New version available here: vedabase.io

Madhya 10: El regreso del Señor a Jagannātha Purī

Mientras Śrī Caitanya Mahāprabhu viajaba por el sur de la India, Sārvabhauma Bhaṭṭācārya sostuvo repetidas conversaciones con el rey Pratāparudra. Cuando Mahārāja Pratāparudra pidió al Bhaṭṭācārya que acordase una entrevista con el Señor, el Bhaṭṭācārya le aseguró que lo intentaría tan pronto como Caitanya Mahāprabhu regresase del sur de la India. Cuando el Señor regresó a Jagannātha Purī tras Su viaje, Se quedó a vivir en casa de Kāśī Miśra. Tras el regreso de Śrī Caitanya Mahāprabhu, Sārvabhauma Bhaṭṭācārya Le presentó a muchos vaiṣṇavas. El padre de Rāmānanda Rāya, Bhavānanda Rāya, ofreció al Señor a otro de sus hijos, Vāṇīnātha Paṭṭanāyaka, como sirviente. Śrī Caitanya Mahāprabhu informó a Sus devotos de la contaminación de Kṛṣṇadāsa, causada por su relación con los bhaṭṭhathāris, y propuso que se fuera. Nityānanda Prabhu envió a Kṛṣṇadāsa a Bengala para que informase a los devotos de Navadvīpa del regreso del Señor a Jagannātha Purī. Todos los devotos de Navadvīpa se dispusieron entonces a partir hacia Jagannātha Purī. Por aquel entonces se encontraba en Navadvīpa Paramānanda Purī, quien, tan pronto como tuvo noticia del regreso del Señor, partió hacia Jagannātha Purī en compañía de un brāhmaṇa llamado Kamalākānta. Puruṣottama Bhaṭṭācārya, habitante de Navadvīpa, se había educado en Vārāṇasī. Aunque había recibido la orden de vida de renuncia de Caitanyānanda, había tomado el nombre de Svarūpa. Así llegó a los pies de loto de Śrī Caitanya Mahāprabhu. Tras la partida de este mundo de Śrī Īśvara Purī, su discípulo Govinda, siguiendo sus instrucciones, fue a servir a Caitanya Mahāprabhu. Śrī Caitanya Mahāprabhu recibió también con mucho respeto a Brahmānanda Bhāratī, debido a su relación con Keśava Bhāratī. Cuando llegó a Jagannātha Purī, recibió el consejo de abandonar las ropas de piel de ciervo que llevaba. Cuando comprendió correctamente a Śrī Caitanya Mahāprabhu, Brahmānanda aceptó que Él era Kṛṣṇa mismo. Sin embargo, cuando Sārvabhauma Bhaṭṭācārya se dirigió a Śrī Caitanya Mahāprabhu como si fuese Kṛṣṇa, el Señor protestó inmediatamente. Mientras tanto, también Kāśīśvara Gosvāmī había ido a ver a Caitanya Mahāprabhu. En este capítulo, devotos de muchas regiones distintas van a ver a Caitanya Mahāprabhu, y son como muchos ríos que, viniendo de muchos lugares distintos, acaban por desembocar en el mar.

CC Madhya 10.1 Ofrezco respetuosas reverencias al Señor Śrī Caitanya Mahāprabhu, quien es como una nube que derrama agua sobre campos de cereal, que se comparan a devotos que sufren por la falta de lluvia. La separación de Śrī Caitanya Mahāprabhu es como la sequía, pero, cuando el Señor regresa, Su presencia es como una lluvia nectárea que cae sobre los cereales y los salva de la muerte.
CC Madhya 10.2 ¡Toda gloria al Señor Caitanya! ¡Toda gloria a Nityānanda! ¡Toda gloria a Advaitacandra! ¡Y toda gloria a todos los devotos del Señor Caitanya!
CC Madhya 10.3 Cuando Śrī Caitanya Mahāprabhu partió hacia el sur de la India, el rey Pratāparudra llamó a Sārvabhauma Bhaṭṭācārya a su palacio.
CC Madhya 10.4 Cuando Sārvabhauma Bhaṭṭācārya fue a ver al rey, éste le ofreció un asiento con todo respeto y le pidió noticias de Śrī Caitanya Mahāprabhu.
CC Madhya 10.5 El rey dijo al Bhaṭṭācārya: «He oído que una gran personalidad ha venido de Bengala y Se aloja en tu casa. También he oído que es sumamente misericordioso.
CC Madhya 10.6 «He oído también que esa gran personalidad te ha favorecido grandemente. En todo caso, eso es lo que escucho de muchas personas distintas. Ahora, mostrándote misericordioso conmigo, debes hacerme el favor de acordar una cita con Él.»
CC Madhya 10.7 El Bhaṭṭācārya contestó: «Todo lo que has oído es verdad, pero en lo que a la cita se refiere, es muy difícil.
CC Madhya 10.8 «Śrī Caitanya Mahāprabhu pertenece a la orden de vida de renuncia y está muy desapegado de las cosas de este mundo. Vive en lugares apartados, y ni en sueños concede audiencias a un rey.
CC Madhya 10.9 «Pese a todo, yo habría tratado de organizar tu cita, pero acaba de salir de viaje al sur de la India.»
CC Madhya 10.10 El rey preguntó: «¿Por qué Se ha ido de Jagannātha Purī?».El Bhaṭṭācārya contestó: «Así son los pasatiempos de las grandes personalidades.
CC Madhya 10.11 «Los grandes santos van a los lugares de peregrinaje para purificarlos. Por esa razón, Caitanya Mahāprabhu está visitando muchos tīrthas y liberando a muchísimas almas condicionadas.
CC Madhya 10.12 «“Los santos de tu categoría son en sí mismos lugares de peregrinación. A causa de su pureza, son compañeros constantes del Señor y, por lo tanto, pueden purificar incluso los lugares de peregrinación.”
