Antya 7: El encuentro de Śrī CaitanyaMahāprabhu y Vallabha Bhaṭṭa

En su Amṛta-pravāha-bhāṣya, Śrīla Bhaktivinoda Ṭhākura ofrece el siguiente resumen del Capítulo Siete. El capítulo narra el encuentro del Señor Śrī Caitanya Mahāprabhu con Vallabha Bhaṭṭa. Las dos personalidades sostuvieron un intercambio jocoso hasta que, finalmente, Śrī Caitanya Mahāprabhu corrigió a Vallabha Bhaṭṭa y, con gran amabilidad, aceptó una invitación suya. Anteriormente, Śrī Caitanya Mahāprabhu había visto que Vallabha Bhaṭṭa estaba muy apegado a Gadādhara Paṇḍita. Por esa razón, actuó como si no estuviese satisfecho de este último. Más tarde, cuando Vallabha Bhaṭṭa estableció una relación más íntima con el Señor, el Señor le aconsejó que siguiese las instrucciones de Gadādhara Paṇḍita. De ese modo, el Señor expresó Sus sentimientos de amor por Gadādhara Paṇḍita.

CC Antya 7.1 Ofrezco respetuosas reverencias a los devotos de Śrī Caitanya Mahāprabhu. Simplemente por la misericordia sin causa de los devotos ocupados en lamer la miel de Sus pies de loto, hasta un alma caída se vuelve eternamente liberada.
CC Antya 7.2 ¡Toda gloria a Śrī Caitanya Mahāprabhu! ¡Toda gloria a Nityānanda Prabhu! ¡Toda gloria a Advaitacandra! ¡Y toda gloria a todos los devotos del Señor Śrī Caitanya Mahāprabhu!
CC Antya 7.3 Al año siguiente, los devotos de Bengala fueron a visitar a Śrī Caitanya Mahāprabhu y, como en ocasiones anteriores, el Señor les recibió a todos, uno por uno.
CC Antya 7.4 De ese modo, Śrī Caitanya Mahāprabhu llevó a cabo Sus pasatiempos con Sus devotos. Fue entonces cuando un sabio erudito llamado Vallabha Bhaṭṭa fue a visitar al Señor a Jagannātha Purī.
CC Antya 7.5 Nada más llegar, Vallabha Bhaṭṭa ofreció reverencias a los pies de loto del Señor. Considerándole un gran devoto, el Señor le abrazó.
CC Antya 7.6 Con gran respeto, Śrī Caitanya Mahāprabhu le ofreció un asiento a Su lado. Entonces, con gran humildad, Vallabha Bhaṭṭa dijo lo siguiente.
CC Antya 7.7 «Hace mucho tiempo que deseo verte, mi Señor —dijo—. Ahora el Señor Jagannātha ha satisfecho mi deseo, y por eso Te veo.
CC Antya 7.8 «El que recibe Tu audiencia es realmente afortunado, pues Tú eres la Suprema Personalidad de Dios mismo.
CC Antya 7.9 «Si con sólo recordarte nos purificamos, ¿qué tiene de asombroso que nos purifiquemos al verte?
CC Antya 7.10 «“Sólo con recordar a las grandes personalidades se puede purificar de inmediato toda la casa. ¿Qué decir entonces de verlas directamente, tocar sus pies de loto, lavarles los pies u ofrecerles un lugar para sentarse?”
CC Antya 7.11 «El canto del santo nombre de Kṛṣṇa es el sistema religioso fundamental en la era de Kali. Sin haber sido dotado de poder por Kṛṣṇa, no es posible propagar el movimiento de saṅkīrtana.
CC Antya 7.12 «Tú has propagado el movimiento de saṅkīrtana de conciencia de Kṛṣṇa. Por lo tanto, es evidente que el Señor Kṛṣṇa Te ha dotado de poder. No hay la menor duda.
CC Antya 7.13 «Tú has manifestado el santo nombre de Kṛṣṇa por el mundo entero. Todo el que Te ve queda de inmediato absorto en amor extático por Kṛṣṇa.
CC Antya 7.14 «Sin haber recibido el poder especial de Kṛṣṇa, no se puede manifestar amor extático por Kṛṣṇa, pues Kṛṣṇa es el único que da amor extático. Ése es el veredicto de todas las Escrituras reveladas.
CC Antya 7.15 «“Puede haber muchas encarnaciones completamente auspiciosas de la Personalidad de Dios, ¿pero quién, sino el Señor Kṛṣṇa, puede conceder el amor por Dios a las almas que se entregan a Él?”»
CC Antya 7.16 Śrī Caitanya Mahāprabhu contestó: «Mi querido Vallabha Bhaṭṭa, tú eres un sabio erudito. Por favor, escúchame. Yo soy un sannyāsī de la escuela māyāvāda. Por lo tanto, no tengo la menor posibilidad de saber qué es el kṛṣṇa-bhakti.
CC Antya 7.17 «Mi mente, a pesar de todo, se ha purificado gracias a que Me he relacionado con Advaita Ācārya, que es directamente la Suprema Personalidad de Dios.
CC Antya 7.18 «En entender las Escrituras reveladas y el servicio devocional del Señor Kṛṣṇa, no tiene igual. Por eso Se Le llama Advaita Ācārya.
