva, Śrī Caitanya Mahāprabhu cantaba en voz muy alta. Al escuchar Su dulce voz, todos los ciervos se Le acercaban.
CC Madhya 17.35 Escuchando la poderosa vibración del Señor, todos los ciervos Le seguían, a derecha e izquierda. Lleno de curiosidad, el Señor recitaba un verso mientras les acariciaba.
CC Madhya 17.36 «“Benditos sean todos estos tontos ciervos, pues se han acercado al hijo de Mahārāja Nanda, que está suntuosamente vestido y toca Su flauta. En verdad, ciervos y gamos adoran al Señor con miradas llenas de amor y de afecto.”»
CC Madhya 17.37 Mientras Śrī Caitanya Mahāprabhu pasaba por la selva, vinieron cinco o siete tigres. Uniéndose a los ciervos, los tigres siguieron también al Señor.
CC Madhya 17.38 Al ver a los tigres y los ciervos siguiéndole, Śrī Caitanya Mahāprabhu recordó inmediatamente la tierra de Vṛndāvana. Entonces recitó un verso acerca de la naturaleza trascendental de Vṛndāvana.
CC Madhya 17.39 «“Vṛndāvana es la morada trascendental del Señor. Allí no hay hambre, ira ni sed. Los seres humanos y los animales salvajes, que por naturaleza se tienen enemistad, viven juntos allí, unidos por una amistad trascendental.”»
CC Madhya 17.40 Cuando Śrī Caitanya Mahāprabhu dijo: «Cantad “¡Kṛṣṇa! ¡Kṛṣṇa!”», los tigres y los ciervos se pusieron a cantar «¡Kṛṣṇa!» y a bailar.
CC Madhya 17.41 Al ver a todos los tigres y los ciervos danzar y saltar, Balabhadra Bhaṭṭācārya no podía salir de su asombro.
CC Madhya 17.42 En verdad, los tigres y ciervos se abrazaban entre sí y, tocándose la boca, se besaban.
CC Madhya 17.43 Al ver aquella divertida situación, Śrī Caitanya Mahāprabhu sonrió. Finalmente, dejó a los animales y continuó Su camino.
CC Madhya 17.44 Los pavos reales y otras aves que vieron a Śrī Caitanya Mahāprabhu comenzaron a seguirle, cantando y danzando, enloquecidos con el santo nombre de Kṛṣṇa.
CC Madhya 17.45 Cuando el Señor cantó en voz alta «¡Haribol!», los árboles y enredaderas se llenaron de júbilo al oírle.
CC Madhya 17.46 De ese modo, todas las entidades vivientes de la selva de Jhārikhaṇḍa —unas móviles y otras inmóviles— enloquecieron al escuchar la vibración del santo nombre del Señor Kṛṣṇa de labios de Śrī Caitanya Mahāprabhu.
CC Madhya 17.47 En todas las aldeas por donde pasó el Señor y en todos los lugares en que descansó durante Su viaje, todas las gentes se purificaron y vieron surgir en ellas el amor extático por Dios.
CC Madhya 17.48-49 Una persona escuchaba el canto del santo nombre de labios de Śrī Caitanya Mahāprabhu, y alguien, a su vez, lo escuchaba de esa persona; nuevamente, un tercero lo escuchaba del anterior; así, con esa sucesión discipular, todos los habitantes de todas las regiones se volvieron vaiṣṇavas. De ese modo, todos cantaron los santos nombres de Kṛṣṇa y Hari, y danzaron, lloraron y sonrieron.
CC Madhya 17.50 El Señor no manifestaba siempre Su éxtasis. Por temor de las grandes multitudes, mantenía Su éxtasis oculto.
CC Madhya 17.51 Aunque Śrī Caitanya Mahāprabhu no manifestaba Su natural amor extático, sólo con verle y escucharle, todos se volvían devotos puros.
CC Madhya 17.52 De ese modo, Śrī Caitanya Mahāprabhu recorrió personalmente Bengala, Bengala Oriental, Orissa y los países del sur, y liberó a toda clase de personas propagando el proceso de conciencia de Kṛṣṇa.
CC Madhya 17.53 Cuando Śrī Caitanya Mahāprabhu pasó por Jhārikhaṇḍa, camino a Mathurā, vio que la gente era prácticamente incivilizada y que carecían de conciencia de Dios.
CC Madhya 17.54 Śrī Caitanya Mahāprabhu dio la oportunidad de cantar el santo nombre y elevarse al plano del amor extático incluso a los bhillas. De ese modo, les liberó a todos. ¿Quién tiene el poder de comprender los trascendentales pasatiempos del Señor?
CC Madhya 17.55 Mientras pasaba por el bosque de Jhārikhaṇḍa, Śrī Caitanya Mahāprabhu estaba convencido de que aquel lugar era Vṛndāvana. Si atravesaba montañas, creía que eran Govardhana.
CC Madhya 17.56 Del mismo modo, siempre que veía un río, Śrī Caitanya Mahāprabhu creía inmediatamente que era el río Yamunā. Así cruzaba la selva lleno de amor extático, y danzaba y caía al suelo llorando.
CC Madhya 17.57 Por el camino, Balabhadra Bhaṭṭācārya recogía toda clase de hierbas comestibles, raíces y frutas donde fuera posible.
CC Madhya 17.58 Siempre que Śrī Caitanya Mahāprabhu visitaba un pueblo, algunos brāhmaṇas —cinco o siete— venían a pedir al Señor que aceptara sus invitaciones.
CC Madhya 17.59 Algunas personas traían cereales y se los daban a Balabhadra Bhaṭṭācārya. Otros traían leche y yogur, y otros ghī y azúcar.
CC Madhya 17.60 En algunos pueblos no había brāhmaṇas; sin embargo, devotos nacidos en familias que no eran de brāhmaṇas venían a pedir a Balabhadra Bhaṭṭācārya que aceptase su invitación.