CC Madhya 10.13 «El vaiṣṇava viaja a los lugares de peregrinaje para purificarlos y rescatar a las almas condicionadas. Ése es uno de los deberes del vaiṣṇava. En realidad, Śrī Caitanya Mahāprabhu no es una entidad viviente, sino la Suprema Personalidad de Dios. Por consiguiente, es un controlador plenamente independiente, pero, desde Su posición como devoto, lleva a cabo las actividades propias de un devoto.»
CC Madhya 10.14 Al escuchar esto, el rey contestó: «¿Por qué dejaste que Se fuera? ¿Por qué no te postraste a Sus pies de loto y Le hiciste quedarse aquí?».
CC Madhya 10.15 Sārvabhauma Bhaṭṭācārya contestó: «Śrī Caitanya Mahāprabhu es la Suprema Personalidad de Dios y es completamente independiente. Como es el Señor Kṛṣṇa mismo, no depende de nadie.
CC Madhya 10.16 «Aún así, hice grandes esfuerzos para que Se quedase aquí, pero como Él es la Suprema Personalidad de Dios completamente independiente, no tuve éxito.»
CC Madhya 10.17 El rey dijo: «Bhaṭṭācārya, tú eres la persona más culta y de más experiencia que yo conozco. Por eso, cuando me dices que Śrī Caitanya Mahāprabhu es el Señor Kṛṣṇa, yo lo doy por cierto.
CC Madhya 10.18 «Cuando Śrī Caitanya Mahāprabhu regrese, deseo verle aunque sólo sea una vez, para que mis ojos alcancen la perfección.»
CC Madhya 10.19 Sārvabhauma Bhaṭṭācārya contestó: «Su Santidad el Señor Śrī Caitanya Mahāprabhu regresará muy pronto. Me gustaría tener un buen alojamiento para Él, un lugar solitario y tranquilo.
CC Madhya 10.20 «La morada del Señor Caitanya debe ser un lugar muy aislado y, a la vez, cercano al templo de Jagannātha. Por favor, medita en esta propuesta y dame un lugar adecuado para Él.»
CC Madhya 10.21 El rey contestó: «La casa de Kāśī Miśra es exactamente el lugar que necesitas. Está cerca del templo y está muy aislada, tranquila y silenciosa».
CC Madhya 10.22 Tras la conversación, el rey quedó muy ansioso esperando el regreso del Señor. Sārvabhauma Bhaṭṭācārya fue entonces a ver a Kāśī Miśra para transmitirle el deseo del rey.
CC Madhya 10.23 Al escuchar la propuesta, Kāśī Miśra dijo: «Soy muy afortunado de que Śrī Caitanya Mahāprabhu, el Señor de todos los prabhus, vaya a residir en mi casa».
CC Madhya 10.24 Así, todos los habitantes de Jagannātha Purī, conocida también con el nombre de Puruṣottama, estaban muy ansiosos de ver de nuevo a Śrī Caitanya Mahāprabhu.
CC Madhya 10.25 Cuando todos los habitantes de Jagannātha Purī llegaron a sentir una ansiedad extrema de reunirse de nuevo con el Señor, Él regresó del sur de la India.
CC Madhya 10.26 Al saber del regreso del Señor, todos se sintieron muy felices. Entonces, fueron a ver a Sārvabhauma Bhaṭṭācārya y le dijeron lo siguiente.
CC Madhya 10.27 «Por favor, organízalo para que podamos ver a Śrī Caitanya Mahāprabhu. Sólo por tu misericordia podemos alcanzar el refugio de los pies de loto del Señor.»
CC Madhya 10.28 El Bhaṭṭācārya contestó a la gente: «Mañana, el Señor estará en casa de Kāśī Miśra. Yo me encargaré de que todos vosotros podáis verle».
CC Madhya 10.29 Śrī Caitanya Mahāprabhu llegó al día siguiente y, lleno de entusiasmo, fue con Sārvabhauma Bhaṭṭācārya a ver el templo del Señor Jagannātha.
CC Madhya 10.30 Todos los sirvientes del Señor Jagannātha dieron remanentes de la comida del Señor a Śrī Caitanya Mahāprabhu. A Su vez, Caitanya Mahāprabhu les abrazó a todos.
CC Madhya 10.31 Después de ver al Señor Jagannātha, Śrī Caitanya Mahāprabhu salió del templo. El Bhaṭṭācārya Le llevó a la casa de Kāśī Miśra.
CC Madhya 10.32 Cuando Śrī Caitanya Mahāprabhu llegó a su casa, Kāśī Miśra se postró inmediatamente a Sus pies de loto, entregándose a sí mismo con todas sus posesiones.
CC Madhya 10.33 Śrī Caitanya Mahāprabhu mostró entonces a Kāśī Miśra Su forma de cuatro brazos. Entonces, aceptándole como sirviente, el Señor le abrazó.
CC Madhya 10.34 A continuación, Śrī Caitanya Mahāprabhu Se sentó en un lugar preparado para Él, y todos los devotos, con el Señor Nityānanda Prabhu al frente, Le rodearon.
CC Madhya 10.35 Śrī Caitanya Mahāprabhu estaba muy feliz de ver Sus habitaciones, en las que se habían tenido en cuenta todas Sus necesidades.
CC Madhya 10.36 Sārvabhauma Bhaṭṭācārya dijo: «Este lugar es idóneo para Ti. Por favor, acéptalo. Kāśī Miśra tiene la esperanza de que así lo hagas».
CC Madhya 10.37 Śrī Caitanya Mahāprabhu dijo: «Mi cuerpo os pertenece a vosotros. Por eso, estoy de acuerdo con lo que digáis».
CC Madhya 10.38 Después de esto, Sārvabhauma Bhaṭṭācārya se sentó a la derecha del Señor y Le fue presentando a todos los habitantes de Puruṣottama, Jagannātha Purī.
CC Madhya 10.39 El Bhaṭṭācārya dijo: «Mi querido Señor, todas estas personas, habitantes de Nīlācala, Jagannātha Purī, estaban muy ansiosas de tener un encuentro contigo.