CC Antya 7.19 «Es una personalidad tan elevada que, por Su misericordia, hasta los que comen carne [mlecchas] pueden convertirse y ocuparse en servicio devocional a Kṛṣṇa. ¿Quién, entonces, puede calcular el poder de Su vaiṣṇavismo?
CC Antya 7.20 «También el Señor Nityānanda Prabhu, el avadhūta, es directamente la Suprema Personalidad de Dios. Él está siempre ebrio de la locura del amor extático. En verdad, es un océano de amor por Kṛṣṇa.
CC Antya 7.21 «Sārvabhauma Bhaṭṭācārya conoce a la perfección las seis tesis filosóficas. De modo que es el maestro espiritual del mundo entero en la enseñanza de las seis sendas de la filosofía. Él es el mejor de los devotos.
CC Antya 7.22 «Sārvabhauma Bhaṭṭācārya Me ha mostrado el límite del servicio devocional. Sólo por su misericordia he entendido que el servicio devocional que se ofrece a Kṛṣṇa es la esencia de todo yoga místico.
CC Antya 7.23 «Śrīla Rāmānanda Rāya es el conocedor supremo de las melosidades trascendentales del servicio devocional del Señor Kṛṣṇa. Él Me ha enseñado que el Señor Kṛṣṇa es la Suprema Personalidad de Dios.
CC Antya 7.24 «Por la misericordia de Rāmānanda Rāya, he entendido que el amor extático por Kṛṣṇa es el objetivo más elevado de la vida, y que el amor espontáneo por Kṛṣṇa es la más alta perfección.
CC Antya 7.25 «El sirviente, el amigo, el superior y el amante conyugal son los refugios de las melosidades trascendentales llamadas dāsya, sakhya, vātsalya y śṛṅgāra.
CC Antya 7.26 «La emoción [bhāva] puede ser de dos tipos. La emoción con la comprensión de las opulencias plenas del Señor se llama aiśvarya-jñāna-yukta, y la emoción pura, libre de contaminación, se llama kevala. No se puede obtener el refugio de los pies de loto de Kṛṣṇa, el hijo de Mahārāja Nanda, por el simple hecho de conocer Sus opulencias.
CC Antya 7.27 «“La Suprema Personalidad de Dios, Kṛṣṇa, el hijo de madre Yaśodā, es accesible para los devotos que se ocupan en servicio amoroso espontáneo, pero no lo es tan fácilmente para los especuladores mentales, para quienes se esfuerzan por la autorrealización con rigurosas austeridades y penitencias, o para quienes identifican el cuerpo con el ser.”
CC Antya 7.28 «La palabra “ātma-bhūta” significa “acompañantes personales”. Mediante la comprensión de la opulencia del Señor, la diosa de la fortuna no pudo recibir el refugio de Kṛṣṇa, el hijo de Nanda Mahārāja.
CC Antya 7.29 «“Mientras danzaba con las gopīs en el rāsa-līlā, el Señor Śrī Kṛṣṇa les pasó los brazos por el cuello y las abrazó. Esa misericordia trascendental nunca le fue concedido a la diosa de la fortuna ni a las demás consortes del mundo espiritual. Y es algo que jamás imaginaron siquiera las más hermosas muchachas de los planetas celestiales, cuyo lustre corporal y cuyo aroma son como la belleza y la fragancia de las flores de loto. ¿Qué decir entonces de las mujeres de este mundo, por más hermosas que sean desde un punto de vista material?”
CC Antya 7.30 «En el estado puro de conciencia de Kṛṣṇa, un amigo se sube a hombros de Kṛṣṇa, y madre Yaśodā ata al Señor.
CC Antya 7.31 «En el estado puro de conciencia de Kṛṣṇa, el devoto, sin conocimiento de las opulencias del Señor, considera a Kṛṣṇa su amigo o su hijo. Por esa razón, hasta Śukadeva Gosvāmī y Vyāsadeva, la autoridad suprema, alaban esa actitud devocional.
CC Antya 7.32 «“Ni aquellos que se ocupan en la autorrealización, percibiendo la refulgencia Brahman del Señor, ni aquellos que se ocupan en servicio devocional aceptando como amo a la Suprema Personalidad de Dios, ni aquellos que se hallan bajo las garras de Māyā, pensando que el Señor es una persona corriente, pueden entender que ciertas personalidades excelsas, tras acumular grandes cantidades de actividades piadosas, jueguen ahora con el Señor en forma de pastorcillos de vacas.”
CC Antya 7.33 «“Al ver todos los universos en la boca de Kṛṣṇa, madre Yaśodā quedó atónita por un momento. Los seguidores de los tres Vedas adoran al Señor igual que a Indra y otros semidioses y Le ofrecen sacrificios. Las personas santas que entienden Su grandeza mediante el estudio de los Upaniṣads, Le adoran como Brahman impersonal; los grandes filósofos que estudian analíticamente el universo Le adoran como puruṣa; los grandes yogīs, como la Superalma omnipresente; y los devotos, como Suprema Personalidad de Dios. Madre Yaśodā, sin embargo, consideraba al Señor su propio hijo.