CC Madhya 17.61 Balabhadra Bhaṭṭācārya solía cocinar todo tipo de hortalizas que recogía en la selva, y Śrī Caitanya Mahāprabhu Se sentía muy complacido de aceptar lo que él le ofrecía.
CC Madhya 17.62-63 Balabhadra Bhaṭṭācārya solía guardar una provisión de cereales que durara entre dos y cuatro días. En las zonas deshabitadas, cocinaba los cereales y preparaba hortalizas, hierbas comestibles, raíces y frutas que recogía en el bosque.
CC Madhya 17.64 El Señor Se sentía siempre muy feliz de comer aquellas verduras del bosque, y, cuando tenía oportunidad de quedarse en algún lugar solitario, Se sentía incluso más feliz.
CC Madhya 17.65 Balabhadra Bhaṭṭācārya sentía tanto afecto por el Señor que Le ofrecía servicio con la actitud de un humilde criado. Su asistente, el brāhmaṇa, llevaba el cántaro de agua y la ropa.
CC Madhya 17.66 El Señor solía bañarse tres veces al día en las tibias aguas de las cataratas. Por la mañana y al atardecer, Se calentaba en una hoguera alimentada con la ilimitada cantidad de leña del bosque.
CC Madhya 17.67 Mientras viajaba por aquella apartada selva, Śrī Caitanya Mahāprabhu, que Se sentía muy feliz, hizo la siguiente afirmación.
CC Madhya 17.68 «Mi querido Bhaṭṭācārya, he viajado hasta muy lejos a través de la selva, y no he sufrido la más mínima molestia.
CC Madhya 17.69 «Kṛṣṇa es muy misericordioso, y conmigo especialmente. Él Me ha mostrado Su misericordia trayéndome por este camino de la selva. Así Me ha otorgado un gran placer.
CC Madhya 17.70 «Otra vez, decidí ir a Vṛndāvana y, de camino, visitar de nuevo a Mi madre, el río Ganges y a otros devotos.
CC Madhya 17.71 «Pensé en ver de nuevo a todos los devotos, estar con ellos y llevarles conmigo a Vṛndāvana.
CC Madhya 17.72 «Entonces fui a Bengala, y Me sentí muy feliz de ver a Mi madre, el río Ganges y a los devotos.
CC Madhya 17.73 «Sin embargo, cuando partí hacia Vṛndāvana, se formó una multitud de millones de personas que venían conmigo.
CC Madhya 17.74 «De ese modo, iba a Vṛndāvana con una gran multitud, pero Kṛṣṇa puso en labios de Sanātana una lección para Mí. Así, poniéndome ciertos obstáculos, Me ha traído a Vṛndāvana por una senda que atraviesa la selva.
CC Madhya 17.75 «Kṛṣṇa es un océano de misericordia. Él es especialmente misericordioso con los pobres y los caídos. Sin Su misericordia, no es posible ser feliz.»
CC Madhya 17.76 Śrī Caitanya Mahāprabhu abrazó entonces a Balabhadra Bhaṭṭācārya y le dijo: «Si ahora soy tan feliz, es sólo por tu bondad».
CC Madhya 17.77 Balabhadra Bhaṭṭācārya contestó: «Mi querido Señor, Tú eres Kṛṣṇa mismo, y por ello eres misericordioso. Yo soy una entidad viviente caída, pero Tú me has otorgado una gran bendición.
CC Madhya 17.78 «Señor, yo soy muy caído, pero Tú me has traído contigo. Mostrándote muy misericordioso, has aceptado alimentos cocinados por mí.
CC Madhya 17.79 «Aunque no soy mejor que un maldito cuervo, Tú me has convertido en Garuḍa, Tu montura. Por lo pronto, Tú eres la independiente Personalidad de Dios, el Señor original.
CC Madhya 17.80 «“La Suprema Personalidad de Dios tiene la forma de sac-cid-ānanda-vigraha: bienaventuranza trascendental, conocimiento y eternidad. Yo le ofrezco respetuosas reverencias a Él, que hace de los mudos oradores elocuentes y capacita a los cojos para cruzar montañas. Así es la misericordia del Señor.”»
CC Madhya 17.81 De ese modo, Balabhadra Bhaṭṭācārya ofreció oraciones al Señor. Ofreciéndole servicio con amor extático, calmó la mente del Señor.
CC Madhya 17.82 Finalmente el Señor, lleno de felicidad, llegó a Kāśī, el lugar sagrado. Allí Se bañó en el ghat conocido con el nombre de Maṇikarṇikā.
CC Madhya 17.83 En aquel momento, Tapana Miśra estaba bañándose en el Ganges. Al ver allí al Señor, se asombró mucho.
CC Madhya 17.84 Tapana Miśra pensó entonces: «He escuchado decir que Śrī Caitanya Mahāprabhu ha entrado en la orden de vida de renuncia». Con este pensamiento, el corazón de Tapana Miśra se llenó de júbilo.
CC Madhya 17.85 Entonces, llorando, se tomó de los pies de loto de Śrī Caitanya Mahāprabhu. El Señor le ayudó a levantarse y le abrazó.
CC Madhya 17.86 Entonces, Tapana Miśra llevó a Śrī Caitanya Mahāprabhu a visitar el templo de Viśveśvara. Al volver, vieron los pies de loto del Señor Bindu Mādhava.
CC Madhya 17.87 Con gran placer, Tapana Miśra llevó a Śrī Caitanya Mahāprabhu a su casa y Le ofreció servicio. En verdad, se puso a danzar, haciendo ondear sus ropas.
CC Madhya 17.88 Después de lavar los pies de loto de Śrī Caitanya Mahāprabhu, él y toda su familia bebieron el agua. También adoró a Balabhadra Bhaṭṭācārya con grandes muestras de respeto.