CC Madhya 10.40 «En Tu ausencia, han sido como pájaros cātaka sedientos, llorando de desaliento. Por favor, acéptales.»
CC Madhya 10.41 Sārvabhauma Bhaṭṭācārya presentó en primer lugar a Janārdana, diciendo: «He aquí a Janārdana, sirviente del Señor Jagannātha. Él ofrece servicio al Señor cuando llega el momento de renovar Su cuerpo trascendental».
CC Madhya 10.42 Sārvabhauma Bhaṭṭācārya continuó: «Éste es Kṛṣṇadāsa, que lleva un bastón de oro, y él es Śikhi Māhiti, que se encarga de escribir.
CC Madhya 10.43 «Él es Pradyumna Miśra, el líder de todos los vaiṣṇavas. Es un gran servidor de Jagannātha, y su nombre es Dāsa.
CC Madhya 10.44 «Él es Murāri Māhiti, el hermano de Śikhi Māhiti. Su única posesión son Tus pies de loto.
CC Madhya 10.45 «Aquí están Candaneśvara, Siṁheśvara, Murāri Brāhmaṇa y Viṣṇudāsa. Ellos están siempre ocupados en meditar en Tus pies de loto.
CC Madhya 10.46 «Él es Paramānanda Prahararāja, también llamado Mahāpātra. Es sumamente inteligente.
CC Madhya 10.47 «Todos estos devotos puros son como los adornos de Jagannātha Purī. Meditan constantemente en Tus pies de loto, sin desviación.»
CC Madhya 10.48 Tras esta presentación, todos se postraron, tendiéndose como varas en el suelo. Śrī Caitanya Mahāprabhu fue muy misericordioso con todos ellos y les abrazó uno a uno.
CC Madhya 10.49 En ese momento llegó Bhavānanda Rāya con cuatro de sus hijos. Todos ellos se postraron a los pies de loto de Śrī Caitanya Mahāprabhu.
CC Madhya 10.50 Sārvabhauma Bhaṭṭācārya continuó: «Él es Bhavānanda Rāya, el padre de Śrī Rāmānanda Rāya, que es su hijo mayor».
CC Madhya 10.51 Śrī Caitanya Mahāprabhu abrazó a Bhavānanda Rāya y, con gran respeto, le habló de su hijo, Rāmānanda Rāya.
CC Madhya 10.52 Śrī Caitanya Mahāprabhu honró a Bhavānanda Rāya diciendo: «En este mundo mortal no hay palabras para describir las glorias de una persona que tiene por hijo a una joya como Rāmānanda Rāya.
CC Madhya 10.53 «Tú eres Mahārāja Pāṇḍu en persona, y tu esposa es Kuntīdevī misma. Tus hijos, enormemente inteligentes, son representantes de los cinco Pāṇḍavas.»
CC Madhya 10.54 Tras escuchar la alabanza de Śrī Caitanya Mahāprabhu, Bhavānanda Rāya dijo: «Yo pertenezco a la cuarta clase del orden social, y me ocupo en asuntos mundanos. Soy sumamente caído, pero Tú, a pesar de ello, me has tocado. Eso demuestra que eres la Suprema Personalidad de Dios».
CC Madhya 10.55 En reconocimiento a la misericordia de Śrī Caitanya Mahāprabhu, Bhāvananda Rāya dijo también: «Yo, con mi hogar, mis riquezas, mis sirvientes y mis cinco hijos, me entrego a Tus pies de loto.
CC Madhya 10.56 «Mi hijo Vāṇīnātha se quedará a Tus pies de loto para atenderte siempre y sin demora en lo que Tú ordenes y para servirte.
CC Madhya 10.57 «Mi querido Señor, por favor, considérame un familiar Tuyo. No dudes en ordenarme lo que desees en el momento en que lo desees.»
CC Madhya 10.58 Śrī Caitanya Mahāprabhu aceptó el ofrecimiento de Bhavānanda Rāya diciendo: «Acepto sin dudarlo, pues tú no eres un extraño para Mí. Vida tras vida has sido Mi sirviente, junto con los miembros de tu familia.
CC Madhya 10.59 «Śrī Rāmānanda Rāya llegará en cinco o siete días. Cuando él llegue, Mis deseos estarán satisfechos. Su compañía Me da un gran placer.»
CC Madhya 10.60 Diciendo esto, Śrī Caitanya Mahāprabhu abrazó a Bhavānanda Rāya. El Señor entonces tocó la cabeza de sus hijos con Sus pies de loto.
CC Madhya 10.61 Entonces, Śrī Caitanya Mahāprabhu envió a Bhavānanda Rāya de regreso a casa. Vāṇīnātha Paṭṭanāyaka fue el único que se quedó como sirviente personal.
CC Madhya 10.62 Sārvabhauma Bhaṭṭācārya pidió entonces a la gente que se marchase. Después, Śrī Caitanya Mahāprabhu llamó a Kālā Kṛṣṇadāsa, que había acompañado al Señor durante Su viaje por el sur de la India.
CC Madhya 10.63 Śrī Caitanya Mahāprabhu dijo: «Mi querido Bhaṭṭācārya, piensa un instante en la naturaleza de este hombre que fue conmigo al sur de la India.
CC Madhya 10.64 «Él abandonó Mi compañía para relacionarse con los bhaṭṭathāris, pero Yo le rescaté de su compañía y le traje aquí.
CC Madhya 10.65 «Ahora que le he traído aquí, le pido que se vaya. Puede irse a donde quiera, pues ya no soy más responsable de él.»
CC Madhya 10.66 Al escuchar que el Señor le rechazaba, Kālā Kṛṣṇadāsa se echó a llorar. Śrī Caitanya Mahāprabhu, sin embargo, no le prestó atención y salió inmediatamente para almorzar.
CC Madhya 10.67 Después de esto, los demás devotos, encabezados por Nityānanda Prabhu, Jagadānanda, Mukunda y Dāmodara, pensaron en un plan.