CC Antya 7.34 «“¡Oh, brāhmaṇa!, ¿qué actividades piadosas realizó Nanda Mahārāja para recibir a la Suprema Personalidad de Dios, Kṛṣṇa, como hijo? ¿Y qué actividades piadosas hizo madre Yaśodā para que Kṛṣṇa, la Absoluta y Suprema Personalidad de Dios, la llamase «Madre» y mamase de sus senos?”
CC Antya 7.35 «Aunque el devoto puro perciba la opulencia de Kṛṣṇa, no la acepta. Por lo tanto, la conciencia pura es más sublime que la conciencia de la opulencia del Señor.
CC Antya 7.36 «Rāmānanda Rāya es consciente en muy alto grado de las melosidades trascendentales. Está constantemente absorto en la felicidad del amor extático por Kṛṣṇa. Él es quien Me ha enseñado todo esto.
CC Antya 7.37 «No hay palabras para explicar la influencia y el conocimiento de Rāmānanda Rāya, pues sólo por su misericordia he entendido el amor puro de los habitantes de Vṛndāvana.
CC Antya 7.38 «Svarūpa Dāmodara es la personificación de las melosidades trascendentales del amor extático. Gracias a su compañía, he entendido la melosidad trascendental del amor conyugal de Vṛndāvana.
CC Antya 7.39 «En el amor puro de las gopīs y Śrīmatī Rādhārāṇī no hay el menor rastro de lujuria material. El criterio de ese amor trascendental es que su única finalidad es satisfacer a Kṛṣṇa.
CC Antya 7.40 «“¡Oh, amado nuestro!, Tus pies de loto son tan suaves que nosotras los ponemos con cuidado sobre nuestros senos, por temor a que se hagan daño. Tú eres el único sustento de nuestras vidas. Por eso, nuestra mente se llena de ansiedad cuando pensamos que Tus suaves pies pueden herirse con los guijarros mientras paseas por los senderos del bosque.”
CC Antya 7.41 «Obsesionadas con el amor puro, sin saber nada de opulencias, las gopīs a veces riñen a Kṛṣṇa. Ése es un signo del amor extático puro.
CC Antya 7.42 «“¡Oh, querido Kṛṣṇa!, nosotras, las gopis, sin hacer caso de la orden de nuestros esposos, hijos, familia, hermanos y amigos, hemos dejado su compañía y hemos venido a Ti. Tú lo sabes todo acerca de nuestros deseos. Hemos venido solamente porque nos sentimos atraídas por la suprema música de Tu flauta. Pero Tú eres un gran engañador, pues ¿quién, sino, abandonaría la compañía de muchachas jóvenes como nosotras en la oscuridad de la noche?”
CC Antya 7.43 «El amor conyugal de las gopīs es el servicio devocional más sublime, y supera a todos los demás métodos de bhakti. Debido a ello, el Señor Kṛṣṇa Se ve obligado a decir: “Mis queridas gopīs, no puedo recompensaros. En verdad, estoy siempre en deuda con vosotras”.
CC Antya 7.44 «“¡Oh, gopīs!, no podría pagar Mi deuda por vuestro servicio inmaculado ni en una vida de Brahmā. Vuestro vínculo conmigo está por encima de todo reproche. Me habéis adorado, y para ello habéis cortado todos vuestros lazos domésticos, que son difíciles de romper. Por eso, por favor, que vuestros actos gloriosos sean vuestra recompensa.”
CC Antya 7.45 «Completamente distinto del amor por Kṛṣṇa en el plano de la opulencia, el amor puro por Kṛṣṇa se halla en el nivel más elevado. No hay en la superficie del mundo devoto más grande que Uddhava.
CC Antya 7.46 «Uddhava desea llevar en la cabeza el polvo de los pies de loto de las gopīs. Svarūpa Dāmodara Me ha enseñado acerca de todos estos amores trascendentales del Señor Kṛṣṇa.
CC Antya 7.47 «“Las gopīs de Vṛndāvana han abandonado la compañía de sus esposos, hijos y demás familiares, que es muy difícil de abandonar, y han abandonado la senda de la castidad para refugiarse en los pies de loto de Mukunda, Kṛṣṇa, que se deben buscar mediante el conocimiento védico. ¡Oh!, que yo sea lo bastante afortunado como para llegar a ser uno de los arbustos, enredaderas o hierbas de Vṛndāvana, pues las gopīs los pisan y bendicen con el polvo de sus pies de loto.”
CC Antya 7.48 «Haridāsa Ṭhākura, el maestro del santo nombre, es el más elevado de todos los devotos puros. Cada día canta 300.000 santos nombres del Señor.
CC Antya 7.49 «De Haridāsa Ṭhākura he aprendido acerca de las glorias del santo nombre del Señor, y, por su misericordia, las he entendido.
CC Antya 7.50-52 «Ācāryaratna, Ācāryanidhi, Gadādhara Paṇḍita, Jagadānanda, Dāmodara, Śaṅkara, Vakreśvara, Kāśīśvara, Mukunda, Vāsudeva, Murāri y muchos otros devotos han descendido en Bengala para predicar a todo el mundo las glorias del santo nombre de Kṛṣṇa y el valor del amor por Él. Yo he aprendido de ellos el significado del servicio devocional a Kṛṣṇa.»
CC Antya 7.53 Sabiendo que el corazón de Vallabha Bhaṭṭa estaba lleno de orgullo, Śrī Caitanya Mahāprabhu habló de ese modo, sugiriéndole la manera de aprender acerca del servicio devocional.
