CC Ādi 5.112

sakala jīvera tiṅho haye antaryāmī
jagat-pālaka tiṅho jagatera svāmī
Palabra por palabra: 
sakala — todas; jīvera — de las entidades vivientes; tiṅho — Él; haye — es; antaḥ-yāmī — la Superalma; jagat-pālaka — el sustentador del mundo material; tiṅho — Él; jagatera svāmī — el Señor del mundo material.
Traducción: 
Él es la Superalma de todas las entidades vivientes. Él mantiene este mundo material, y es su Señor.
Significado: 

SIGNIFICADO: El Laghu-bhāgavatāmṛta (Pūrva 2.36-42) da la siguiente descripción del Viṣṇuloka de este universo, citando el Viṣṇu-dharmottara: «Sobre Rudraloka, el planeta de Śiva, está el planeta llamado Viṣṇuloka, de 650.000 kilómetros de circunferencia, que es inaccesible a todo ser viviente mortal. Sobre ese Viṣṇuloka, al este del monte Sumeru, hay una isla dorada llamada Mahā-Viṣṇuloka, en el océano de agua salada. Brahmā y otros semidioses van allí a veces a visitar al Señor Viṣṇu. Viṣṇu yace allí con la diosa de la fortuna, y se dice que durante los cuatro meses de la estación de las lluvias, Él disfruta durmiendo en aquel lecho de Śeṣa Nāga. Al este del Sumeru está el océano de leche, en el que hay una ciudad blanca en una isla blanca donde se puede ver al Señor sentado con Su consorte, Lakṣmījī, en un trono de Śeṣa. Este aspecto de Viṣṇu también disfruta durmiendo durante los cuatro meses de la estación de las lluvias. El Śvetadvīpa que está en el océano de leche está situado justo al sur del océano de sal. Se calcula que el área de Śvetadvīpa es de 500.000 kilómetros cuadrados. Esta isla trascendentalmente hermosa está adornada con árboles de deseos para complacer a Viṣṇu y a Su consorte». Hay referencias a Śvetadvīpa en el Brahmāṇḍa Purāṇa, el Viṣṇu Purāṇa, el Mahābhārata y el Padma Purāṇa, y existe la siguiente referencia en el Śrīmad-Bhāgavatam (11.15.18):

śvetadvīpa-patau cittaṁ śuddhe dharma-maye mayi
dhārayañ chvetatāṁ yāti ṣaḍ-ūrmi-rahito naraḥ

«Mi querido Uddhava, puede que tú sepas que Mi forma trascendental de Viṣṇu en Śvetadvīpa es idéntica a Mí en divinidad. Todo el que situé al Señor de Śvetadvīpa en su corazón podrá sobrepasar las penas de las seis tribulaciones materiales: hambre, sed, nacimiento, muerte, lamentación e ilusión. De esta manera se puede alcanzar la forma trascendental original».