CC Madhya 10.68 Los cuatro devotos del Señor pensaron: «Necesitamos a una persona que vaya a Bengala para informar a Śacīmātā de la llegada de Śrī Caitanya Mahāprabhu a Jagannātha Purī.
CC Madhya 10.69 «Cuando reciban la noticia de la llegada de Śrī Caitanya Mahāprabhu, devotos como Advaita y Śrīvāsa, vendrán a verle, sin duda alguna.
CC Madhya 10.70 «Así pues, enviemos a Kṛṣṇadāsa a Bengala.» Diciendo esto, mantuvieron a Kṛṣṇadāsa ocupado en el servicio el Señor y le reconfortaron.
CC Madhya 10.71 Al día siguiente, todos los devotos dijeron a Śrī Caitanya Mahāprabhu: «Por favor, danos permiso para enviar a una persona a Bengala.
CC Madhya 10.72 «Madre Śacī y los devotos, encabezados por Advaita Prabhu, se sienten muy tristes, porque no han recibido la noticia de que has regresado de Tu viaje por el sur de la India.
CC Madhya 10.73 «Es necesario que alguien vaya a Bengala y les lleve la auspiciosa noticia de Tu regreso a Jagannātha Purī.»
CC Madhya 10.74 Fue así como enviaron a Bengala a Kālā Kṛṣṇadāsa, dándole remanentes de la comida del Señor Jagannātha en cantidad suficiente para repartirlos allí.
CC Madhya 10.75 Kālā Kṛṣṇadāsa fue entonces a Bengala; en primer lugar fue a Navadvīpa para ver a madre Śacī.
CC Madhya 10.76 Al llegar a casa de madre Śacī, Kālā Kṛṣṇadāsa en primer lugar le ofreció reverencias y le entregó los remanentes de comida [mahā-prasādam]. Entonces le dio la buena nueva de que Śrī Caitanya Mahāprabhu había regresado de Su viaje por el sur de la India.
CC Madhya 10.77 Esta buena noticia dio mucho placer a madre Śacī, así como a Śrīvāsa Ṭhākura y a los demás devotos de Navadvīpa.
CC Madhya 10.78 Al saber del regreso del Señor Caitanya a Purī, todos se sintieron muy contentos. Kṛṣṇadāsa fue entonces a casa de Advaita Ācārya.
CC Madhya 10.79 Tras ofrecerle reverencias respetuosas, Kṛṣṇadāsa dio mahā-prasādam a Advaita Ācārya. Entonces Le informó con todo detalle de las noticias acerca del Señor Caitanya.
CC Madhya 10.80 Cuando Advaita Ācārya Gosvāmī supo que Śrī Caitanya Mahāprabhu había regresado, Se sintió muy complacido. Con un gran éxtasis de amor, emitió un sonido estruendoso y danzó y cantó durante mucho tiempo.
CC Madhya 10.81 También Haridāsa Ṭhākura se sintió muy complacido de escuchar aquella auspiciosa noticia. Lo mismo ocurrió con Vāsudeva Datta, Murāri Gupta y Śivānanda Sena.
CC Madhya 10.82 Ācāryaratna, Vakreśvara Paṇḍita, Ācāryanidhi y Gadādhara Paṇḍita se sintieron muy complacidos de escuchar la noticia.
CC Madhya 10.83 Śrīrāma Paṇḍita, Dāmodara Paṇḍita, Śrīmān Paṇḍita, Vijaya y Śrīdhara también se sintieron muy complacidos de escucharla.
CC Madhya 10.84 Rāghava Paṇḍita, el hijo de Advaita Ācārya y todos los devotos se sintieron muy satisfechos. Me resulta imposible nombrarlos a todos.
CC Madhya 10.85 Sumamente complacidos, se reunieron todos en casa de Advaita Ācārya.
CC Madhya 10.86 Todos los devotos ofrecieron respetuosas reverencias a los pies de loto de Advaita Ācārya; Advaita Ācārya, a Su vez, les abrazó a todos.
CC Madhya 10.87 Advaita Ācārya organizó entonces un festival que duró dos o tres días. A continuación, todos tomaron la firme decisión de ir a Jagannātha Purī.
CC Madhya 10.88 Todos los devotos se reunieron en Navadvīpa y, con el permiso de madre Śacī, partieron hacia Nīlādri, Jagannātha Purī.
CC Madhya 10.89 Los habitantes de Kulīna-grāma —Satyarāja, Rāmānanda y todos los devotos del lugar— fueron también y se unieron a Advaita Ācārya.
CC Madhya 10.90 También Mukunda, Narahari, Raghunandana y los demás devotos de Khaṇḍa fueron a casa de Advaita Ācārya para acompañarle a Jagannātha Purī.
CC Madhya 10.91 Fue entonces cuando llegó del sur de la India Paramānanda Purī. Viajando por la ribera del Ganges, finalmente llegó a Nadia.
CC Madhya 10.92 En Navadvīpa, Parāmananda Purī se alojó en casa de Śacīmātā. Ella atendió a todas sus necesidades con sumo respeto.
CC Madhya 10.93 Mientras se encontraba en casa de Śacīmātā, Paramānanda Purī escuchó la noticia del regreso de Śrī Caitanya Mahāprabhu a Jagannātha Purī. Por lo tanto, decidió ir allí lo antes posible.
CC Madhya 10.94 Había un devoto de Śrī Caitanya Mahāprabhu llamado Dvija Kamalākānta, a quien Paramānanda Purī llevó consigo a Jagannātha Purī.
CC Madhya 10.95 Paramānanda Purī no tardó en llegar a la morada de Śrī Caitanya Mahāprabhu. El Señor estaba muy feliz de verle.
CC Madhya 10.96 Con gran éxtasis de amor, el Señor adoró los pies de loto de Paramānanda Purī; a su vez, Paramānanda Purī abrazó al Señor con gran éxtasis.