CC Antya 7.54 [Vallabha Bhaṭṭa pensaba:] «Yo soy un gran vaiṣṇava. He aprendido todas las conclusiones de la filosofía vaiṣṇava, de modo que entiendo el significado del Śrīmad-Bhāgavatam y lo explico muy bien.»
CC Antya 7.55 Aquel orgullo, que estaba presente en la mente de Vallabha Bhaṭṭa desde hacía mucho tiempo, cayó y se hizo pedazos cuando escuchó la prédica de Śrī Caitanya Mahāprabhu.
CC Antya 7.56 Al escuchar de labios de Śrī Caitanya Mahāprabhu acerca de la pureza del vaiṣṇavismo de todos aquellos devotos, Vallabha Bhaṭṭa inmediatamente deseó verles.
CC Antya 7.57 Vallabha Bhaṭṭa dijo: «¿Dónde viven todos esos vaiṣṇavas? ¿Cómo puedo verles?».
CC Antya 7.58 Śrī Caitanya Mahāprabhu contestó: «Aunque algunos viven en Bengala y en otros estados, están todos aquí. Han venido a ver el festival de Ratha-yātrā.
CC Antya 7.59 «En este momento viven todos aquí, en diversos alojamientos. Aquí podrás obtener audiencia de todos ellos.»
CC Antya 7.60 A continuación, con gran sumisión y humildad, Vallabha Bhaṭṭa invitó a Śrī Caitanya Mahāprabhu a comer en su casa.
CC Antya 7.61 Al día siguiente, cuando todos los vaiṣṇavas fueron a la morada de Śrī Caitanya Mahāprabhu, el Señor les presentó a Vallabha Bhaṭṭa.
CC Antya 7.62 Vallabha Bhaṭṭa se sorprendió al ver el brillo de sus caras. En verdad, en medio de ellos parecía una luciérnaga.
CC Antya 7.63 Vallabha Bhaṭṭa trajo entonces una gran cantidad de mahā-prasādam del Señor Jagannātha y alimentó suntuosamente al Señor Śrī Caitanya Mahāprabhu y a Sus acompañantes.
CC Antya 7.64 Todos los sannyāsīs que acompañaban a Śrī Caitanya Mahāprabhu, comenzando por Paramānanda Purī, se sentaron a un lado para tomar prasādam.
CC Antya 7.65 Śrī Caitanya Mahāprabhu Se sentó en medio de los devotos. Advaita Ācārya y el Señor Nityānanda Se sentaron uno a cada lado del Señor. Los demás devotos se sentaron ante el Señor y detrás de Él.
CC Antya 7.66 Los devotos de Bengala, a los que soy incapaz de contar, se sentaron en el patio formando hileras.
CC Antya 7.67 Muy sorprendido al ver a todos los devotos de Śrī Caitanya Mahāprabhu, Vallabha Bhaṭṭa, con devoción, ofreció reverencias a los pies de loto de todos y cada uno de ellos.
CC Antya 7.68 Svarūpa Dāmodara, Jagadānanda, Kāśīśvara y Śaṅkara, junto con Rāghava y Dāmodara Paṇḍita, se encargaron de servir el prasādam.
CC Antya 7.69 Vallabha Bhaṭṭa había traído una gran cantidad de mahā-prasādam ofrecido al Señor Jagannātha. De ese modo, todos los sannyāsīs se sentaron a comer con Śrī Caitanya Mahāprabhu.
CC Antya 7.70 Tomando prasādam, todos los vaiṣṇavas cantaban los santos nombres «¡Hari!, ¡Hari!». La vibración del santo nombre de Hari se elevó y llenó el universo entero.
CC Antya 7.71 Cuando los vaiṣṇavas terminaron de comer, Vallabha Bhaṭṭa trajo gran cantidad de collares de flores, pasta de sándalo, especias y betel. Adoró a los devotos con gran respeto y se sintió inmensamente feliz.
CC Antya 7.72 El día del festival de los carros, Śrī Caitanya Mahāprabhu dio comienzo al canto en congregación. Como había hecho anteriormente, dividió a los devotos en siete grupos.
CC Antya 7.73-74 Siete devotos —Advaita, Nityānanda, Haridāsa Ṭhākura, Vakreśvara, Śrīvāsa Ṭhākura, Rāghava Paṇḍita y Gadādhara Paṇḍita— formaron siete grupos y comenzaron a danzar. Śrī Caitanya Mahāprabhu, cantando «¡Haribol!», iba de grupo en grupo.
CC Antya 7.75 Catorce mṛdaṅgas resonaban con el fuerte canto en congregación, y en cada grupo había un bailarín que inundaba el mundo entero con su danza de amor extático.
CC Antya 7.76 Vallabha Bhaṭṭa estaba completamente asombrado de lo que veía. Sobrecogido de bienaventuranza trascendental, perdió la conciencia de sí mismo.
CC Antya 7.77 Entonces, Śrī Caitanya Mahāprabhu hizo que se detuvieran los devotos que danzaban, y, como había hecho anteriormente, comenzó a danzar Él mismo.