CC Madhya 17.89 Tapana Miśra invitó a Śrī Caitanya Mahāprabhu a almorzar en su casa, e hizo cocinar a Balabhadra Bhaṭṭācārya.
CC Madhya 17.90 Mientras Śrī Caitanya Mahāprabhu descansaba después de almorzar, Raghu, el hijo de Tapana Miśra, solía darle masaje en las piernas.
CC Madhya 17.91 Toda la familia de Tapana Miśra comía los remanentes de la comida de Śrī Caitanya Mahāprabhu. Cuando se corrió la voz de la llegada del Señor, Candraśekhara fue a verle.
CC Madhya 17.92 Candraśekhara era amigo de Tapana Miśra, y Śrī Caitanya Mahāprabhu le conocía como sirviente Suyo de mucho tiempo atrás. Pertenecía a la casta de los médicos, y de profesión era funcionario. Por aquel entonces, vivía en Vārāṇasī.
CC Madhya 17.93 Nada más llegar, Candraśekhara se postró a los pies de loto de Śrī Caitanya Mahāprabhu y empezó a llorar. Por Su misericordia sin causa, el Señor Se puso en pie y le abrazó.
CC Madhya 17.94 Candraśekhara dijo: «Mi querido Señor, Tú me has concedido Tu misericordia sin causa porque soy Tu viejo sirviente. En verdad, has venido aquí en persona para darme audiencia.
CC Madhya 17.95 «Debido a mis actividades pasadas, ahora vivo en Vārāṇasī, pero aquí lo único que escucho son las palabras “māyā” y “Brahman”.»
CC Madhya 17.96 Candraśekhara continuó: «De lo único que se habla en Vārāṇasī es de las seis tesis filosóficas. Tapana Miśra, sin embargo, ha sido muy bueno conmigo, pues habla de los temas acerca del Señor Kṛṣṇa.
CC Madhya 17.97 «Mi querido Señor, nosotros dos pensamos constantemente en Tus pies de loto. Aunque Tú eres la omnisciente Suprema Personalidad de Dios, nos has concedido Tu audiencia.
CC Madhya 17.98 «Mi Señor, he oído decir que Te diriges a Vṛndāvana. Quédate unos días en Vārāṇaṣī y libéranos, por favor, pues somos Tus sirvientes».
CC Madhya 17.99 Tapana Miśra dijo entonces: «Mi querido Señor, por favor, en todo el tiempo que estés en Vārāṇasī, no aceptes ninguna invitación que no sea la mía».
CC Madhya 17.100 Aunque no entraba en Sus planes, y porque Sus dos sirvientes Se lo rogaron, Śrī Caitanya Mahāprabhu, Se vio obligado a quedarse diez días en Vārāṇasī.
CC Madhya 17.101 En Vārāṇasī había un brāhmaṇa de Maharashtra que iba a ver todos los días a Śrī Caitanya Mahāprabhu. El brāhmaṇa estaba simplemente atónito de ver la belleza personal del Señor y Su amor extático por Kṛṣṇa.
CC Madhya 17.102 Cuando los brāhmaṇas de Vārāṇasī invitaban a Śrī Caitanya Mahāprabhu a almorzar, el Señor no aceptaba la invitación. Su respuesta era: «Ya estoy invitado en otro sitio».
CC Madhya 17.103 Śrī Caitanya Mahāprabhu rechazaba todos los días esas invitaciones por temor a relacionarse con sannyāsīs māyāvādīs.
CC Madhya 17.104 Había un gran sannyāsī māyāvādī de nombre Prakāśānanda Sarasvatī, que solía enseñar filosofía vedānta a un numeroso grupo de seguidores.
CC Madhya 17.105 Un brāhmaṇa que vio el maravilloso comportamiento de Śrī Caitanya Mahāprabhu fue a ver a Prakāśānanda Sarasvatī y le describió las características del Señor.
CC Madhya 17.106 El brāhmaṇa dijo a Prakāśānanda Sarasvatī: «Hay un sannyāsī que ha venido de Jagannātha Purī. Yo no acierto a describir Sus glorias y Su maravillosa influencia.
CC Madhya 17.107 «Todo en este sannyāsī es maravilloso. Su cuerpo es muy hermoso y bien formado, y del color del oro puro.
CC Madhya 17.108 «Los brazos Le llegan a las rodillas, y Sus ojos son como pétalos de loto. En Su persona están todas las características trascendentales de la Suprema Personalidad de Dios.
CC Madhya 17.109 «Quien ve Sus rasgos, Le considera Nārāyaṇa mismo. Todo el que Le ve, empieza a cantar inmediatamente el santo nombre de Kṛṣṇa.
CC Madhya 17.110 «En el Śrīmad-Bhāgavatam hemos escuchado acerca de las características del devoto de primera clase. Todas esas características se manifiestan en el cuerpo de Śrī Caitanya Mahāprabhu.
CC Madhya 17.111 «Su lengua está siempre cantando el santo nombre de Kṛṣṇa, y de Sus ojos caen lágrimas en un flujo incesante como el del Ganges.
CC Madhya 17.112 «A veces danza, ríe, canta y llora, y a veces ruge como un león.
CC Madhya 17.113 «Su nombre, Kṛṣṇa Caitanya, es plenamente auspicioso para el mundo. Todo en Él —Su nombre, Su forma y Sus cualidades— es inigualable.
CC Madhya 17.114 «Sólo con verle, se entiende que posee todas las características de la Suprema Personalidad de Dios. Esas características son, ciertamente, extraordinarias. ¿Quién dará crédito a ello?»
CC Madhya 17.115 Prakāśānanda Sarasvatī rió mucho al escuchar esta descripción. Bromeando y riéndose del brāhmaṇa, dijo lo siguiente.