CC Madhya 10.97 Śrī Caitanya Mahāprabhu dijo: «Por favor, quédate conmigo y muéstrame así tu misericordia, aceptando el refugio de Jagannātha Purī».
CC Madhya 10.98 Paramānanda Purī contestó: «Yo también deseo quedarme contigo. Por eso he venido de Bengala, Gauḍa, a Jagannātha Purī.
CC Madhya 10.99 «En Navadvīpa, madre Śacī y todos los demás devotos estaban muy contentos de saber de Tu regreso del sur de la India.
CC Madhya 10.100 «Todos se disponían a venir aquí para verte, pero yo, al ver que se retrasaban, me vine solo a toda prisa.»
CC Madhya 10.101 En casa de Kaśi Miśra había una habitación aislada, y Śrī Caitanya Mahāprabhu se la dio a Paramānanda Purī. También le dio un sirviente.
CC Madhya 10.102 Al día siguiente llegó también Svarūpa Dāmodara. Era un amigo muy íntimo de Śrī Caitanya Mahāprabhu y un océano de melosidades trascendentales.
CC Madhya 10.103 Cuando vivía en Navadvīpa bajo el refugio de Śrī Caitanya Mahāprabhu, el nombre de Svarūpa Dāmodara era Puruṣottama Ācārya.
CC Madhya 10.104 Al ver que Śrī Caitanya Mahāprabhu había entrado en la orden de renuncia, Puruṣottama Ācārya se volvió como loco, e inmediatamente fue a Vārāṇasī para entrar en la orden de sannyāsa.
CC Madhya 10.105 Concluida su iniciación en la orden de sannyāsa, su maestro espiritual, Caitanyānanda Bhāratī, le ordenó: «Lee el Vedānta-sūtra y enséñalo a todo el mundo».
CC Madhya 10.106 Svarūpa Dāmodara era un gran renunciante, además de un gran sabio erudito. De todo corazón, se refugió en la Suprema Personalidad de Dios, Śrī Kṛṣṇa.
CC Madhya 10.107 Era muy entusiasta en adorar a Śrī Kṛṣṇa sin perturbaciones, y, por eso, casi en un estado de locura, entró en la orden de sannyāsa.
CC Madhya 10.108 Tras entrar en la orden de sannyāsa, Puruṣottama Ācārya siguió los principios regulativos, renunciando a su coleta y a su cordón sagrado; sin embargo, no vistió las ropas de color azafrán ni aceptó un nombre de sannyāsī, sino que permaneció como naiṣṭhika-brahmacārī.
CC Madhya 10.109 Tras recibir permiso de su sannyāsa-guru, Svarūpa Dāmodara fue a Nīlācala y se refugió en Śrī Caitanya Mahāprabhu. Allí, lleno de amor extático por Kṛṣṇa, disfrutó día y noche de melosidades trascendentales en el servicio del Señor.
CC Madhya 10.110 Svarūpa Dāmodara era la máxima expresión de la erudición y la sabiduría, pero no hablaba ni una palabra con nadie. Siempre se quedaba en algún lugar solitario, sin que nadie pudiera saber dónde estaba.
CC Madhya 10.111 Śrī Svarūpa Dāmodara era la personificación del amor extático, perfecto conocedor de las melosidades trascendentales en relación con Kṛṣṇa. Él representaba directamente a Śrī Caitanya Mahāprabhu como Su segunda expansión.
CC Madhya 10.112 Si alguien escribía un libro o componía versos y canciones y quería recitarlos ante Śrī Caitanya Mahāprabhu, Svarūpa Dāmodara los examinaba antes y los presentaba de la forma correcta. Sólo entonces Śrī Caitanya Mahāprabhu Se mostraba dispuesto a escuchar esas obras.
CC Madhya 10.113 Śrī Caitanya Mahāprabhu nunca Se mostraba complacido de escuchar libros o versos que se opusieran a las conclusiones del servicio devocional. Al Señor no le gustaba escuchar rasābhāsa, la superposición de melosidades trascendentales.
CC Madhya 10.114 Svarūpa Dāmodara solía examinar todas las obras literarias para ver si sus conclusiones eran correctas. Sólo entonces permitía que Śrī Caitanya Mahāprabhu las escuchase.
CC Madhya 10.115 Śrī Svarūpa Dāmodara solía leer los poemas de Vidyāpati y Caṇḍīdāsa y el Śrī Gīta-Govinda de Jayadeva Gosvāmī. Solía cantar esas canciones, haciendo así muy feliz a Śrī Caitanya Mahāprabhu.
CC Madhya 10.116 Como músico, Svarūpa Dāmodara era tan experto como los gandharvas, y en comentar las Escrituras era como Bṛhaspati, el sacerdote de los dioses celestiales. Por lo tanto, la conclusión es que no había gran personalidad que pudiera compararse a Svarūpa Dāmodara.
CC Madhya 10.117 Śrī Svarūpa Dāmodara Les era muy querido a Advaita Ācārya y a Nityānanda Prabhu, y era la vida y el alma misma de todos los devotos, comenzando por Śrīvāsa Ṭhākura.
CC Madhya 10.118 Cuando llegó a Jagannātha Purī, Svarūpa Dāmodara se postró a los pies de loto de Śrī Caitanya Mahāprabhu y, tendido ante Él, ofreciendo reverencias, recitó un verso.
CC Madhya 10.119 «¡Oh, océano de misericordia, Śrī Caitanya Mahāprabhu! Que se manifieste Tu auspiciosa misericordia, que aleja fácilmente la lamentación material en todas sus formas haciendo que todo se vuelva puro y bienaventurado. En verdad, Tu misericordia despierta la bienaventuranza trascendental y cubre todos los placeres materiales. Con Tu auspiciosa misericordia se superan todas las disputas y desacuerdos entre las distintas Escrituras. Tu auspiciosa misericordia derrama las melosidades trascendentales y hace que el corazón se llene de júbilo. Tu misericordia, que está llena de dicha, siempre estimula el servicio devocional y glorifica el amor conyugal por Dios. Que la bienaventuranza trascendental despierte en mi corazón por Tu misericordia sin causa.»