CC Antya 7.78 Al ver la belleza de Śrī Caitanya Mahāprabhu y el despertar de Su amor extático, Vallabha Bhaṭṭa llegó a la conclusión: «He aquí al Señor Kṛṣṇa. No hay la menor duda».
CC Antya 7.79 Vallabha Bhaṭṭa fue así testigo del festival de los carros. Las características de Śrī Caitanya Mahāprabhu le tenían sencillamente asombrado.
CC Antya 7.80 Un día, finalizado ya el festival, Vallabha Bhaṭṭa fue a donde vivía Śrī Caitanya Mahāprabhu para presentar una petición a los pies de loto del Señor.
CC Antya 7.81 «He escrito un comentario al Śrīmad-Bhāgavatam —dijo—. ¿Tendría Su Señoría la bondad de escucharlo?»
CC Antya 7.82 El Señor contestó: «Yo no entiendo el significado del Śrīmad-Bhāgavatam. En verdad, no soy la persona adecuada para escuchar su significado.
CC Antya 7.83 «Yo simplemente Me siento y trato de rezar el santo nombre de Kṛṣṇa, pero, aunque lo rezo todo el día y toda la noche, no consigo completar Mi número prescrito de vueltas de rosario.»
CC Antya 7.84 Vallabha Bhaṭṭa dijo: «He tratado de describir detalladamente el significado del santo nombre de Kṛṣṇa. Por favor, escucha la explicación».
CC Antya 7.85 El Señor Śrī Caitanya Mahāprabhu contestó: «Yo no acepto que el santo nombre de Kṛṣṇa tenga muchos significados. Sólo sé que el Señor Kṛṣṇa es Śyāmasundara y Yaśodānandana. Eso es todo lo que sé.
CC Antya 7.86 «“El único significado del santo nombre de Kṛṣṇa es que Él es azul oscuro como un árbol tamāla y que es el hijo de madre Yaśodā. Ésa es la conclusión de todas las Escrituras reveladas.”
CC Antya 7.87 «Yo conozco de forma conclusiva esos dos nombres, Śyāmasundara y Yaśodānandana. No entiendo ningún otro significado, ni tengo capacidad para entenderlos.»
CC Antya 7.88 Siendo omnisciente, el Señor Śrī Caitanya Mahāprabhu podía entender que las explicaciones de Vallabha Bhaṭṭa acerca del nombre de Kṛṣṇa y del Śrīmad-Bhāgavatam eran inútiles. Por eso no mostró ningún interés.
CC Antya 7.89 Ante la firmeza con que Śrī Caitanya Mahāprabhu Se negó a escuchar sus explicaciones, Vallabha Bhaṭṭa regresó a casa muy apenado. Su fe en el Señor y Su devoción por Él cambiaron.
CC Antya 7.90 A continuación, Vallabha Bhaṭṭa fue a casa de Gadādhara Paṇḍita. Iba y venía con frecuencia, dándole diversas muestras de afecto, y de ese modo mantenía una relación con él.
CC Antya 7.91 Como Śrī Caitanya Mahāprabhu no había tomado muy en serio a Vallabha Bhaṭṭa, nadie en Jagannātha Purī se interesaba por escuchar ninguna de las explicaciones.
CC Antya 7.92 Avergonzado, insultado e infeliz, Vallabha Bhaṭṭa fue a ver a Gadādhara Paṇḍita.
CC Antya 7.93 Dirigiéndose a él con gran humildad, Vallabha Bhaṭṭa dijo: «Yo me he refugiado en ti, mi querido señor. Por favor, sé misericordioso y salva mi vida.
CC Antya 7.94 «Por favor, escucha mi explicación del significado del nombre del Señor Kṛṣṇa. De ese modo, me limpiaré del lodo de la vergüenza que ha caído sobre mí.»
CC Antya 7.95 Paṇḍita Gosāñi se encontró así en un dilema. Era una duda tan grande que no sabía resolverla por sí solo.
CC Antya 7.96 Aunque Gadādhara Paṇḍita Gosāñi no quería escuchar la explicación, Vallabha Bhaṭṭa, impetuosamente, comenzó a leérsela.
CC Antya 7.97 Como Vallabha Bhaṭṭa era un brāhmaṇa erudito, Gadādhara Paṇḍita no podía prohibírselo. Entonces comenzó a pensar en el Señor Kṛṣṇa: «Mi querido Señor Kṛṣṇa —oraba—, protégeme, por favor, en este peligro. Me he refugiado en Ti.
CC Antya 7.98 «Śrī Caitanya Mahāprabhu está en el corazón de todos, y sin duda entenderá mi mente. Por eso no siento temor de Él. Sus devotos personales, en cambio, son muy severos en sus juicios».
CC Antya 7.99 Aunque Gadādhara Paṇḍita Gosāñi estaba completamente libre de culpa, algunos de los devotos de Śrī Caitanya Mahāprabhu se mostraron afectuosamente enfadados con él.
CC Antya 7.100 Vallabha Bhaṭṭa iba cada día a la residencia de Śrī Caitanya Mahāprabhu y suscitaba inútiles controversias con Advaita Ācārya y otras grandes personalidades, como Svarūpa Dāmodara.
CC Antya 7.101 Todas las conclusiones que Vallabha Bhaṭṭa se empeñaba en establecer eran rebatidas por Advaita Ācārya y otras personalidades.