CC Madhya 17.116 Prakāśānanda Sarasvatī dijo: «Sí, he oído hablar de Él. Sé que es un sannyāsī de Bengala, y que es muy sentimental. También he oído decir que pertenece a la Bhāratī-sampradāya, pues es discípulo de Keśava Bhāratī. Sin embargo, no es más que un farsante».
CC Madhya 17.117 Prakāśānanda Sarasvatī continuó: «Sé que Su nombre es Caitanya y que siempre Le acompaña un buen grupo de sentimentales. Sus seguidores danzan con Él, y Él viaja de región en región y de aldea en aldea.
CC Madhya 17.118 «Todo el que Le ve piensa que es la Suprema Personalidad de Dios. Como tiene poderes místicos para hipnotizar a la gente, todo el que Le ve cae en esa ilusión.
CC Madhya 17.119 «Sārvabhauma Bhaṭṭācārya era un gran sabio erudito, pero he oído decir que, por relacionarse con ese Caitanya, también se ha vuelto loco.
CC Madhya 17.120 «Ese Caitanya es sannyāsī sólo de nombre. Lo que en realidad es, es un mago de primera clase. En todo caso, Su sentimentalismo no puede tener mucha aceptación aquí, en Kāśī.
CC Madhya 17.121 «No vayas a ver a Caitanya. Continúa escuchando el vedānta. Si te relacionas con advenedizos, estarás perdido, tanto en este mundo como en el siguiente.»
CC Madhya 17.122 El brāhmaṇa, cuando escuchó a Prakāśānanda Sarasvatī hablar de aquel modo de Śrī Caitanya Mahāprabhu, se sintió muy dolido. Cantando el santo nombre de Kṛṣṇa, se fue inmediatamente.
CC Madhya 17.123 La mente del brāhmaṇa estaba ya purificada, debido a que había visto a la Suprema Personalidad de Dios, Śrī Caitanya Mahāprabhu. Por consiguiente, fue a ver a Śrī Caitanya Mahāprabhu y Le explicó lo que había ocurrido con el sannyāsī māyāvādī Prakāśānanda.
CC Madhya 17.124 Al escuchar esto, Śrī Caitanya Mahāprabhu sonrió dulcemente. El brāhmaṇa entonces habló de nuevo al Señor.
CC Madhya 17.125 El brāhmaṇa dijo: «Tan pronto como pronuncié Tu nombre ante él, inmediatamente confirmó que conocía Tu nombre.
CC Madhya 17.126 «Mientras Te criticaba, pronunció Tu nombre tres veces, diciendo: “Caitanya, Caitanya, Caitanya”.
CC Madhya 17.127 «Aunque pronunció Tu nombre tres veces, no pronunció el nombre “Kṛṣṇa”. Yo me sentí muy dolido de que pronunciase Tu nombre con desprecio.
CC Madhya 17.128 «¿Por qué no podía pronunciar Prakāśānanda los nombres “Kṛṣṇa” y “Hari”? El nombre “Caitanya” lo dijo tres veces. En lo que a mí se refiere, sólo con verte me siento impulsado a cantar los santos nombres “Kṛṣṇa” y “Hari”.»
CC Madhya 17.129 Śrī Caitanya Mahāprabhu contestó: «Los impersonalistas māyāvādīs son grandes ofensores contra el Señor Kṛṣṇa; por eso solamente dicen las palabras “Brahman”, “ātmā” y “caitanya”.
CC Madhya 17.130 «Puesto que son ofensivos contra Kṛṣṇa, la Suprema Personalidad de Dios, que es idéntico a Su santo nombre, el santo nombre de Kṛṣṇa no se manifiesta en sus bocas.
CC Madhya 17.131 «El santo nombre del Señor, Su forma y Su personalidad son una sola cosa. No hay diferencia entre ellos. Puesto que esos tres aspectos son absolutos, están todos llenos de bienaventuranza trascendental.
CC Madhya 17.132 «No hay diferencia entre el cuerpo de Kṛṣṇa y Él mismo, o entre Su nombre y Él mismo. Pero con el alma condicionada no es así; su nombre es diferente del cuerpo, de la forma original, etc.
CC Madhya 17.133 «“El santo nombre de Kṛṣṇa está lleno de bienaventuranza trascendental. Concede todas la bendiciones espirituales, pues es Kṛṣṇa mismo, el receptáculo de todo placer. El nombre de Kṛṣṇa es completo, y es la forma de todas las melosidades trascendentales. En ninguna circunstancia es un nombre material, y no es menos poderoso que Kṛṣṇa mismo. Puesto que el nombre de Kṛṣṇa no está contaminado por las cualidades materiales, no existe la posibilidad de que se mezcle con māyā. El nombre de Kṛṣṇa es siempre liberado y espiritual; nunca está condicionado por las leyes de la naturaleza material. Eso se debe a que el nombre de Kṛṣṇa y Kṛṣṇa mismo son idénticos.”
CC Madhya 17.134 «El santo nombre de Kṛṣṇa, Su cuerpo y Sus pasatiempos no se pueden entender con los torpes sentidos materiales. Se manifiestan de forma independiente.
CC Madhya 17.135 «El santo nombre de Kṛṣṇa, Sus cualidades transcendentales y Sus pasatiempos trascendentales son iguales al Señor Kṛṣṇa mismo. Son completamente espirituales y llenos de bienaventuranza.
CC Madhya 17.136 «“Por lo tanto, los sentidos materiales no pueden apreciar el santo nombre, la forma, las cualidades y los pasatiempos de Kṛṣṇa. Cuando el alma condicionada despierta y se vuelve consciente de Kṛṣṇa y ofrece servicio empleando la lengua para cantar el santo nombre del Señor y saborear los remanentes de la comida del Señor, la lengua se purifica, y gradualmente llega a entender quién es Kṛṣṇa realmente.”
CC Madhya 17.137 «Las melosidades de los pasatiempos del Señor Kṛṣṇa, que están llenos de bienaventuranza, atraen al jñānī que goza del placer de la experiencia del Brahman y le conquistan.