CC Madhya 10.120 Śrī Caitanya Mahāprabhu ayudó a Svarūpa Dāmodara a levantarse del suelo y le abrazó. Ambos se llenaron del éxtasis del amor y quedaron inconscientes.
CC Madhya 10.121 Cuando recobraron la calma, Śrī Caitanya Mahāprabhu comenzó a hablar.
CC Madhya 10.122 Śrī Caitanya Mahāprabhu dijo: «En un sueño vi que venías, y eso es muy auspicioso. Hasta ahora he sido como un ciego, pero tu llegada aquí Me devuelve la vista».
CC Madhya 10.123 Svarūpa dijo: «Mi querido Señor, por favor, perdona mi ofensa. Abandoné Tu compañía para ir a otro lugar, y ése fue un gran error de mi parte.
CC Madhya 10.124 «Mi querido Señor, yo no poseo ni el más leve rastro de amor por Tus pies de loto. Si lo tuviese, ¿cómo podría haber ido a otro país? Por lo tanto, soy un hombre de lo más pecaminoso.
CC Madhya 10.125 «Yo abandoné Tu compañía, pero Tú no me abandonaste. Con Tu cuerda de misericordia, me has atado por el cuello y me has traído de regreso a Tus pies de loto.»
CC Madhya 10.126 Svarūpa Dāmodara adoró entonces los pies de loto de Nityānanda Prabhu. Nityānanda Prabhu, a Su vez, le abrazó con éxtasis de amor.
CC Madhya 10.127 Tras adorar a Nityānanda Prabhu, Svarūpa Dāmodara recibió, pues era lo adecuado, a Jagadānanda, Mukunda, Śaṅkara y Sārvabhauma.
CC Madhya 10.128 Svarūpa Dāmodara ofreció también oraciones y adoración a los pies de loto de Paramānanda Purī, quien, a su vez, le abrazó con amor extático.
CC Madhya 10.129 Śrī Caitanya Mahāprabhu alojó entonces a Svarūpa Dāmodara en un lugar solitario y ordenó a un sirviente que le surtiese de agua y de lo que pudiera necesitar.
CC Madhya 10.130 Al día siguiente, Śrī Caitanya Mahāprabhu Se sentó con Sārvabhauma Bhaṭṭācārya y todos los devotos. Juntos, hablaron de los pasatiempos de Kṛṣṇa.
CC Madhya 10.131 En ese momento hizo su aparición Govinda, quien, después de ofrecer reverencias respetuosas, habló con sumisión.
CC Madhya 10.132 Soy el sirviente de Īśvara Purī. Mi nombre es Govinda y, siguiendo las órdenes de mi maestro espiritual, he venido aquí.
CC Madhya 10.133 «Antes de partir de este mundo mortal para alcanzar la perfección más elevada, Īśvara Purī me dijo que debía ir donde Śrī Caitanya Mahāprabhu y ofrecerle servicio.
CC Madhya 10.134 «También Kāśīśvara vendrá aquí después de visitar todos los lugares sagrados. Yo, sin embargo, siguiendo las órdenes de mi maestro espiritual, he venido a toda prisa a presentarme a Tus pies de loto.»
CC Madhya 10.135 Śrī Caitanya Mahāprabhu contestó: «Mi maestro espiritual, Īśvara Purī, siempre Me favorece con cariño paternal. Por eso, por su misericordia sin causa, te ha enviado aquí».
CC Madhya 10.136 Tras escuchar esto, Sārvabhauma Bhaṭṭācārya preguntó a Śrī Caitanya Mahāprabhu: «¿Por qué razón tenía Īśvara Purī un sirviente de procedencia śūdra?».
CC Madhya 10.137 Śrī Caitanya Mahāprabhu dijo: «Tanto la Suprema Personalidad de Dios como Mi maestro espiritual, Īśvara Purī, gozan de plena independencia. Por lo tanto, ni la misericordia de la Suprema Personalidad de Dios ni la de Īśvara Purī están sujetas a ninguna regla o regulación védica.
CC Madhya 10.138 «La misericordia de la Suprema Personalidad de Dios no se restringe a ninguna circunscripción de casta o credo. Vidura era un śūdra, pero Kṛṣṇa aceptó almorzar en su casa.
CC Madhya 10.139 «La misericordia del Señor Kṛṣṇa depende solamente del afecto. Como lo único que Le ata es el afecto, el Señor Kṛṣṇa actúa de forma muy independiente.
CC Madhya 10.140 «En conclusión, y con respecto a la Suprema Personalidad de Dios, las relaciones que se basan en el afecto traen una felicidad millones de veces mayor que las basadas en el temor y la veneración. Por el simple hecho de escuchar el santo nombre del Señor, el devoto se sumerge en la bienaventuranza trascendental.»
CC Madhya 10.141 Tras decir esto, Śrī Caitanya Mahāprabhu abrazó a Govinda. Govinda, a su vez, ofreció reverencias respetuosas a los pies de loto de Śrī Caitanya Mahāprabhu.
CC Madhya 10.142 Entonces, Śrī Caitanya Mahāprabhu continuó hablando a Sārvabhauma Bhaṭṭācārya: «Analiza esto: para Mí, el sirviente del maestro espiritual es siempre digno de respeto.
CC Madhya 10.143 «Siendo así, no es adecuado que el sirviente del guru se ocupe en Mi servicio personal. Pero es una orden de Mi maestro espiritual. ¿Qué debo hacer?»
CC Madhya 10.144 Sārvabhauma Bhaṭṭācārya dijo: «La orden del maestro espiritual es muy potente y no puede desobedecerse. Ése es el mandamiento de los śāstras, las Escrituras reveladas.
