New version available here: vedabase.io

CC Ādi 17.265

ataeva avaśya āmi sannyāsa kariba
sannyāsi-buddhye more praṇata ha-iba
Palabra por palabra: 
ataeva — por tanto; avaśya — ciertamente; āmi — Yo; sannyāsa — la orden de vida de renunciación; kariba — aceptaré; sannyāsi-buddhye — considerándome un sannyāsī; more — ante Mí; praṇata — postrar; ha-iba — harán.
Traducción: 
«Debo aceptar la orden de vida de sannyāsa, porque de este modo la gente, al considerarme un miembro de la orden de renunciación, Me ofrecerá reverencias.
Significado: 

SIGNIFICADO: Entre los miembros de las órdenes sociales de la institución varṇāśrama (brāhmaṇa, kṣatriya, vaiśya y śūdra), se considera a los brāhmaṇas como los más elevados, porque ellos son los profesores y maestros espirituales de los demás varṇas. Igualmente, entre las órdenes espirituales (brahmacarya, gṛhastha, vānaprastha y sannyāsa), la más elevada es la orden de sannyāsa. Por tanto, el sannyāsī es el maestro espiritual de todos los varṇas y āśramas, y el brāhmaṇa debe ofrecer reverencias a los sannyāsīs. Por desgracia, sin embargo, los brāhmaṇas de casta no ofrecen reverencias a los sannyāsīs vaiṣṇavas. Son tan orgullosos que no ofrecen reverencias ni a los sannyāsīs indios; y qué decir de los sannyāsīs europeos o americanos. Pero Śrī Caitanya Mahāprabhu esperaba que incluso los brāhmaṇas de casta se postrarían ante un sannyāsī, porque hace quinientos años la costumbre social era ofrecer inmediatamente reverencias a todo sannyāsī, tanto si se le conocía como si no.

Los sannyāsīs del movimiento para la conciencia de Kṛṣṇa son genuinos. Todos los estudiantes del movimiento para la conciencia de Kṛṣṇa han pasado por el proceso oficial de iniciación. Como instruye el Hari-bhakti-vilāsa, de Sanātana Gosvāmī: tathā dīkṣā-vidhānena dvijatvaṁ jāyate nṛṇām: Por el proceso oficial de iniciación, todo hombre puede ser brāhmaṇa. De manera que, al principio, los estudiantes de nuestro movimiento para la conciencia de Kṛṣṇa acceden a convivir con los devotos, y poco a poco, habiendo abandonado cuatro actividades prohibidas (actividad sexual ilícita, juegos de azar, consumo de carne y consumo de sustancias estimulantes y embriagantes), llegan a ser avanzados en las actividades de la vida espiritual. Aquel que sigue regularmente esos principios recibe la primera iniciación (hari-nāma), y canta con regularidad por lo menos dieciséis rondas al día. Pasados seis meses o un año, mediante el sacrificio y ritual oficiales, se le inicia una segunda vez y se le entrega el cordón sagrado. Después de algún tiempo, cuando ha avanzado aún más y desea abandonar este mundo material, recibe la orden de sannyāsa. En ese momento recibe el título de svāmī o gosvāmī, que significa «amo de los sentidos». Por desgracia, corrompidos supuestos brāhmaṇas de la India, ni les ofrecen respeto ni les aceptan como sannyāsīs genuinos. Śrī Caitanya Mahāprabhu esperaba que los mal llamados brāhmaṇas ofrecieran respeto a los sannyāsīs vaiṣṇavas. Sin embargo, no es importante si les ofrecen respeto ni si les aceptan como sannyāsīs genuinos, porque el śāstra describe el castigo que corresponde a esos desobedientes supuestos brāhmaṇas. El mandato de los śāstras declara:

devatā-pratimāṁ dṛṣṭvā yatiṁ caiva tridaṇḍinam
namaskāraṁ na kuryād yaḥ prāyaścittīyate naraḥ

«Aquel que no ofrece respeto a la Suprema Personalidad de Dios, a Su Deidad en el templo, o a un sannyāsī tridaṇḍī, debe ejecutar prāyaścitta (expiación)». Si alguien no ofrece reverencias a un sannyāsī tridaṇḍī, la prāyaścitta prescrita consiste en ayunar un día.