Bg 10.22

vedānāṁ sāma-vedo ’smi
devānām asmi vāsavaḥ
indriyāṇāṁ manaś cāsmi
bhūtānām asmi cetanā
Palabra por palabra: 
vedānām — de todos los Vedas; sāma-vedaḥ — el Sāma Veda; asmi — Yo soy; devānām — de todos los semidioses; asmi — Yo soy; vāsavaḥ — el rey del cielo; indriyāṇām — de todos los sentidos; manaḥ — la mente; ca — además; asmi — Yo soy; bhūtānām — de todas las entidades vivientes; asmi — Yo soy; cetanā — la fuerza viviente.
Traducción: 
De los Vedas, Yo soy el Sāma Veda; de los semidioses, Yo soy Indra, el rey del cielo; de los sentidos, Yo soy la mente; y de los seres vivos, Yo soy la fuerza viviente [la conciencia].
Significado: 

La diferencia que hay entre la materia y el espíritu es que la materia no tiene conciencia, y la entidad viviente sí la tiene; por lo tanto, esa conciencia es suprema y eterna. La conciencia no puede producirse por medio de una combinación de materia.