CC Madhya 10.145 «“Siguiendo la orden de su padre, Paraśurāma mató a su madre, Reṇukā, como si de un enemigo se tratase. Cuando escuchó esto, Lakṣmaṇa, el hermano menor del Señor Rāmacandra, Se ocupó de inmediato en el servicio de Su hermano mayor y aceptó Sus órdenes. La orden del maestro espiritual se debe obedecer sin hacer consideraciones de ningún tipo.”
CC Madhya 10.146 «“Si una gran personalidad, un padre en este caso, nos da una orden, debemos cumplirla sin ningún tipo de consideraciones, pues esa orden nos trae buena fortuna a los dos. En particular, Me trae buena fortuna a Mí.”»
CC Madhya 10.147 Después de que Sārvabhauma Bhaṭṭācārya dijese esto, Śrī Caitanya Mahāprabhu abrazó a Govinda y le ocupó en el servicio personal de Su cuerpo.
CC Madhya 10.148 Todo el mundo respetaba a Govinda considerándole el sirviente más querido de Śrī Caitanya Mahāprabhu; Govinda servía a todos los vaiṣṇavas y velaba por sus necesidades.
CC Madhya 10.149 Haridāsa el mayor y Haridāsa el menor, que eran músicos, así como Rāmāi y Nandāi, solían quedarse con Govinda.
CC Madhya 10.150 Todos ellos se quedaron con Govinda para servir a Śrī Caitanya Mahāprabhu; por ello, la buena fortuna de Govinda escapa a la comprensión de todos.
CC Madhya 10.151 Al día siguiente, Mukunda Datta anunció a Śrī Caitanya Mahāprabhu: «Brahmānanda Bhāratī ha venido a verte».
CC Madhya 10.152 Mukunda Daṭṭa preguntó entonces al Señor: «¿Debo traerle aquí?»Śrī Caitanya Mahāprabhu dijo: «Brahmānanda Bhāratī es como Mi maestro espiritual. Es mejor que Yo vaya a verle a él».
CC Madhya 10.153 Tras decir esto, Śrī Caitanya Mahāprabhu y Sus devotos fueron a ver a Brahmānanda Bhāratī.
CC Madhya 10.154 Cuando llegaron ante él, Śrī Caitanya Mahāprabhu y Sus devotos vieron que estaba vestido con una piel de ciervo. Al ver esto, Śrī Caitanya Mahāprabhu Se sintió muy triste.
CC Madhya 10.155 Al ver a Brahmānanda Bhāratī vestido con una piel de ciervo, Caitanya Mahāprabhu, fingiendo no haberle visto, preguntó a Mukunda Datta: «¿Dónde está Brahmānanda Bhāratī, Mi maestro espiritual?».
CC Madhya 10.156 Mukunda Datta contestó: «Brahmānanda Bhāratī está aquí, ante Tí».El Señor contestó: «Te equivocas. Éste no es Brahmānanda Bhāratī.
CC Madhya 10.157 «Debes de estar hablando de otra persona, pues está claro que él no es Brahmānanda Bhāratī. No posees el más mínimo conocimiento. ¿Por qué razón habría de vestirse Brahmānanda Bhāratī con una piel de ciervo?»
CC Madhya 10.158 Cuando escuchó esto, Brahmānanda Bhāratī pensó: «Śrī Caitanya Mahāprabhu no aprueba que me vista con una piel de ciervo».
CC Madhya 10.159 Reconociendo así su error, Brahmānanda Bhāratī pensó: «Ha dicho la verdad. Me he puesto esta piel de ciervo sólo por una cuestión de prestigio. No voy a cruzar el océano de la nesciencia sólo porque me vista con una piel de ciervo.
CC Madhya 10.160 «A partir de hoy, nunca más me pondré esta piel de ciervo.» Tan pronto como Brahmānanda Bhāratī tomó esa decisión, Śrī Caitanya Mahāprabhu, entendiendo lo que había en su mente, mandó de inmediato que trajesen ropas de sannyāsī.
CC Madhya 10.161 En cuanto Brahmānanda Bhāratī renunció a la piel de ciervo y se vistió con ropas de sannyāsī, Śrī Caitanya Mahāprabhu fue a ofrecer reverencias a sus pies de loto.
CC Madhya 10.162 Brahmānanda Bhāratī dijo: «Tú instruyes al pueblo con Tu comportamiento. No haré nada que vaya en contra de Tus deseos; de lo contrario, en lugar de ofrecerme reverencias, me dejarás de lado, y eso me causa mucho temor.
CC Madhya 10.163 «En este momento, veo dos Brahmanes. Un Brahman es el Señor Jagannātha, que no Se mueve, y el otro Brahman, que Se mueve, eres Tú. El Señor Jagannātha es el arcā-vigraha, la Deidad que recibe nuestra adoración, y Él es el Brahman inmóvil. Pero Tú eres el Señor Śrī Caitanya Mahāprabhu, y Te mueves de un lugar a otro. Los dos sois el mismo Brahman, el amo de la naturaleza material, pero hacéis dos papeles: uno móvil y otro inmóvil. De modo que, en Jagannātha Purī, Puruṣottama, viven ahora dos Brahmanes.
CC Madhya 10.164 «De los dos, Tú eres el Brahman de color claro, y el otro, el Señor Jagannātha, es negruzco. Los dos estáis liberando al mundo entero.»
CC Madhya 10.165 El Señor Śrī Caitanya Mahāprabhu contestó: «En realidad, al decir la verdad, debido a tu presencia aquí, ahora hay dos Brahmanes en Jagannātha Purī.
CC Madhya 10.166 «Brahmānanda y Gaurahari se mueven, mientras que el negruzco Señor Jagannātha permanece fijo e inmóvil.»
CC Madhya 10.167 Brahmānanda Bhāratī dijo: «Mi querido Sārvabhauma Bhaṭṭācārya, por favor, actúa de mediador en este debate de lógica entre Śrī Caitanya Mahāprabhu y yo».
CC Madhya 10.168 Brahmānanda Bhāratī continuó: «La entidad viviente es localizada, mientras que el Brahman Supremo es omnipresente. Ése es el veredicto de las Escrituras reveladas.