CC Antya 7.102 Cada vez que se integraba al grupo de Advaita Ācārya y los demás devotos, Vallabha Bhaṭṭa era como una garza rodeada de cisnes blancos.
CC Antya 7.103 Un día, Vallabha Bhaṭṭa dijo a Advaita Ācārya: «Todas las entidades vivientes son femeninas [prakṛti] y consideran a Kṛṣṇa su esposo [pati].
CC Antya 7.104 «Una esposa casta y consagrada a su marido no debe llamar a su esposo por el nombre, pero vosotros cantáis el nombre de Kṛṣṇa. ¿Cómo puede llamarse eso un principio religioso?»
CC Antya 7.105 Advaita Ācārya contestó: «Tienes ante ti al Señor Śrī Caitanya Mahāprabhu, la personificación de los principios religiosos. Pregúntale a Él; Él te dará la respuesta adecuada».
CC Antya 7.106 Al escuchar esto, el Señor Śrī Caitanya Mahāprabhu dijo: «Mi querido Vallabha Bhaṭṭa, tú no conoces los principios religiosos. En realidad, el primer deber de una mujer casta es cumplir la orden de su marido.
CC Antya 7.107 «La orden de Kṛṣṇa es cantar Su nombre incesantemente. Por lo tanto, la esposa casta y que sigue a su marido, Kṛṣṇa, debe cantar el nombre del Señor, pues no puede desobedecer la orden del esposo.
CC Antya 7.108 «Siguiendo ese principio religioso, el devoto puro del Señor Kṛṣṇa canta constantemente el santo nombre. Como resultado de ello, recoge el fruto del amor extático por Kṛṣṇa.»
CC Antya 7.109 Al escuchar esto, Vallabha Bhaṭṭa no supo qué decir. Cuando regresó a casa, se sentía muy mal. Entonces se entregó a las siguiente consideraciones.
CC Antya 7.110-111 «Todos los días me reúno con los devotos y salgo derrotado. Si, por casualidad, un día venciese yo, sería una gran fuente de felicidad para mí, y toda la vergüenza que siento desaparecería. ¿Pero cómo haré para que se impongan mis argumentos?»
CC Antya 7.112 Al día siguiente, cuando llegó ante los devotos de Śrī Caitanya Mahāprabhu, ofreció reverencias al Señor, se sentó y, con gran orgullo, dijo lo siguiente.
CC Antya 7.113 «En mi comentario del Śrīmad-Bhāgavatam, —dijo—, he refutado las explicaciones de Śrīdhara Svāmī. No puedo aceptar sus explicaciones.
CC Antya 7.114 «Śrīdhara Svāmī explica lo que lee en función de las circunstancias. Por ello, sus explicaciones están faltas de consistencia, y no se le puede aceptar como autoridad.»
CC Antya 7.115 Śrī Caitanya Mahāprabhu, sonriendo, contestó: «A quien no acepta al svāmī [esposo] como autoridad, Yo le considero una prostituta».
CC Antya 7.116 Tras decir esto, Śrī Caitanya Mahāprabhu Se mostró muy serio. Todos los devotos allí presentes sintieron una gran satisfacción al escuchar Sus palabras.
CC Antya 7.117 Śrī Caitanya Mahāprabhu descendió como encarnación para el bien del mundo entero. Así pues, conocía muy bien la mente de Vallabha Bhaṭṭa.
CC Antya 7.118 Con indirectas y refutaciones, el Señor Caitanya, la Suprema Personalidad de Dios, corrigió a Vallabha Bhaṭṭa del mismo modo que Kṛṣṇa cuando doblegó el orgullo falso de Indra.
CC Antya 7.119 El ser viviente ignorante no reconoce el verdadero beneficio. Debido a la ignorancia y al orgullo material, a veces considera ganancia una pérdida, pero, cuando ve doblegado su orgullo, puede ver realmente su verdadero beneficio.
CC Antya 7.120 Esa noche, al regresar a casa, Vallabha Bhaṭṭa pensaba: «En el pasado, en Prayāga, el Señor Caitanya fue muy bondadoso conmigo.
CC Antya 7.121 «Aceptó mi invitación con Sus otros devotos, y fue bueno conmigo. ¿Por qué aquí, en Jagannātha Purī, ha cambiado tanto?
CC Antya 7.122 «Sintiéndome muy orgulloso de mi erudición, pienso: “He de triunfar”. Śrī Caitanya Mahāprabhu, en cambio, trata de purificarme humillando ese orgullo falso, pues una de las características de la Suprema Personalidad de Dios es que actúa por el bien de todos.
CC Antya 7.123 «Me siento falsamente orgulloso, y me presento como un sabio erudito. Śrī Caitanya Mahāprabhu me insulta para mostrarme Su favor, humillando ese orgullo falso.
CC Antya 7.124 «En realidad, lo hace para mi beneficio, aunque yo interpreto Sus acciones como insultos. Es exactamente como el episodio en que el Señor Kṛṣṇa humilló a Indra, el gran necio engreído, para así corregirle.»
CC Antya 7.125 Pensando de ese modo, a la mañana siguiente Vallabha Bhaṭṭa fue a ver a Śrī Caitanya Mahāprabhu, y, con gran humildad, ofreciendo muchas oraciones, se entregó a los pies de loto del Señor, en busca de refugio.