CC Madhya 17.138 «“Ofrezco respetuosas reverencias a mi maestro espiritual, el hijo de Vyāsadeva, Śukadeva Gosvāmī. Él es quien acaba con todo lo que de inauspicioso hay en el universo. Aunque al principio estaba absorto en la felicidad de la comprensión del Brahman y vivía en un lugar apartado, habiendo abandonado toda otra forma de conciencia, se sintió atraído por los muy melodiosos pasatiempos del Señor Śrī Kṛṣṇa. Por esa razón, misericordiosamente habló el Purāṇa supremo, conocido con el nombre de Śrīmad-Bhāgavatam, que es la brillante luz de la Verdad Absoluta y que narra las actividades del Señor Kṛṣṇa.”
CC Madhya 17.139 «Las cualidades trascendentales de Śrī Kṛṣṇa son plenamente bienaventuradas y gustosas. Por consiguiente, las cualidades del Señor Kṛṣṇa atraen incluso la mente de las personas autorrealizadas, haciéndoles dejar la bienaventuranza de la autorrealización.
CC Madhya 17.140 «“Quienes están satisfechos en el ser, libres de la atracción de los deseos materiales externos, sienten, sin embargo, atracción por el servicio amoroso de Śrī Kṛṣṇa, que posee cualidades trascendentales y que realiza actividades maravillosas. Hari, la Personalidad de Dios, Se llama Kṛṣṇa debido a que posee esos rasgos trascendentalmente atractivos.”
CC Madhya 17.141 «Aparte de los pasatiempos del Señor Kṛṣṇa, la mente de las personas autorrealizadas se siente atraída hasta por el aroma de las hojas de tulasī que se ofrecen a los pies de loto de Śrī Kṛṣṇa.
CC Madhya 17.142 «“La brisa que llevaba el aroma de azafrán y de hojas de tulasī de los pies de loto de la Personalidad de Dios, el de ojos de loto, entró en el corazón de aquellos sabios [los Kumāras] a través de la nariz. En ese momento, los sabios experimentaron un cambio, tanto en el cuerpo como en la mente, a pesar de que estaban apegados a la comprensión impersonal del Brahman.”
CC Madhya 17.143 «Debido a que los māyāvādīs son grandes ofensores y filósofos ateos, el santo nombre de Kṛṣṇa no sale de su boca.
CC Madhya 17.144 «Yo he venido aquí para vender Mis emociones y sentimientos extáticos en esta ciudad de Kāśī, pero no encuentro quien los compre. Si no los vendo, tendré que llevarlos de regreso a casa.
CC Madhya 17.145 «He traído una carga muy pesada para vender en esta ciudad. Me sería muy difícil llevarla de vuelta; por eso, si me pagan una fracción de su precio, la venderé aquí, en la ciudad de Kāśī.»
CC Madhya 17.146 Tras decir esto, Śrī Caitanya Mahāprabhu aceptó a aquel brāhmaṇa como devoto Suyo. A la mañana siguiente, el Señor Se levantó muy temprano y partió hacia Mathurā.
CC Madhya 17.147 Cuando Śrī Caitanya Mahāprabhu partió hacia Mathurā, los tres devotos se dispusieron a ir con Él; pero el Señor les prohibió que Le acompañasen y, tras una cierta distancia, les pidió que volvieran a casa.
CC Madhya 17.148 Sintiendo separación del Señor, los tres solían reunirse y glorificar las santas cualidades del Señor. Así permanecían absortos en amor extático.
CC Madhya 17.149 Śrī Caitanya Mahāprabhu fue entonces a Prayāga, donde Se bañó en la confluencia del Ganges y el Yamunā. Después visitó el templo de Veṇī Mādhava, donde cantó y danzó lleno de amor extático.
CC Madhya 17.150 Tan pronto como vio el río Yamunā, Śrī Caitanya Mahāprabhu Se tiró al agua. Balabhadra Bhaṭṭācārya sujetó al Señor rápidamente, y Le sacó de nuevo con mucho cuidado.
CC Madhya 17.151 El Señor pasó tres días en Prayāga, donde entregó el santo nombre de Kṛṣṇa y el amor extático. De ese modo, liberó a mucha gente.
CC Madhya 17.152 Camino de Mathurā, el Señor entregó el santo nombre de Kṛṣṇa y el amor extático por Kṛṣṇa en todos los lugares en que se detuvo a descansar. Así hizo danzar a la gente.
CC Madhya 17.153 Durante Su viaje por el sur de la India, el Señor había liberado a mucha gente; del mismo modo, cuando viajó por la parte occidental, también convirtió a mucha gente al vaiṣṇavismo.
CC Madhya 17.154 En el camino a Mathurā, el Señor Se encontró varias veces cerca del río Yamunā. El Señor, tan pronto como veía el Yamunā, Se tiraba al agua. En el agua, el éxtasis del amor por Kṛṣṇa Le hacía perder el conocimiento.
CC Madhya 17.155 Cuando, finalmente, vio a lo lejos la ciudad de Mathurā, Se postró de inmediato en el suelo y ofreció reverencias con gran amor extático.
CC Madhya 17.156 Una vez en Mathurā, Śrī Caitanya Mahāprabhu Se bañó en Viśrāma-ghāṭa. A continuación visitó el lugar de nacimiento de Kṛṣṇa y vio la Deidad de Keśavajī, a la que ofreció respetuosas reverencias.
CC Madhya 17.157 Al ver a Śrī Caitanya Mahāprabhu cantando, danzando y emitiendo unos sonidos muy fuertes, toda la gente estaba asombrada de ver Su amor extático.
CC Madhya 17.158 Un brāhmaṇa se postró a los pies de loto de Śrī Caitanya Mahāprabhu. Después, lleno de amor extático, danzó con Él.