CC Madhya 10.169 «Śrī Caitanya Mahāprabhu me purificó quitándome la piel de ciervo. Eso demuestra que Él es omnipresente y todopoderoso, mientras que yo estoy subordinado a Él.
CC Madhya 10.170 «“El color de Su cuerpo es dorado, y todo Su cuerpo es como oro fundido. Cada parte de Su cuerpo está muy bien formada y ungida de pasta de madera de sándalo. El Señor ha entrado en la orden de vida de renuncia y Se mantiene siempre equilibrado. Él está firmemente establecido en Su misión de cantar el mantra Hare Kṛṣṇa, en Su conclusión dualista y en Su paz.”
CC Madhya 10.171 «Todas las características que se mencionan en el verso del Viṣṇu-sahasra-nāma-stotra son visibles en el cuerpo de Śrī Caitanya Mahāprabhu. Sus brazos están adornados con pasta de madera de sándalo y con el cordón que ha recibido de la Deidad de Śrī Jagannātha, y ésos son Sus brazaletes.»
CC Madhya 10.172 Tras escuchar esto, Sārvabhauma Bhaṭṭācārya dio su veredicto diciendo: «Brahmānanda Bhāratī, pienso que la victoria es tuya».Śrī Caitanya Mahāprabhu dijo inmediatamente: «Yo acepto todo lo que Brahmānanda Bhāratī ha dicho. En lo que a Mí respecta, es del todo correcto».
CC Madhya 10.173 Śrī Caitanya Mahāprabhu hizo entonces el papel de discípulo y aceptó a Brahmānanda Bhāratī como maestro espiritual. Entonces dijo: «En un debate con su maestro espiritual, el discípulo sale derrotado».Brahmānanda Bhāratī inmediatamente contrarrestó esas palabras diciendo: «Ésa no es la causa de Tu derrota. La causa es otra.
CC Madhya 10.174 « Tu característica natural es que aceptas la derrota a manos de Tu devoto. Te pido que escuches con atención otra de Tus glorias.
CC Madhya 10.175 «He estado meditando en el Brahman impersonal desde que nací, pero, desde que Te he visto, he experimentado a Kṛṣṇa en plenitud.»
CC Madhya 10.176 Brahmānanda Bhāratī continuó: «Desde que Te he visto, he estado sintiendo la presencia del Señor Kṛṣṇa en mi mente y Le he estado viendo ante mis ojos. Ahora deseo cantar el santo nombre del Señor Kṛṣṇa. Pero, por encima de todo ello, en mi corazón Te considero Kṛṣṇa, y por ello estoy muy deseoso de servirte.
CC Madhya 10.177 «Bilvamaṅgala Ṭhākura cambió su comprensión impersonal por la comprensión de la Personalidad de Dios. Ahora veo que mi situación es parecida a la suya, pues ya ha cambiado.»
CC Madhya 10.178 Brahmānanda Bhāratī concluyó: «“Aunque recibí la adoración de quienes siguen la senda del monismo, y aunque fui iniciado en la autorrealización mediante el sistema de yoga, un astuto muchacho que está siempre de bromas con las gopīs me ha convertido por la fuerza en una sirvienta”».
CC Madhya 10.179 El Señor Śrī Caitanya Mahāprabhu contestó: «Tú tienes un profundo amor extático por Kṛṣṇa; por eso, mires donde mires, siempre aumentas tu conciencia de Kṛṣṇa».
CC Madhya 10.180 Sārvabhauma Bhaṭṭācārya dijo: «Los dos tenéis razón en lo que decís. Para ver directamente a Kṛṣṇa, debemos recibir Su misericordia.
CC Madhya 10.181 «No es posible ver a Kṛṣṇa directamente sin sentir amor extático por Él. Por lo tanto, por la misericordia de Śrī Caitanya Mahāprabhu, Brahmānanda Bhāratī ha podido ver directamente al Señor.»
CC Madhya 10.182 Śrī Caitanya Mahāprabhu dijo: «Sārvabhauma Bhaṭṭācārya, ¿qué estás diciendo? ¡Señor Viṣṇu, sálvame! ¡Esa glorificación es otro tipo de blasfemia!».
CC Madhya 10.183 Tras decir esto, Śrī Caitanya Mahāprabhu Se llevó a Brahmānanda Bhāratī a dónde Él vivía. A partir de ese día, Brahmānanda Bhāratī vivió con Śrī Caitanya Mahāprabhu.
CC Madhya 10.184 Más tarde, se unieron también a ellos Rāmabhadra Ācārya y Bhagavān Ācārya, quienes, abandonando todas las demás responsabilidades, permanecieron bajo el refugio de Śrī Caitanya Mahāprabhu.
CC Madhya 10.185 Al día siguiente llegó Kāśīśvara Gosāñi, y Śrī Caitanya Mahāprabhu le recibió con mucho respeto; él se quedó con el Señor.
CC Madhya 10.186 Kāśīśvara ayudaba a entrar a Śrī Caitanya Mahāprabhu en el templo de Jagannātha. Iba por delante del Señor entre la multitud e impedía que la gente Le tocase.
CC Madhya 10.187 Del mismo modo que todos los ríos desembocan en el mar, todos los devotos del país acabaron por acudir al refugio de Śrī Caitanya Mahāprabhu.
CC Madhya 10.188 Como todos los devotos venían a Él en busca de refugio, el Señor Śrī Caitanya Mahāprabhu Se mostró misericordioso con todos y les mantuvo bajo Su protección.
CC Madhya 10.189 He narrado así el encuentro de todos los vaiṣṇavas con Śrī Caitanya Mahāprabhu. Todo el que escuche esta narración obtiene finalmente refugio a Sus pies de loto.
CC Madhya 10.190 Orando a los pies de loto de Śrī Rūpa y Śrī Raghunātha, siempre deseando su misericordia, yo, Kṛṣṇadāsa, narro el Śrī Caitanya-caritāmṛta, siguiendo sus pasos.