CC Antya 7.126 Vallabha Bhaṭṭa reconoció: «Soy un gran necio, y, en verdad, he actuado como un necio al tratar de exhibir ante Ti mi erudición.
CC Antya 7.127 «Mi querido Señor, Tú eres la Suprema Personalidad de Dios. Tú has sido misericordioso conmigo del modo más adecuado a Tu posición, insultándome para doblegar todo mi orgullo falso.
CC Antya 7.128 «Soy un necio ignorante, pues considero un insulto lo que en realidad es para mi beneficio. De ese modo, soy como el rey Indra, que, por ignorancia, trató de ponerse por encima de Kṛṣṇa, el Señor Supremo.
CC Antya 7.129 «Mi querido Señor, Tú has curado la ceguera de mi orgullo falso ungiendo mis ojos con el colirio de Tu misericordia. Has sido tan misericordioso conmigo que mi ignorancia ha desaparecido.
CC Antya 7.130 «Mi querido Señor, he cometido ofensas. Por favor, perdóname. Me refugio en Ti. Por favor, sé misericordioso conmigo y pon Tus pies de loto sobre mi cabeza.»
CC Antya 7.131 El Señor Śrī Caitanya Mahāprabhu dijo: «Tú eres un gran sabio erudito y un gran devoto. Donde estén esas dos cualidades, no puede haber una montaña de orgullo falso.
CC Antya 7.132 «Te has atrevido a criticar a Śrīdhara Svāmī, y has empezado tu propio comentario del Śrīmad-Bhāgavatam sin aceptar su autoridad. Así es tu orgullo falso.
CC Antya 7.133 «Śrīdhara Svāmī es el maestro espiritual del mundo entero, pues por su misericordia podemos entender el Śrīmad-Bhāgavatam. Yo, por ello, le considero mi maestro espiritual.
CC Antya 7.134 «Todo lo que tú, por orgullo falso, pudieras escribir tratando de superar a Śrīdhara Svāmī, tendría un significado contrario. Por ello, nadie le prestaría atención.
CC Antya 7.135 «Quien comente el Śrīmad-Bhāgavatam siguiendo los pasos de Śrīdhara Svāmī, será honrado y aceptado por todos.
CC Antya 7.136 «Presenta tu explicación del Śrīmad-Bhāgavatam siguiendo los pasos de Śrīdhara Svāmī. Abandonando tu orgullo falso, adora a la Suprema Personalidad de Dios, Kṛṣṇa.
CC Antya 7.137 «Abandona tus ofensas y canta el mahā-mantra Hare Kṛṣṇa, los santos nombres del Señor. De ese modo, pronto obtendrás refugio a los pies de loto de Kṛṣṇa.»
CC Antya 7.138 Vallabha Bhaṭṭa Ācārya rogó a Śrī Caitanya Mahāprabhu: «Por favor, si realmente estás complacido conmigo, acepta mi invitación una vez más».
CC Antya 7.139 Śrī Caitanya Mahāprabhu, que había descendido para liberar al universo entero, aceptó la invitación de Vallabha Bhaṭṭa simplemente para hacerle feliz.
CC Antya 7.140 Śrī Caitanya Mahāprabhu siente siempre un gran deseo de que todos aquellos que habitan en el mundo material sean felices. Por eso, a veces riñe a alguien para purificarle el corazón.
CC Antya 7.141 Cuando Vallabha Bhaṭṭa invitó a Śrī Caitanya Mahāprabhu y a Sus acompañantes, el Señor Se sintió muy complacido con él.
CC Antya 7.142 El amor puro extático de Jagadānanda Paṇḍita por Śrī Caitanya Mahāprabhu era muy profundo. Se lo puede comparar al amor de Satyabhāmā, que siempre reñía con el Señor Kṛṣṇa.
CC Antya 7.143 Jagadānanda Paṇḍita estaba acostumbrado a provocar disputas amorosas con el Señor. Entre ellos siempre había algún desacuerdo.
CC Antya 7.144 El amor puro extático de Gadādhara Paṇḍita por Śrī Caitanya Mahāprabhu también era muy profundo. Era como el de Rukmiṇīdevī, que siempre se mostraba especialmente sumisa a Kṛṣṇa.
CC Antya 7.145 El Señor Śrī Caitanya Mahāprabhu a veces deseaba ver el enfado afectuoso de Gadādhara Paṇḍita, pero ese enfado nunca surgía, pues Gadādhara Paṇḍita conocía las opulencias del Señor.
CC Antya 7.146 Con ese fin, Śrī Caitanya Mahāprabhu a veces aparentaba estar enfadado. La sola mención de ese enfado inspiraba un gran temor en el corazón de Gadādhara Paṇḍita.
CC Antya 7.147 En el pasado, en el kṛṣṇa-līlā, el Señor Kṛṣṇa gastó una broma a Rukmiṇīdevī, pero ella tomó en serio Sus palabras, y en su mente surgió el temor.
CC Antya 7.148 Vallabha Bhaṭṭa estaba acostumbrado a adorar al Señor en la forma del niño Kṛṣṇa. Por ello, había recibido iniciación en el bāla-gopāla-mantra, con el que adoraba al Señor.