CC Madhya 17.159 Ambos danzaron llenos de amor extático y se abrazaron el uno al otro. Levantando los brazos, decían: «¡Cantad los santos nombres de Hari y Kṛṣṇa!».
CC Madhya 17.160 Toda la gente empezó entonces a cantar «¡Hari! Hari!», y se levantó un gran tumulto. El sacerdote que servía al Señor Keśava ofreció un collar de flores a Śrī Caitanya Mahāprabhu.
CC Madhya 17.161 Viendo a Śrī Caitanya Mahāprabhu cantar y danzar, la gente estaba completamente maravillada. Todos decían: «Ese amor trascendental no es cosa corriente».
CC Madhya 17.162 La gente decía: «Sólo con ver a Śrī Caitanya Mahāprabhu, todos enloquecen de amor por Kṛṣṇa. En verdad, todos ríen, lloran, cantan y aceptan el santo nombre de Kṛṣṇa.
CC Madhya 17.163 «Ciertamente, Śrī Caitanya Mahāprabhu es, en todo aspecto, la encarnación del Señor Kṛṣṇa. Ahora ha venido a Mathurā para liberar a todos.»
CC Madhya 17.164 Después de esto, Śrī Caitanya Mahāprabhu Se llevó aparte al brāhmaṇa. Sentados en un lugar solitario, el Señor le hizo preguntas.
CC Madhya 17.165 Śrī Caitanya Mahāprabhu dijo: «Tú eres un brāhmaṇa mayor, sincero y avanzado en la vida espiritual. ¿De dónde has obtenido esa opulencia trascendental del amor extático por Kṛṣṇa?».
CC Madhya 17.166 El brāhmaṇa contestó: «Estando de viaje, Su Santidad Śrīla Mādhavendra Purī vino a la ciudad de Mathurā.
CC Madhya 17.167 «Durante su estancia en Mathurā, Śrīpāda Mādhavendra Purī visitó mi casa y me aceptó como discípulo. Incluso almorzó en mi casa.
CC Madhya 17.168 «Tras instalar la Deidad de Gopāla, Śrīla Mādhavendra Purī Le ofreció servicio. Esa misma Deidad se adora todavía en la colina Govardhana.»
CC Madhya 17.169 Al escuchar la relación del brāhmaṇa con Mādhavendra Purī, Caitanya Mahāprabhu inmediatamente ofreció reverencias a sus pies. El brāhmaṇa, asustado, se postró también a los pies de loto del Señor.
CC Madhya 17.170 Śrī Caitanya Mahāprabhu dijo: «Tú estás al nivel de Mi maestro espiritual, y Yo soy tu discípulo. Como tú eres Mi maestro espiritual, no es adecuado que Me ofrezcas reverencias».
CC Madhya 17.171 Al escuchar esto, el brāhmaṇa se asustó. Entonces dijo: «¿Por qué hablas así? Tú eres un sannyāsī.
CC Madhya 17.172 «Al ver Tu amor extático, puedo imaginar que debes de tener alguna relación con Mādhavendra Purī. Eso es lo que entiendo.
CC Madhya 17.173 «Esa clase de amor extático sólo puede experimentarlo quien tiene una relación con Mādhavendra Purī. Sin él, es imposible ni el más mínimo aroma de ese amor extático trascendental.»
CC Madhya 17.174 Balabhadra Bhaṭṭācārya explicó entonces la relación entre Mādhavendra Purī y Śrī Caitanya Mahāprabhu. Al escuchar esto, el brāhmaṇa se sintió muy complacido y se puso a danzar.
CC Madhya 17.175 El brāhmaṇa llevó entonces a Śrī Caitanya Mahāprabhu a su casa, y, por su propia voluntad, ofreció diversos servicios al Señor.
CC Madhya 17.176 El brāhmaṇa pidió a Balabhadra Bhaṭṭācārya que cocinase el almuerzo de Śrī Caitanya Mahāprabhu. En ese momento, el Señor, sonriendo, dijo lo siguiente.
CC Madhya 17.177 Śrī Caitanya Mahāprabhu dijo: «En tu casa ha comido Mādhavendra Purī. Por eso, puedes cocinar tú y darme lo que cocines. Ésa es Mi instrucción».
CC Madhya 17.178 «Cualquier acción que un gran hombre ejecute, los hombres comunes la siguen. Y cualquier norma que establezca con actos ejemplares, todo el mundo la sigue.»
CC Madhya 17.179 El brāhmaṇa pertenecía a la comunidad sanoḍiyā de brāhmaṇas. Un sannyāsī no aceptaría comida de esa clase de brāhmaṇas.
CC Madhya 17.180 Aunque el brāhmaṇa pertenecía a la comunidad sanoḍiyā, Śrīla Mādhavendra Purī vio que se comportaba como un vaiṣṇava, y por ello le aceptó como discípulo. Mādhavendra Purī aceptó también los alimentos que cocinaba.
CC Madhya 17.181 Por esa razón, Śrī Caitanya Mahāprabhu, de muy buena gana, pidió al brāhmaṇa que cocinara; llevado por su natural humildad, el brāhmaṇa dijo lo siguiente.
CC Madhya 17.182 «Soy muy afortunado de poderte ofrecer comida. Tú eres el Señor Supremo y estás en la posición trascendental, de modo que no estás sujeto a ninguna restricción.
CC Madhya 17.183 «Los necios blasfemarán contra Ti, pero yo no voy a tolerar las palabras de esos malvados.»
CC Madhya 17.184 Śrī Caitanya Mahāprabhu contestó: «Los Vedas, los Purāṇas y los grandes sabios eruditos no siempre están de acuerdo entre sí. Es por eso que hay distintos principios religiosos.
CC Madhya 17.185 «El comportamiento del devoto establece el verdadero propósito de los principios religiosos. El comportamiento de Mādhavendra Purī Gosvāmī es la esencia de esos principios religiosos.»
