CC Ādi 5.61

ataeva kṛṣṇa mūla-jagat-kāraṇa
prakṛti—kāraṇa yaiche ajā-gala-stana
Palabra por palabra: 
ataeva — por lo tanto; kṛṣṇa — Śrī Kṛṣṇa; mūla — original; jagat-kāraṇa — la causa de la manifestación cósmica; prakṛti — naturaleza material; kāraṇa — causa; yaiche — exactamente como; ajā-gala-stana — protuberancias en el cuello de una cabra.
Traducción: 
Por lo tanto, Śrī Kṛṣṇa es la causa original de la manifestación cósmica. Prakṛti se asemeja a las protuberancias que hay en el cuello de una cabra, de las cuales no se puede obtener leche.
Significado: 

SIGNIFICADO: La energía externa, compuesta de pradhāna o prakṛti como parte que provee de ingredientes, y māyā como parte causal, se conoce como māyā-śakti. La naturaleza material inerte no es la causa real de la manifestación material, porque Kāraṇārṇavaśāyī, Mahā-Viṣṇu, la expansión plenaria de Kṛṣṇa, activa todos los ingredientes. Es de esta manera cómo la naturaleza material tiene el poder de aportar los ingredientes. La analogía que se ha dado indica que el hierro no tiene poder de calentar ni quemar, pero al entrar en contacto con el fuego, el hierro se pone al rojo vivo y puede difundir calor y quemar otras cosas. La naturaleza material es como el hierro, porque no tiene independencia de acción sin el contacto de Viṣṇu, que se compara al fuego. El Señor Viṣṇu activa la naturaleza material por el poder de Su mirada, y entonces la naturaleza material, como el hierro, se vuelve un agente que provee de materiales, lo mismo que el hierro al rojo vivo se vuelve un agente abrasador. La naturaleza material no puede ser un agente que aporte independientemente los ingredientes materiales. Esto está explicado más claramente por Śrī Kapiladeva, una encarnación de Dios, en el Śrīmad-Bhāgavatam (3.28.40):

yatholmukād visphuliṅgād dhūmād vāpi sva-sambhavāt
apy ātmatvenābhimatād yathāgniḥ pṛthag ulmukāt

«Aunque el humo, la madera encendida y las chispas se consideran todos juntos como componentes del fuego, la madera encendida es, sin embargo, diferente del fuego, y el humo es diferente de la madera encendida». Los elementos materiales (tierra, agua, fuego, etc.) son el humo, las entidades vivientes son las chispas, y la naturaleza material como pradhāna es la madera encendida. Pero todos ellos juntos son recipientes del poder de la Suprema Personalidad de Dios, y así son capaces de manifestar sus capacidades individuales. En otras palabras, la Suprema Personalidad de Dios es el origen de toda manifestación. La naturaleza material puede proveer algo solamente cuando es activada por la mirada de la Suprema Personalidad de Dios.

Así como una mujer puede tener un niño tras haber sido fecundada por el semen de un hombre, la naturaleza material puede aportar los elementos materiales después de haberla mirado Mahā-Viṣṇu. Por tanto, pradhāna no puede ser independiente de la supervisión de la Suprema Personalidad de Dios. Esto está confirmado en la Bhagavad-gītā (9.10): mayādhyakṣeṇa prakṛtiḥ sūyate sa-carācaram: Prakṛti, la energía material total, actúa bajo la supervisión del Señor. La fuente original de los elementos materiales es Kṛṣṇa. Por tanto, la tentativa de los filósofos ateos sāṅkhya de considerar la naturaleza material como la fuente de estos elementos, olvidando a Kṛṣṇa, es inútil, como lo es tratar de sacar leche de las protuberancias de piel que cuelgan del cuello de una cabra, confundiéndolas con las ubres.