Bg 3.20

karmaṇaiva hi saṁsiddhim
āsthitā janakādayaḥ
loka-saṅgraham evāpi
sampaśyan kartum arhasi
Palabra por palabra: 
karmaṇā — mediante el trabajo; eva — incluso; hi — indudablemente; saṁsiddhim — en la perfección; āsthitāḥ — situado; janaka-ādayaḥ — Janaka y otros reyes; loka-saṅgraham — para el bien de la gente en general; eva — además; api — para; sampaśyan — considerando; kartum — actuar; arhasi — mereces.
Traducción: 
Los reyes tales como Janaka lograron la perfección únicamente mediante la ejecución de los deberes prescritos. Por consiguiente, debes realizar tu trabajo sólo para educar a la gente en general.
Significado: 

Los reyes tales como Janaka eran todos almas autorrealizadas; en consecuencia, no estaban obligados a ejecutar los deberes que se prescriben en los Vedas. Sin embargo, ellos realizaban todas las actividades prescritas, tan sólo para darle el ejemplo a la gente en general. Janaka era el padre de Sīt€ y suegro del Señor Śrī R€ma. Como él era un gran devoto del Señor, estaba en una posición trascendental, pero, debido a que era el rey de Mithil€ (una subdivisión de la provincia Bihar de la India), tenía que enseñarles a sus súbditos a ejecutar los deberes prescritos. Tanto el Señor Kṛṣṇa como Arjuna, el amigo eterno del Señor, no tenían necesidad de pelear en la Batalla de Kurukṣetra, pero lo hicieron para enseñarle a la gente en general que la violencia también es necesaria en una situación en la que los buenos argumentos fallan. Antes de la batalla de Kurukṣetra, incluso la Suprema Personalidad de Dios hizo todo lo posible para evitar la guerra, pero el otro bando estaba decidido a pelear. De modo que, ante una causa tan justa como ésa, es necesario pelear. Aunque la persona en estado de conciencia de Kṛṣṇa no tenga ningún interés en el mundo, no obstante trabaja, para enseñarle a la gente a vivir y a actuar. Personas experimentadas en el cultivo de conciencia de Kṛṣṇa pueden actuar de modo tal que otras las sigan, y ello se explica en el verso siguiente.