CC Madhya 17.186 Śrī Caitanya Mahāprabhu continuó: «“Los áridos argumentos no llevan a ninguna conclusión. A una gran personalidad no se le considera un gran sabio si su opinión no difiere de la de los demás. No se llega al camino de la recta comprensión de los principios religiosos por el simple hecho de estudiar los Vedas y su diversidad. La verdad inmutable de los principios religiosos está oculta en el corazón de las personas puras y autorrealizadas. Por consiguiente, y como se confirma en los śāstras, se debe aceptar la senda de progreso que promueven los mahājanas”».
CC Madhya 17.187 Tras esta conversación, el brāhmaṇa sirvió a Śrī Caitanya Mahāprabhu Su almuerzo. Todos los habitantes de Mathurā fueron entonces a ver al Señor.
CC Madhya 17.188 Vinieron cientos de miles de personas, tantas que nadie podía contarlas. Por esa razón, Śrī Caitanya Mahāprabhu salió de la casa para dar audiencia a la gente.
CC Madhya 17.189 Cuando se formó aquella multitud, Śrī Caitanya Mahāprabhu levantó los brazos y dijo en voz muy alta: «¡Haribol!». La gente respondió al Señor y se llenó de éxtasis. Como si hubieran enloquecido, se pusieron a danzar y a pronunciar el sonido trascendental «¡Hari!».
CC Madhya 17.190 Śrī Caitanya Mahāprabhu Se bañó en los veinticuatro ghats que hay a lo largo de la orilla del Yamunā, y el brāhmaṇa Le mostró todos los lugares de peregrinaje.
CC Madhya 17.191 Śrī Caitanya Mahāprabhu visitó Svayambhu, Viśrāma-ghāṭa, Dīrgha Viṣṇu, Bhūteśvara, Mahāvidyā, Gokarṇa y todos los demás lugares sagrados a orillas del Yamunā.
CC Madhya 17.192 Cuando Śrī Caitanya Mahāprabhu deseó ver los bosques de Vṛndāvana, llevó consigo al brāhmaṇa.
CC Madhya 17.193 Śrī Caitanya Mahāprabhu visitó los diferentes bosques, entre ellos los de Madhuvana, Tālavana, Kumudavana y Bahulāvana. En todos los sitios que visitaba, Se bañaba lleno de amor extático.
CC Madhya 17.194 Cuando Śrī Caitanya Mahāprabhu pasó por Vṛndāvana, los rebaños de vacas que estaban pastando Le vieron pasar y, de inmediato, Le rodearon, mugiendo en voz muy alta.
CC Madhya 17.195 Al ver a las vacas acercársele, el Señor quedó aturdido de amor extático. Las vacas, entonces, Le lamieron el cuerpo debido al gran afecto que sentían por Él.
CC Madhya 17.196 Tras recobrar la calma Śrī Caitanya Mahāprabhu Se puso a acariciar a las vacas, que, sin poder abandonar Su compañía, iban con Él.
CC Madhya 17.197 Los pastores de vacas pasaron grandes dificultades antes de conseguir que las vacas regresasen. Entonces, cuando el Señor cantó, todos los ciervos oyeron Su dulce voz y se acercaron a Él.
CC Madhya 17.198 Al ver la cara del Señor, los ciervos y los gamos se pusieron a lamerle el cuerpo. Sin sentir ningún miedo de Él, Le acompañaron por el camino.
CC Madhya 17.199 Los abejorros, los loros, el cuco y otras aves, cantaban la quinta nota en voz muy alta, y los pavos reales danzaban frente al Señor.
CC Madhya 17.200 Al ver a Śrī Caitanya Mahāprabhu, los árboles y las enredaderas de Vṛndāvana se llenaron de júbilo. Se les erizaron los tallos, y comenzaron a derramar lágrimas de éxtasis en forma de miel.
CC Madhya 17.201 Cargadas de frutas y flores, las ramas de los árboles y las enredaderas se postraban a los pies de loto del Señor y Le recibían con diversos obsequios, como si de un viejo amigo se tratase.
CC Madhya 17.202 Así, todas las entidades vivientes móviles e inmóviles de Vṛndāvana se llenaron de júbilo al ver al Señor. Eran como viejos amigos que se sentían felices de volver a verse.
CC Madhya 17.203 Al ver el afecto que Le mostraban, el Señor Se sintió conmovido de amor extático. Entonces Se puso a jugar con ellos como un amigo que juega con otro amigo. Así, por voluntad propia, Se dejó controlar por Sus amigos.
CC Madhya 17.204 Śrī Caitanya Mahāprabhu abrazaba a todos los árboles y enredaderas, que, a su vez, Le ofrecían sus frutas y sus flores como en meditación.
CC Madhya 17.205 El cuerpo del Señor estaba inquieto, y en él se manifestaron lágrimas, temblores y júbilo. En voz muy alta decía: «¡Cantad “Kṛṣṇa”! ¡Cantad “Kṛṣṇa”!».
CC Madhya 17.206 Todas las criaturas móviles e inmóviles comenzaron entonces a entonar el sonido trascendental de Hare Kṛṣṇa, como un eco a la profunda voz de Caitanya Mahāprabhu.
CC Madhya 17.207 El Señor entonces Se tomaba del cuello de los ciervos y lloraba. Los cuerpos de los ciervos mostraban signos de júbilo, y en sus ojos había lágrimas.
CC Madhya 17.208 Cuando una pareja de loros, macho y hembra, se posaron en las ramas de un árbol, el Señor les vio y quiso escucharles hablar.
CC Madhya 17.209 Los dos loros volaron hasta la mano del Señor y comenzaron a cantar las cualidades trascendentales de Kṛṣṇa, mientras el Señor les escuchaba.
