New version available here: vedabase.io

Bg 10.8

ahaṁ sarvasya prabhavo
mattaḥ sarvaṁ pravartate
iti matvā bhajante māṁ
budhā bhāva-samanvitāḥ
Palabra por palabra: 
aham — Yo; sarvasya — de todo; prabhavaḥ — la fuente de la generación; mattaḥ — de Mí; sarvam — todo; pravartate — emana; iti — así pues; matvā — sabiendo; bhajante — se consagran; mām — a Mí; budhāḥ — los eruditos; bhāva-samanvitāḥ — con gran atención.
Traducción: 
Yo soy la fuente de todos los mundos materiales y espirituales. Todo emana de Mí. Los sabios que saben esto perfectamente, se dedican a Mi servicio devocional y Me adoran con todo su corazón.
Significado: 

Una persona muy erudita que ha estudiado los Vedas a la perfección, que ha recibido información procedente de autoridades tales como el Señor Caitanya y que sabe cómo aplicar esas enseñanzas, puede entender que Kṛṣṇa es el origen de todo tanto en el mundo material como en el mundo espiritual, y puesto que ella sabe eso a la perfección, se establece firmemente en el servicio devocional del Señor Supremo. A ella nunca la pueden apartar del sendero ninguna cantidad de comentarios insensatos ni gente necia. Toda la literatura védica acepta que Kṛṣṇa es la fuente de Brahmā, Śiva y todos los demás semidioses. En el Atharva Veda (Gopāla-tāpanī Up. 1.24) se dice: yo brahmāṇaṁ vidadhāti pūrvaṁ yo vai vedāṁś ca gāpayati sma kṛṣṇaḥ, “Fue Kṛṣṇa quien en el principio instruyó a Brahmā en el conocimiento védico y quien divulgó el conocimiento védico en el pasado”. Además, el Nārāyaṇa Upaniṣad (1) dice: atha puruṣo ha vai nārāyaṇo ’kāmayata prajāḥ sṛjeyeti, “Entonces, Nārāyaṇa, la Personalidad Suprema, deseó crear entidades vivientes”. El Upaniṣad continúa, diciendo: nārāyaṇād brahmā jāyate, nārāyaṇāt prajāpatiḥ prajāyate, nārāyaṇād indro jāyate, nārāyaṇād aṣṭau vasavo jāyante, nārāyaṇād ekādaśa rudrā jāyante, nārāyaṇād dvādaśādityāḥ, “De Nārāyaṇa nace Brahmā, y de Nārāyaṇa también nacen los patriarcas. De Nārāyaṇa nace Indra, de Nārāyaṇa nacen los ocho Vasus, de Nārāyaṇa nacen los once Rudras, de Nārāyaṇa nacen los doce Ādityas”. Ese Nārāyaṇa es una expansión de Kṛṣṇa.

En los mismos Vedas se dice: brahmaṇyo devakī-putraḥ, “El hijo de Devakī, Kṛṣṇa, es la Personalidad Suprema” (Nārāyaṇa Up. 4). Luego, se dice: eko vai nārāyaṇa āsīn na brahmā na īśāno nāpo nāgni somau neme dyāv-āpṛthivī na nakṣatrāṇi na sūryaḥ, “Al comienzo de la creación sólo existía Nārāyaṇa, la Personalidad Suprema. No había Brahmā, ni Śiva, ni el agua, ni fuego, ni Luna, ni Sol, ni cielo, ni tierra, ni estrellas en el cielo” (Mahā Up. 1.2). En el Mahā Upaniṣad también se dice que el Señor Śiva nació de la frente del Señor Supremo. Así pues, los Vedas dicen que a quien hay que adorar es al Señor Supremo, el creador de Brahmā y Śiva.

En el Mokṣa-dharma, Kṛṣṇa también dice:

prajāpatiṁ ca rudraṁ cāpy aham eva sṛjāmi vai
tau hi māṁ na vijānīto mama māyā-vimohitau

“Los patriarcas, Śiva y otros son creados por Mí, aunque ellos no lo saben porque están engañados por Mi energía ilusoria”. En el Varāha Purāṇa también se dice:

nārāyaṇaḥ paro devas tasmāj jātaś caturmukhaḥ
tasmād rudro ’bhavad devaḥ sa ca sarva-jñatāṁ gataḥ

“Nārāyaṇa es la Suprema Personalidad de Dios, y de Él nació Brahmā, de quien nació Śiva”.

El Señor Kṛṣṇa es la fuente de todas las generaciones, y a Él se lo llama la muy eficiente causa de todo. Él dice: “Como todo nace de Mí, Yo soy la fuente original de todo. Todo se halla por debajo de Mí; nadie está por encima de Mí”. No hay ningún otro controlador supremo aparte de Kṛṣṇa. Aquel que entiende a Kṛṣṇa de ese modo con un maestro espiritual genuino y con referencias de la literatura védica, ocupa toda su energía en el proceso de conciencia de Kṛṣṇa y se convierte en un hombre verdaderamente erudito. En comparación con él, todos los demás, que no conocen bien a Kṛṣṇa, no son más que necios. Sólo un necio consideraría que Kṛṣṇa es un hombre ordinario. Una persona consciente de Kṛṣṇa no debe dejarse confundir por necios; ella debe eludir todas las interpretaciones y comentarios desautorizados que se le hacen al Bhagavad-gītā, y debe proseguir por el sendero de conciencia de Kṛṣṇa con determinación y firmeza.