CC Antya 7.149 Al relacionarse con Gadādhara Paṇḍita, su mente se transformó, y dedicó su mente a adorar a Kiśora-gopāla, la forma de Kṛṣṇa como muchacho joven.
CC Antya 7.150 Vallabha Bhaṭṭa quería recibir iniciación de Gadādhara Paṇḍita, pero Gadādhara Paṇḍita se negaba, diciendo: «No me es posible hacer las funciones de maestro espiritual.
CC Antya 7.151 Yo soy completamente dependiente. Mi Señor es Gauracandra, Śrī Caitanya Mahāprabhu. No puedo hacer nada de forma independiente, sin Su orden.
CC Antya 7.152 «Mi querido Vallabha Bhaṭṭa, a Śrī Caitanya Mahāprabhu no Le agrada que vengas a verme. Debido a ello, a veces me riñe.»
CC Antya 7.153-154 Pasados unos días, Śrī Caitanya Mahāprabhu, por fin complacido con Vallabha Bhaṭṭa, aceptó su invitación. El Señor hizo llamar a Gadādhara Paṇḍita, y para ello envió a Svarūpa Dāmodara, Jagadānanda Paṇḍita y Govinda.
CC Antya 7.155 En el camino, Svarūpa Dāmodara dijo a Gadādhara Paṇḍita: «Śrī Caitanya Mahāprabhu quería ponerte a prueba. Por eso te trató con desdén.
CC Antya 7.156 «¿Por qué no le pagaste con la misma moneda y Se lo echaste en cara? ¿Por qué toleraste Sus críticas, todo asustado?»
CC Antya 7.157 Gadādhara Paṇḍita dijo: «El Señor Śrī Caitanya Mahāprabhu es completamente independiente. Es la personalidad omnisciente suprema. No estaría bien que yo Le hablase como si fuésemos iguales.
CC Antya 7.158 «Todo lo que diga, puedo tolerarlo y llevarlo sobre mi cabeza. Él mismo, tras considerar mis defectos y cualidades, será misericordioso conmigo.»
CC Antya 7.159 Tras decir esto, Gadādhara Paṇḍita fue a ver a Śrī Caitanya Mahāprabhu y se postró llorando a los pies de loto del Señor.
CC Antya 7.160 Sonriendo ligeramente, el Señor le abrazó y le habló dulcemente, de modo que también los demás pudieran escuchar.
CC Antya 7.161 «Yo quería agitarte —dijo el Señor—, pero tú no te agitaste. En verdad, de tus labios no salió ni una palabra de enfado, sino que lo toleraste todo.
CC Antya 7.162 «Mis tretas no perturbaron tu mente, sino que te mantuviste firme en tu sencillez. De ese modo, Me has comprado.»
CC Antya 7.163 Nadie puede describir las características y el amor extático de Gadādhara Paṇḍita. Por eso, otro nombre de Śrī Caitanya Mahāprabhu es Gadādhara-prāṇanātha, «la vida misma de Gadādhara Paṇḍita».
CC Antya 7.164 Nadie puede decir lo misericordioso que es el Señor con Gadādhara Paṇḍita, pero la gente conoce al Señor con el nombre de Gadāira Gaurāṅga, «el Señor Gaurāṅga de Gadādhara Paṇḍita».
CC Antya 7.165 Nadie puede entender los pasatiempos de Śrī Caitanya Mahāprabhu. Son como el Ganges, pues de una sola de Sus actividades manan miles de ramas.
CC Antya 7.166 Gadādhara Paṇḍita es famoso en todo el mundo por su amable conducta, sus cualidades brahmínicas y la firmeza de su amor por Śrī Caitanya Mahāprabhu.
CC Antya 7.167 El Señor purificó a Vallabha Bhaṭṭa limpiándole del barro del orgullo falso. Con esas actividades, el Señor instruyó también a otros.
CC Antya 7.168 En realidad, en Su corazón, Śrī Caitanya Mahāprabhu era siempre misericordioso, pero a veces, externamente, trataba con desdén a Sus devotos. Sin embargo, Su apariencia externa no debe preocuparnos, pues, si lo hacemos, será nuestra perdición.
CC Antya 7.169 Los pasatiempos de Śrī Caitanya Mahāprabhu son muy profundos. ¿Quién puede entenderlos? Sólo quien tiene una devoción firme y profunda por Sus pies de loto puede entender esos pasatiempos.
CC Antya 7.170 Otro día, Gadādhara Paṇḍita invitó a Śrī Caitanya Mahāprabhu a almorzar. El Señor tomó prasādam en su casa con Sus acompañantes personales.
CC Antya 7.171 Allí, Vallabha Bhaṭṭa pidió permiso al Señor Caitanya Mahāprabhu, y así, su deseo de recibir iniciación de Gadādhara Paṇḍita se cumplió.
CC Antya 7.172 He explicado así el encuentro del Señor con Vallabha Bhaṭṭa. Quien escuche acerca de esos hechos podrá obtener el tesoro del amor por Śrī Caitanya Mahāprabhu.
CC Antya 7.173 Orando a los pies de loto de Śrī Rūpa y Śrī Raghunātha, siempre deseando su misericordia, yo, Kṛṣṇadāsa, narro el Śrī Caitanya-caritāmṛta, siguiendo sus pasos.