CC Madhya 17.210 El loro macho cantó: «La glorificación del Señor Kṛṣṇa, la Suprema Personalidad de Dios, es beneficiosa para todos los seres del universo. Su belleza sale victoriosa sobre las gopīs de Vṛndāvana y subyuga su paciencia. Sus pasatiempos dejan asombrada a la diosa de la fortuna, y Su fuerza física hace de la colina Govardhana un pequeño juguete, como una pelota. Sus inmaculadas cualidades son ilimitadas, y Su comportamiento satisface a todos. El Señor Kṛṣṇa es atractivo para todos. ¡Oh, que nuestro Señor sustente al universo entero!».
CC Madhya 17.211 Al escuchar al loro macho describir de esta forma al Señor Kṛṣṇa, la hembra se dispuso a describir a Śrīmatī Rādhārāṇī.
CC Madhya 17.212 El loro hembra dijo: «El afecto de Śrīmatī Rādhārāṇī, Su exquisita belleza y Su buen comportamiento, Su manera artística de danzar y de cantar y Sus composiciones poéticas son tan atractivas que atraen la mente de Kṛṣṇa, el que atrae la mente de todos los seres del universo».
CC Madhya 17.213 Entonces, el loro macho dijo: «Kṛṣṇa es quien encanta la mente de Cupido». Entonces recitó otro verso.
CC Madhya 17.214 El loro macho dijo: «Mi querida śārī [loro hembra], Śrī Kṛṣṇa lleva una flauta y encanta el corazón de todas las mujeres del universo. Él es, en particular, el disfrutador de las hermosas gopīs, así como el que cautiva a Cupido. ¡Gloria a Él!».
CC Madhya 17.215 Entonces, el loro hembra comenzó a hablar jocosamente al loro macho. Śrī Caitanya Mahāprabhu la escuchó abrumado de un maravilloso amor extático.
CC Madhya 17.216 El loro hembra dijo: «Cuando está con Rādhārāṇī, el Señor Śrī Kṛṣṇa es el encantador de Cupido; pero, cuando está solo, Él mismo Se ve cautivado por sentimientos eróticos, aunque Él encante al universo entero».
CC Madhya 17.217 Los dos loros volaron hasta la rama de un árbol; entonces, Śrī Caitanya Mahāprabhu Se quedó mirando con curiosidad la danza de los pavos reales.
CC Madhya 17.218 El cuello azul de los pavos reales despertó de inmediato en el Señor el recuerdo de Kṛṣṇa. Entonces cayó al suelo poseído de amor extático.
CC Madhya 17.219 Cuando vieron que Śrī Caitanya Mahāprabhu había caído inconsciente, el brāhmaṇa y Balabhadra Bhaṭṭācārya fueron inmediatamente a atenderle.
CC Madhya 17.220 Sin perder un instante, salpicaron agua sobre el cuerpo del Señor. Después, Le abanicaron, usando la prenda superior del Señor.
CC Madhya 17.221 Entonces, se pusieron a cantarle el santo nombre de Kṛṣṇa al oído. El Señor, al recobrar la conciencia, comenzó a rodar por el suelo.
CC Madhya 17.222 En el suelo había espinas puntiagudas que hirieron al Señor mientras rodaba por el suelo. Sentándole en su regazo, Balabhadra Bhaṭṭācārya Le calmó.
CC Madhya 17.223 La mente de Śrī Caitanya Mahāprabhu vagaba llena de amor extático por Kṛṣṇa. De pronto, el Señor Se puso en pie y dijo: «¡Cantad! ¡Cantad!», al mismo tiempo que Él mismo empezaba a danzar.
CC Madhya 17.224 Al recibir esa orden del Señor, Balabhadra Bhaṭṭācārya y el brāhmaṇa se pusieron a cantar el santo nombre de Kṛṣṇa. El Señor entonces, sin dejar de danzar, continuó caminando.
CC Madhya 17.225 El brāhmaṇa estaba asombrado de ver los signos de amor extático que mostraba Śrī Caitanya Mahāprabhu. Entonces se llenó de ansiedad por proteger al Señor.
CC Madhya 17.226 En Jagannātha Purī, la mente de Śrī Caitanya Mahāprabhu estaba absorta en amor extático, pero, en el camino que Le llevaba a Vṛndāvana, ese amor aumentó cien veces.
CC Madhya 17.227 Cuando visitó Mathurā, el amor extático del Señor se multiplicó por mil, pero caminando por los bosques de Vṛndāvana era cien mil veces mayor.
CC Madhya 17.228-229 Cuando Śrī Caitanya Mahāprabhu estaba en otros lugares, la sola mención del nombre de Vṛndāvana bastaba para aumentar Su amor extático. Ahora, cuando de hecho caminaba por el bosque de Vṛndāvana, Su mente estaba absorta, día y noche, en un gran amor extático. Se bañaba y comía sólo por hábito.
CC Madhya 17.230 He escrito así una descripción del amor extático que el Señor Caitanya manifestó en uno de los lugares que visitó mientras caminaba por los doce bosques de Vṛndāvana. Explicar lo que experimentó en cada uno de los lugares sería imposible.
CC Madhya 17.231 El Señor Ananta escribe millones de libros explicando con detalle las transformaciones de amor extático que Śrī Caitanya Mahāprabhu experimentó en Vṛndāvana.
CC Madhya 17.232 Puesto que el propio Señor Ananta no puede narrar ni un fragmento de esos pasatiempos, yo simplemente indico la dirección.
CC Madhya 17.233 El mundo entero quedó sumergido en la inundación de los pasatiempos de Śrī Caitanya Mahāprabhu. Podremos nadar en esas aguas en la medida en que tengamos fuerzas para hacerlo.
CC Madhya 17.234 Orando a los pies de loto de Śrī Rūpa y Śrī Raghunātha, siempre deseando su misericordia, yo, Kṛṣṇadāsa, narro el Śrī Caitanya-caritāmṛta, siguiendo sus pasos.